El verano no ha acabado, seis destinos para gozar del Mar Mediterráneo

pixabay.com

El verano no ha acabado, seis destinos para gozar del Mar Mediterráneo

9 de agosto del 2017

Antes que termine el esperado verano en Europa, aquí están seis recomendaciones para viajar por el Mar Mediterráneo.

Como paisaje o ambiente de una película que tiene como tema central alguna batalla épica en la mitología griega, como los paisajes románticos y costeros de la versión cinematográfica de Mamma Mia o como punto de esparcimiento de algún artista o celebridad europea, el Mar Mediterráneo es protagonista y centro de playas e islas para visitar en el momento más caluroso en el hemisferio norte, el verano que todavía no acaba. Para esta ocasión, se han reunido seis opciones para visitar en este paradisíaco mar de Europa.

pixabay.com

pixabay.com

Al ritmo de una tarantella napoletana, se arriba a la costa sur de Italia, específicamente a la comuna de Amalfi, punto importante de interés de la zona, junto a Positano y Ravello. Esta vez, la protagonista es la Costa Amalfitana. Estrella de diversos comerciales de perfumes y filmes clásicos, entre otros. Nos enseña el verdadero significado del color azul del mar mediterráneo. Gracias a una gran cultura del cultivo del limón, Amalfi es reconocida por su Limoncello, licor popular italiano. El puerto de Amalfi, cuenta con una imponente catedral del siglo X y  presenta una excéntrica escena llena de restaurantes y tiendas que visitar. Otros puntos playeros para tener en cuenta en Italia, Sicilia, Cerdeña, Portofino y Puglia.

pixabay.com

pixabay.com

Mykonos, Miconos, Micona o simplemente, Micono. Segundo destino con olor y sabor al mediterráneo. Esta es una pequeña isla de Grecia, ubicada en el archipiélago de las Islas Cícladas, en el centro del Mar Egeo. Con un alto nivel de turismo, tiene un declive en la conservación medioambiental, sin embargo sus hermosas playas parecen estar intactas. Alekfándra, el Barrio del Castillo y los Molinos de Viento, son sus principales atracciones. Además, está muy cerca a la Isla de Delos, reconocida por su importante composición en temas de yacimientos arqueológicos en Grecia.

costa-dalmata-durobnik-croacia

Tal vez sea una sorpresa para muchos, pero Croacia con su Costa Dálmata, merecidamente figura en este listado. Frente a las costas del mar adriático, se encuentran varios destinos para visitar en el país eslavo, el principal, la ciudad de murallas y fuertes, Dubrovnic, patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1979, después de su reconstrucción tras la guerra de los Balcanes.

Las Islas Elaphite, al norte de Dubrovnik, tienen un paisaje lleno de ondulaciones irregulares, lo que da un toque estoico a sus costas, se pueden observar construcciones prerromanicas y medievales. Korcula, una isla conocida por la bahía de  Zitna, que da la sensación de tranquilidad, ya que el oleaje es menor en la zona. Trogir y Hvar son otras islas para pasearse. Finalmente está Split, que tiene el palacio de Dioclesiano, vestigio de la época de la República de Venecia  y una amplia oferta gastronómica y cultural.

pixabay.com

pixabay.com

Malta. Este país, actualmente conocido por su oferta en cursos de inglés, está ubicado en el centro del Mediterráneo y tiene una creciente acogida turística. Su historia, cultura y trabajo arqueológico dan un atractivo difícil de resistir.

Compuesto por un archipiélago, el país de antepasados sicilianos, posee tres puntos declarados Patrimonio de la Humanidad, ellos son, el Hipogeo de Hal Saflieni, el único templo subterráneo prehistórico, los templos megalíticos, más antiguos que las pirámides de Egipto y la ciudad antigua de La Valeta, capital del país que posee una gran arquitectura barroca con detalles renacentistas. Sus playas poseen una rica escena gastronómica, paisajes amurallados y de acantilados suntuosos con aguas cristalinas para bañarse tardes enteras. Dato curioso, esta isla es ambiente de especies endémicas de abejas.

pixabay.com

pixabay.com

Córcega, territorio francés, la cuarta isla más grande del Mar Mediterráneo. Cercana a la Costa Azul de Niza, la Toscana italiana y la isla de Cerdeña. Este paraíso marítimo con historia italiana y cuna de Napoleón Bonaparte, parece salido de una historia romántica de la mitología antigua romana. Es conocida por ser una gran montaña en medio del mar, ya que está, prácticamente, atravesada por un un sistema de cadenas montañosas. Su paisaje es una escena tan pacífica como inspiradora, playas vírgenes de arena blanca y bosques verdosos con pinos. Puntos de interés: la playa de Calví, Porto Vecchio, el pequeño pueblo de Bonifacio y la ciudad capital, Ajaccio.

pixabay.com

pixabay.com

La última sugerencia pero no menos importante de esta lista, es la isla de Menorca, la más oriental y septentrional de las Islas Baleares (Ibiza y Mayorca), España. Fue declarada Reserva de Biosfera en 1993 por la Unesco. Su flora variada se compone de algarrobos, almendros, higueras, y olivos. Esta isla mediterránea, al igual que la mayoría de sus hermanas, da un ambiente pleno de tranquilidad, propia para los amantes de la naturaleza y los deportes, el puerto de Fornells es optimo para practicarlos. Playas para visitar: Macarella, Macarelleta, Son Bou, Galdana, Mitjana, Sa Mesquida o Cala Turqueta, entre otras. No olvidarás sus atardeceres de película y no querrás irte de la isla menor balear.