Mercari: el paraíso de los curiosos

Mercari: el paraíso de los curiosos

10 de Diciembre del 2013

Hay una cosa que Manuela aprendió muy bien de su papá, el periodista Dario Arizmendi. La suerte y las oportunidades solo salen bien sí hay disciplina de por medio. Por eso cita una frase que escuchó hace poco: “sí creo en la suerte pero me cogió trabajando”.

“Lo más importante de mi papá es el ejemplo de disciplina, él es incansable. Uno tiene que querer cosas grandes para que le lleguen cosas grandes y por eso nos enseñó a soñar, pero también a ser aterrizadas”, dice.

Desde que estaba en el colegio Manuela Arizmendi vendía galletas a las amigas de su mamá con la marca “Delicias de cocina”. Después estudió cocina en Francia y cursó la carrera de derecho.

En mayo del 2012 nació Mercari, un almacén ubicado al final de un callejón y a donde llegan los curiosos. En 25 metros cuadrados es posible encontrar toda clase de curiosidades: desde libros de viajes, hasta champañas, vinos, pastas, ropa de bebé y accesorios colombianos de diseñador, mientras se come un postre, se toma un té o almuerza un sándwich.

Manuela Arizmendi Mercari, Kienyke

Amuletos, agendas, jabones, tazas de té, bandejas, bolsos, collares, postales, portarretratos y todo tipo de objetos hacen parte de este bazar.

Otra de las curiosidades del sitio es que Manuela y su hermana gemela Andrea -quien es diseñadora y también fundadora del almacén- fueron las primeras en traer la marca de carteras y zapatos Yosi Samra al país, reconocida por ser la preferida de celebridades como Sarah Jessica Parker, Anne Hathaway, Rees Witherspoon, Alessandra Ambrosio y Eva Longoria.

En entrevista con Kienyke.com Manuela habla sobre este proyecto y las marcas de diseñadores colombianas independientes que le apuntan a lo auténtico.

Manuela Arizmendi Mercari, Kienyke

¿Cómo nació la idea de Mercari?

Siempre nos ha gustado vender cosas. En diciembre del 2011 participamos en una feria donde comenzaríamos a vender los zapatos Yosi Samra, pero como los no llegaron a tiempo tuvimos que armar con varias marcas un grupo y sin darnos cuenta fuimos montando lo que siempre quisimos: un sitio donde haya de todo.

La segunda fase fue encontrar un local. Llegamos a este sitio en la calle 81 con carrera 8-que está algo escondido- y decidimos ponerle Mercari que significa mercader en Latin porque por nuestra familia paisa corre sangre de negociantes. Este sitio tiene clientes muy fieles, todo el que viene vuelve.

Manuela Arizmendi Mercari, Kienyke

¿Qué hace especial a Mercari?

Es un lugar al que se puede venir a comer algo y mientras tanto escoger un regalo. Tenemos productos exclusivos colombianos o del exterior. Vinos, ginebras, café colombiano tipo exportación y té americano, o del Taller del té, que es una marca bogotana,  hacen parte de nuestro menú.

¿Cómo han ido recolectando tantas marcas en un espacio tan pequeño?

En Colombia se crean cosas muy lindas, miramos marcas diferentes y encontramos una gran cantidad de diseñadores: hay marcas de Medellín, Bogotá, Cali. Todo lo fuimos haciendo con calma, no vendemos nada que no nos tomaríamos o pondríamos. El éxito es que tenemos desde licores hasta ropa de bebé. Este es un lugar para la gente que le gusta dar buenos regalos, comer bien, y no necesariamente a precios altos. La idea es que sea un buen negocio para ellos y para uno.

Manuela Arizmendi Mercari, Kienyke

Cuéntenos un poco sobre las marcas que encontramos…

Eleonora Varini es una italiana que vive en Medellín y hace joyas esmaltadas en oro inspiradas en la naturaleza: leopardos,  orquídeas y micos, entre otros. Papua son pantalonetas de baño colombianas tipo exportación. Paulina Botero es una diseñadora que trabaja sobre unos cueros italianos muy lindos. Pájaro limón es una línea de joyería que tiene desde pulseras para el mal de ojo hasta amuletos con divinidades hindúes. L’Arome es una marca de velas colombianas que hace Ángela Gutiérrez. Una de las cosas más especiales que vendo es el libro de cocina de mi bisabuela materna, que tuvo su primera edición en 1933.

Alessandra Ambrosio, Kienyke

Yomsi Samra es una marca de baletas que utilizan varias celebridades en el mundo. Alessandra Ambrosio es una de las clientes más asiduas del diseñador de origen indio. 

Y las baletas Yomsi Samra…

Yomsi Samra es hijo del diseñador: J. Loren. Samra le dio a las baletas de ballet una nueva dimensión y practicidad que ha sido reconocida por muchas mujeres en el mundo. Con la línea fold up ballet flats se hicieron famosas estas baletas que se pueden doblar y guardar en la cartera. Las Yomsi Samra han entrado en boutiques. Es una marca versátil, las vendemos en Mercari y en el almacén Cristina Restrepo en Medellín. La idea es llevarlas pronto a Cartagena, Santamarta, Cali y Barranquilla.

¿Qué otros proyectos vienen para Mercari?

Queremos ver si lo volvemos tienda de barrio o de pronto almacén. Seguirá siendo un destino que la gente encuentra por curiosidad y donde hay de todo y en diversos precios.

Mercari en Facebook

@MERCARI_CO