Ciudades turcas, un destino mágico

pixabay

Ciudades turcas, un destino mágico

14 de enero del 2019

El país de Turquía cuenta con un encuentro de culturas muy amplio. Si está pensando en realizar un viaje de vacaciones, las ciudades antiguas de Diyarbakir y Mardin, al suroeste de Turquía, lo están esperando con las puertas abiertas.

Un país donde se encuentra oriente y occidente, rodeado de historia y de una gastronomía variada para todos los gustos.

En la ciudad de Diyarbakir se encuentran alrededor de cinco kilómetros de muros de piedra que hacen parte de la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. Una parada obligatoria para los viajeros es en la Madrasa (escuela) de Mesudiye, esta es una de las primeras universidades de Anatolia.

Además para los que seguidores del turismo histórico en esta ciudad se encuentran museos como el Ziya Gokalp o el Ahmet Arif que se dedica a conservar lo mejor de la literatura turca.

Diyarbakir también es reconocida por el gran número de mezquitas que tiene, las dos principales son Ulu de Diyarbakir que se remonta al año 938 a.C. y la mezquita de Hazrat Suleyman la cual disfrutó de ser la sede de docenas de discípulos de Mahoma.

La ciudad es atractiva en cuanto a historia y arquitectura se habla. Los religiosos cristianos también tendrán la oportunidad de ver la Iglesia de San Jorge y disfrutarán de la naturaleza con las Cuevas de Hilar y la colina Cayonu la cual es registro de la historia de civilización.

Por otro lado la ciudad de Mardin es conocida por la armonía que se siente en el andar de las ciudades. En Mardin se podrá disfrutar de mezquitas, iglesias, madrasas y monasterios que fueron construidos con una arquitectura única.

Asimismo se puede encontrar en la ciudad sitios de gran riqueza histórica como el monasterio de Deyrulzaferam, iglesia de la virgen María y las ruinas de Dara.

Turquía espera a todas las personas que quieran tener experiencias diferentes, llenas de historia y recorridos gastronómicos donde se puede disfrutar del descanso y la relajación.