¿Por qué visitar Escocia?

¿Por qué visitar Escocia?

25 de febrero del 2019

Escocia, al norte de la isla Gran Bretaña, posee paisajes impresionantes que dan la ilusión de estar en un cuento de hadas, desde altos acantilados a lagos imponentes, sin duda es un país que vale la pena visitar si tiene la oportunidad de estar en Europa. Estos son algunos lugares para tener en cuenta si llega al país.

Argyll y las Islas (Argyll and the Isles) es un punto tan bello como misterioso, se caracteriza por sus largos lagos marinos, montañas escarpadas y extensa costa. Se ubica en la costa oeste, si bien es una zona remota, es fácil llegar, ya sea por tierra o por más, no hay forma de resistirse a su encanto.

En este destino podrá encontrar sesenta castillos medievales, tal vez es el que más resalta es el Castle Stalker, que se encuentra en un islote sobre el lago Laich, esta joya arquitectónica data del siglo XV.

En este conjunto de islas sobre el océano atlántico podrá estar en contacto con culturas diversas y varias actividades, puede probar distintas clases de whiskey elaborado con malta en las destilerías de Islay, en Jura puede realizar un paseo en barco para conocer el Torbellino Corryvreckan. En Mull podrá observar ballenas y águilas, en Staffa existe una colonia de frailecillos y en la Cueva de Fingal están las místicas columnas de basalto.

El trasladarse de un punto a otro ya es toda una experiencia en Escocia, sobre todo si aprecia el paisaje desde el vagón de un tren, la Línea Highland, que va desde Glasgow a los puertos de Mallaig y Oban, atraviesa valles de encanto, lagos y montañas nevadas.

En Rannoch Moor, puede detenerse en la Estación Corrour, una de las más apartadas en el Reino Unido.Para llegar a la ruta de Fort William a Mallaig puede abordar el Jacobite y viajar por el Viaducto Glenfinnan.

Por supuesto uno de los grandes atractivos de Escocia son sus castillos, en su parte noreste está la región de Aberdeenshire, donde se encuentran 300 castillos, si sigue el sendero señalizado conocerá los 19 más reconocidos.

Empiece por la fortaleza en ruinas del Castillo de Dunnottar, ubicado en lo alto de un acantilado sobre el Mar del Norte, aquí Franco Zeffirelli filmó la película ‘Hamlet’ (1990). Por otro lado, el Castillo Slains inspiró a Bram Stoker para escribr Drácula, pero solo son rumores.

Hacia el oeste está el Castillo Delgatie, del disglo XI y el Craigievar, para vivir un cuento de hadas, demuestra el estilo arquitectónico escocés baronial.

En el Parque Nacional Cairngorms se encuentran dos castillos, el Braemar y el Balmoral, residencia de verano de la familia real británica.

En Escocia los paisajes dramáticos le permiten a cualquiera disfrutar de un paseo de carretera, hay 13 rutas de conducción, por ejemplo, la ruta costera Angus de 68 millas, pasa por playas y acantilados sobre la costa noreste, o la ruta Borders de 89 millas, donde se encuentran puntos de interés de la industria textil escocesa.