Eslovenia, un destino europeo bello y misterioso

27 de febrero del 2019

¿Qué hacer en este maravilloso destino?

Eslovenia

Cuando se piensa viajar a Europa usualmente se piensa en los mismos países como destino, España, Francia, Inglaterra, Alemana o Italia, dejando a los países del este atrás. Sobre el mar Mediterráneo se encuentra un punto poco concurrido pero bello, se trata de Eslovenia, que crece en popularidad por sus paisajes naturales y exquisitez arquitectónica.

Para empezar, es importante hacerlo por su capital, Liubliana, que posee un estilo que se debate entre lo italiano y lo eslavo, visite el Castillo de Liubliana, heredado por los Habsburgo, está enclaustrado en la cima de una colina, puede subir en funicular.

Allí se topará con una vista impresionante a toda la ciudad, sobre todo su casco antiguo, el río Ljubljanica, afluente del Sava y el Danubio. Desde la colina también observará las iglesias barrocas y la cantidad de parques que le valieron el título de la Capital Verde Europea en 2016.

Wikipedia

Baje a la ciudad para conocer sus cafés, donde se vive el ánimo cálido de sus habitantes, clásico de los mediterráneos a pesar que la ciudad esté más cerca de los Alpes. Diríjase a Tromostovje, un curioso puente triple diseñado por Jože Plenik. Visite también la plaza Presernov, donde también encuentra la iglesia de la Asunción, su altar es toda una joya del estilo barroco.

Al otro lado del río vaya al Ayuntamiento, la Catedral de San Nicolás, el Palacio del Seminario y el Mercado Central, un punto muy rico de la ciudad, en las noches, especialmente los viernes, los chefs exponen sus mejores platillos.

Wikimedia

Por fuera de lo urbano, vale la pena conocer el lago Bled, al noreste de Eslovenia, de tipo glaciar al estar ubicado sobre los Alpes, en medio del lago se encuentra la isla Bled, aquí encuentra la Iglesia de María, también de estilo barroco, data del siglo XVII y honra el nacimiento de la madre de la madre de Jesucristo.

Los turistas deben subir 99 escalones para conocer la edificación, donde podrán tocar la campana de los deseos y soñar con alguna fantasía para que sea haga realidad.

foto: wikimedia commons

Para llegar a la isla puede hacerlo gracias al bote Pletna, hecho en madera a mano por los locales en una estilo tradicional, solo se encuentran en Eslovenia. Conducir estos botes es una tradición que se pasa de manera generacional entre hombres de una misma familia. Si quiere tener una vista del lago y su isla diríjase al castillo de Bled.

Hacia las montañas encontrará el Parque Nacional de Triglav, el único de Eslovenia, de paisajes alpinos, es necesario acercarse al río Radovna, donde puede recorrer la garganta Vintgar, gracias a sus pasillos de madera podrá obtener una espectacular vista al río. Y en el pueblo de Kobarid está la cascada Kozjak, un salto de agua de 15 metros de altura.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO