Las marranitas, un plato vallecaucano para deleitar

Las marranitas, un plato vallecaucano para deleitar

28 de agosto del 2017

Tal vez, a muchos les ha pasado que cuando viajan a Cali, Palmira, Buga o algún municipio del Valle del Cauca, les piden una tarea muy encomendada, ¿cuál? Traer un paquete listo para fritar o calentar de marranitas, que no importa si son de plátano maduro o verde. Para los que no conocen cuál es este plato típico y tradicional colombiano, se trata de un bocado frito elaborado con plátano y relleno con chicharrón, naturalmente, se oye algo pesado, pero su sabor y sensación en el paladar, valen la pena para las calorías demás consumidas.

La historia de este plato vallecaucano no es muy precisa, pero Hernando Hurtado del portal tubarco.news, comenta que se les debe dar las gracias a la comunidad afro, que en su pasado esclavo colonial, introdujeron este pasabocas al menú tradicional, no se sabe si fueron sus antepasados los que inventaron las marranitas, o si es una creación propia de las cocineras afrodescendientes, quienes eran esclavas en haciendas administradas por españoles de origen andaluz, los mismos que preferían comidas fritas y disfrutaban de esta invención.

A pesar de que se piensa que las marranitas son difíciles de hacer, el proceso de elaboración es bastante sencillo. Se trata de reunir, dependiendo de la cantidad deseada, plátanos maduros o verdes y tocino para hacer chicharrones, ajo y sal al gusto, y por supuesto, mucho aceite. Haga patacones y antes de dejarlos enfriar por completo, macháquelos hasta que resulte una cama en las que pueda poner cuatro o cinco cubitos de chicharrón, con esta masa, se hace una especie de bola, como pelota de tenis y a continuación, frite por unos tres a cinco minutos.

Si no se tiene la oportunidad de pasear por las calles del barrio tradicional San Antonio o por el malecón del río en Cali, no hay de qué preocuparse. En Bogotá hay algunos sitios que venden las marranitas, uno de ellos es Fulanitos, que tiene dos sedes en la ciudad, una en la Calle 81 con carrera 10 – 56 y la otra en la calle 109 con carrera 16 – 01. Por consejo popular, esta es una comida para no dejar pasar.