San Félix, el mejor plan en parapente

16 de septiembre del 2017

San Félix es una gran alternativa para compartir y volar por el cielo antioqueño.

San Félix, el mejor plan en parapente

Cortesía: @parapentesanfelix

Si vive en Antioquia o tiene ganas de visitarla, el Valle de Aburrá ofrece múltiples opciones de diversión familiar, para los amigos o para las parejas, que van desde una buena charla en un parque hasta una cena en uno de los reconocidos restaurantes que hay en la capital paisa.

También los municipios cuentan con diversos miradores donde se puede observar el área metropolitana, como Las Palmas en Medellín, Mahalo en Envigado o San Félix en Bello. Este último, no sólo tiene la opción de sentarse a tomar chocolate, sino que unos metros más adelante, justo antes del peaje que lleva al municipio de San Pedro, cuenta con un lugar en donde, por medio de un parapente, se alcanzan los 3250 mts de altura sobre el nivel del mar, se puede divisar el Valle de Aburrá al estilo de las aves que abundan en la región, volando o mejor, planeando en el aire.

Ubicados a 2450 mts sobre el nivel del mar, en la ciudad de Bello, existe una empresa de recreación capaz de materializar el sueño de volar de muchas personas. Se trata de Parapente San Félix, un lugar de recreación para todo tipo de público, donde volar es un cambio de rutina para aquellos que viven la experiencia de subirse a un parapente.

Esta actividad, que cuenta con la autorización de la Aeronáutica Civil, permite volar sobre todas las montañas de la cara occidental del municipio de Bello, pero para todos los que se atreven a subirse, este viaje les permitirá ver los municipios de Girardota, Copacabana, Medellín, Envigado, Guatapé y hasta la Pieda del Peñol en algunos casos.

También, si está en su día de suerte, podría observar el Nevado del Ruiz, aunque verlo es un poco difícil porque es un fenómeno que se da cuatro o cinco veces al año en el sector.

Y es que montar en parapente no es un imposible para las personas, pues llegar a este punto es demasiado fácil: Sí usted es de los que monta en transporte público, puede llegar a la Terminal de Buses del norte de Medellín y comprar un tiquete de bus en una de las muchas flotas que van al sector, como Expreso Belmira, que cobra $3.200 por subirlo hasta el sitio.

Si va con su familia o amigos en carro, puede subirse por toda la vía a San Jerónimo y antes de llegar a la concesión víal al mar, toma el desvío que lo conduce a San Pedro, y por ahí estará llegando sin ningún problema. Llegar allá no le debe quitar más de 50 minutos en un día normal de tránsito.

Este deporte de aventura no cuenta con restricciones de vuelo por parte de algún ente gubernamental, el único que puede frenar sus ganas de volar es el clima, pues en días muy soleados o muy lluviosos, se dificulta el vuelo por lo que se cancelan hasta que el clima mejore.

Cortesía: @parapentesanfelix

Fabio Osorio, piloto de la empresa, asegura que todos los compañeros que manejan los parapentes tienen certificación nacional e internacional, por lo que se cuenta con un personal altamente capacitado, asegurando el bienestar de los pasajeros.

Osorio, que dialogó con Kienyke.com recomienda a las personas tomar medicamentos para el mareo sí así lo requieren, además, invita al uso de la ropa cómoda, porque es una actividad deportiva, pero que sirva de buen abrigo porque en la altura se siente mucho el frío. Asegura que se debe subir obligatoriamente de tenis, para tener un mejor sostenimiento, a diferencia con un zapato destapado que de pronto puede golpear a alguno de los espectadores.

Para vivir esta experiencia es necesario realizar una reserva, que se puede hacer vía whatsapp ya que Fabio siempre está pendiente y atenderá de manera rápida las solicitudes de los visitantes. Al reservar, se deben brindar datos como el peso y la edad de la persona que volará, porque así se podrán destinar los equipos necesarios para la aventura y se pondrá el horario más adecuado para esa persona.

Cabe resaltar que el 90% de los vuelos realizados allí terminan en el lugar de despegue, y los que no, terminarán en otras pistas previamente calculadas por los pilotos y luego serán trasladados vía terrestre hasta el lugar de partida.

Los planes de vuelo de ellos van desde los 10 minutos, hasta los 30 minutos, y los precios oscilan entre los $95.000 y los 195.000. El vuelo recomendado por uno de los pilotos es el de 20 minutos, porque para muchos es el tiempo suficiente por temas de susto y porque es mucho más completo y se alcanza a divisar mucho más que el vuelo básico de 10 minutos.

El lugar, que lleva realizando vuelos hace más de 25 años, ofrece también una oferta gastronómica alta para sus visitantes, y las personas podrán comprar desde el popular “corrientazo” hasta un plato de comida a la carta.

Esta es una actividad recomendada para el fin de semana, y para todo tipo de público, pues sí usted sufre de pánico y le da miedo vivir esa experiencia igual puede subir, tomarse un chocolate, conversar con sus acompañantes y observar como las personas vuelan a sus alrededores.

#atrévete a #volar y vive una experiencia única con #parapentesanfelix en #medellin #colombiaOferta permanente en mes…

Posted by Parapente San Felix on Wednesday, September 13, 2017

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO