¿Es Estambul la ciudad más linda del mundo?

¿Es Estambul la ciudad más linda del mundo?

8 de febrero del 2018

A pesar de no ser la capital de Turquía, Estambul es una ciudad que reúne la cultura oriental con la occidental, dejando sin aliento a todo aquel que la visita.

¿Qué hace a una ciudad la más linda del mundo? Que al visitarla, se encuentre de todo, una combinación entre historia y ejemplos contemporáneos, belleza arquitectónica y cultural con paisajes naturales. Además de encontrar una interesante propuesta de eventos y museos, poder acceder a un excitante recorrido a la hora de ir de compras. La vibrante oferta gastronómica no puede faltar. 

Contactando viajeros frecuentes, blogs turísticos y demás contenido enciclopédico, es evidente que Estambul es la ciudad más bonita en el globo terráqueo. Al estar dividida por el Bósforo (conocido como estrecho de Estambul), es el punto en el que se encuentra Europa con Asia. La unión entre lo musulmán y lo occidental invade a este destino de una forma excitante y única.

Como se le llamó hasta la segunda década del siglo XX, Constantinopla siempre ha sido un importante centro cultural, político y económico, al haber sido regida por tres grandes imperios; el romano, el bizantino y finalmente, el otomano.

En su momento fue un importante referente de la academia en Europa, algo que se ve en la actualidad gracias a la vibrante cultura que abraza a este centro.

La extensa y rica historia de Estambul hace que sea un placer pasear por cada rincón de esta metrópoli, sin importar el lado sea en su lado europeo o asiático. Los más grandes emblemas de esta ciudad turca sean las mezquitas, sobre todo, la Iglesia de Santa Sofía y la Mezquita Azul, divididas por un pacífico jardín y que no pueden faltar en su itinerario si está pensando en viajar.

Pixabay

Asimismo, debe visitar el Palacio de Çırağan, el Palacio de Dolmabahçe, la fortaleza de Rumeli Hisari, la Torre de Gálata, y el Gran Bazar que es el más grande en el mundo en su estilo. Pasearse por las orillas del Bósforo, donde se encuentra el Marmaray, proyecto que construyó un túnel submarino que conecta a Europa con Asia inaugurado en 2013, es otro punto a tener en cuenta durante su visita.

El clima de la ciudad hace que sea siempre idóneo visitarla, puesto que sus veranos e inviernos son ligeros. Un tiquete aéreo desde Bogotá hasta Estambul, por estas fechas, puede costar unos COP$ 2,660,300 solo ida.