“Te fuiste como lo hacen los grandes”: Adriana Bernal

25 de junio del 2019

La Presidente y Fundadora de KienyKe.com despide a su amigo Edgar Artunduaga.

“Te fuiste como lo hacen los grandes”: Adriana Bernal

Foto: Adriana Bernal

Querido Édgar:

Te hablo en presente porque para mi sigues vivo en nuestro corazón y vida.

Quiero agradecerte todos los momentos de verdadera amistad y lecciones, los regaños cariñosos, los viajes compartidos, los bailes al estilo Cantinflas, las buenas cantadas de Vallenatos y todas las carcajadas, que si fueran millas, serían suficientes para redimir billones de risas porque si algo te aprendí fue a reírme de la vida y de sus actores.

Le doy gracias a Dios por conocerte y por haber compartido un pedazo de trayecto de vida que tuvo duros y espinosos momentos pero siempre estuviste ahí para darme la mano y apoyarme.

Aprendí de tu humor en el periodismo, a veces ácido, es decir, Sal y dulce, pero que contenía verdades directas y al hígado que hacían temblar a más de uno.

Nos acompañaste como familia en los momentos en que siempre se asomaba una lágrima, ya sea por emoción o tristeza. Cuando mi mamá murió me dijiste: “Cuentas conmigo como tu hermano mayor”; sobre mi matrimonio siempre decías que Carlos y yo éramos un ejemplo como pareja y que te encantaba nuestra complicidad, y en uno de esos últimos, el grado de mi hija Daniela, me expresaste que celebrabas este paso de vida; y cómo es la vida, en la última parranda te dejó el avión y no llegaste, pero nos prometimos vernos pronto en Neiva.

No me imaginé que ese pronto fuera tu despedida que me ha tomado por sorpresa porque te fuiste sin despedirte, como siempre lo hacías en la fiestas.

Siempre nos sorprendías pero esta vez nos dejaste en shock y te fuiste como lo hacen los grandes: “Dejando huella y en silencio pero con una bulla tremenda de admiración y alboroto por tu ausencia”.

Te haremos un homenaje pero no de un día, sino por siempre desde KienyKe.com, una de tus casas editoriales que te admira, te quiere, te extraña.

Nos dejas a tu compañera, cómplice y amor, a nuestra Pachela, a quien cuidaremos y estaremos muy pendientes como tú lo quisiste.

¡Un abrazo enorme y buen viaje amigo querido, no vayas alborotar tanto a San Pedro y nos vemos en el más allá!

Por: Adriana Bernal, presidente y fundadora de Kienyke.com

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO