Colombianos, los que más pagan impuestos por celular

5 de junio del 2013

Asomovil está preocupada porque se favorecería a “las grandes superficies como Éxito o Falabella”.

Telefonía celular, Colombia, Kienyke

Los colombianos están entre los usuarios de telefonía celular que más impuestos pagan por el uso de móviles en América Latina. El presidente de la Asociación de la Industria Móvil de Colombia, Asomovil, Rodrigo Lara Restrepo, aseguró a KienyKe que la carga tributaria que soporta el sector es muy alta y “todo lo que se le recargue a la telefonía móvil se traduce en costos automáticamente para el usuario y la idea es abaratar los precios”.

La posición de Lara contrasta con diferentes voces en el Congreso de la República que aseguran que las empresas de telefonía están abusando de los usuarios cobrando tarifas muy altas y no están aportando al país.

El legislativo y la opinión pública critican a las empresas de celulares por la señal deficiente o por los costos de los planes y los equipos, pero Asomovil argumenta que Colombia tiene las tarifas más bajas de la región y los usuarios son, en promedio, los que más hablan en América Latina.  

En el Congreso de la República existen cerca de 18 proyectos en trámite que afectan el sector,  lo que ha llevado a que muchos consideren que se  ha politizado el tema de las comunicaciones en Colombia.

Para quienes defienden el sector varios de los proyectos de ley que existen en el Congreso aumentan la carga impositiva que al final terminarían pagando los usuarios,  a esto se suma las iniciativas que pretenden eliminar las cláusulas de permanencia que según Lara “son proyectos que pueden ser intencionados pero son equivocados”.

La equivocación, según el presidente de Asomovil, estaría en que es mínimo el porcentaje de colombianos que pueden pagar $1.600.000 por un teléfono inteligente, y precisó que las  cláusulas de permanencia mínima existen porque  el operador le subsidia al usuario el acceso al teléfono móvil, lo que le permite pagar el equipo en dos años. Pero también la empresa necesita una garantía: que el usuario se quede hasta que termine de pagar el teléfono.

Según Lara si se retira esa cláusula de permanencia mínima “no se le va a permitir a los usuarios tener acceso a los equipos porque ninguna empresa de telefonía móvil va a entregar un bien que cuesta tanto si no tiene la seguridad del pago del mismo”.

Además, sigue el presidente de Asomóvil, de esta manera se frena la penetración de los teléfonos inteligentes y por lo tanto la llegada del internet móvil y del 4G.

Añadió que un proyecto de ley de esta naturaleza le quitaría la posibilidad a las empresas de comercializar los teléfonos móviles y lo que “lograría sería entregarle el monopolio de ese negocio a las grandes superficies como el Éxito o Falabella, amarrado naturalmente a sus nuevos negocios de telefonía virtual”. “Yo quiero pensar que esto es bien intencionado y que no se está favoreciendo a las grandes superficies”, agregó.

Rodrigo Lara, Asomovil, Colombia, Kienyke

Otro costo

Al mismo tiempo se está tramitando en el Congreso un proyecto de ley que pretende establecer parámetros generales para la instalación, despliegue y medición de la infraestructura utilizada en la prestación de los servicios de comunicaciones.

Según los autores del proyecto la infraestructura emite radiaciones de ondas electromagnéticas que causarían riesgos a la salud. Las mediciones de estas ondas electromagnéticas tienen un altísimo costo que también lo pagarían los usuarios.

Lara indicó que en Colombia estuvieron dos grandes expertos mundiales en materia de salud y radiaciones de campos electromagnéticos, miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que precisaron que se han revisado 16 mil estudios y ninguno señala que las radiaciones de campos electromagnéticos signifiquen un peligro para la salud humana.

Aseguró que las antenas son las mismas que se encuentran en todo el mundo, “en Alemania no existen restricciones mayores a las que recomienda la OMS, me pregunto porqué en Colombia se quiere ser más papistas que el Papa”.

Según Lara no es necesario tener medidas de precaución más exigentes que países como Alemania, Inglaterra o Estado Unidos , “las mediciones que están previstas en el Congreso no sirven para prevenir  daños en la salud, sirven para clavarle un costo muy alto a las empresas de telefonía móvil, a los taxistas, a las Fueras Militares, a las emisoras, a los canales de televisión, en el sentido de contratar mediciones en todo el país que en últimas no tendrán ninguna trascendencia real, pero sí van a beneficiar a una o dos empresas que hay en el país que se dedican a hacer mediciones”.

Calidad de la señal

De otra parte aseguró que los problemas que se han presentado en cuanto a la calidad de la señal se dan porque las redes están saturadas y las diferentes regiones han hecho más difíciles las normas para desplegar la infraestructura necesaria para atender esta demanda creciente.  “Entonces por un lado crece la demanda de datos y por otro las autoridades municipales no dejan instalar antenas en las principales ciudades del país, existe un mosaico de normas que impiden el adecuado desarrollo de la telefonía móvil.”

Manifestó que no es falta de interés por parte de las empresas en invertir en infraestructura, ya que el sector ha gastado en los últimos años ocho mil millones de dólares. Argumentó que este es el  sector más intensivo en capital de la economía colombiana, “es decir, para poder desplegar infraestructura se  necesita mucho más dinero que en sectores como la minería o que en el petróleo, por lo tanto las sobrecargas a un sector de esta naturaleza desestimulan la inversión en este actividad”.

Finalmente indicó que lo que piden las empresas del sector al Gobierno es “que se expida una ley  que estandarice,  homogenice, los requisitos municipales para desplegar infraestructura, eso sin duda ayudaría muchísimo a mejorar los problemas de calidad”.

Lea también El exceso de lobby retrasa la reforma a la salud

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO