Demandas de Trump van mal: jueces piden pruebas del "fraude"

Publicado por: Daissy.Canon el Lun, 30/11/2020 - 08:14
Share
La batalla legal del presidente Donald Trump para impedir que Joe Biden sea proclamado ganador de las elecciones, ha sido un fracaso, solo dos prosperaron pero no le sirven de nada
Donald Trump fracasa con sus demandas
Créditos:
Ilustración Donald Trump Freepik

A Donald Trump se le cierra cada vez más el camino legal con el que buscaba impedir que el demócrata Joe Biden se posesione como nuevo presidente de Estados Unidos el próximo 20 de enero. Las demandas por supuesto fraude interpuestas por los abogados del presidente no prosperan, bien sea porque los jueces no las han admitido o porque los propios juristas las han tenido que retirar como las de los estados de Georgia, Michigan, Wisconsin y Pennsylvania.

La posición de los jueces que no han admitido la mayoría de las demandas se fundamentan en que los abogados no han entregado pruebas que demuestren el supuesto fraude en las elecciones del 3 de noviembre pasado, que alega el partido republicano con Trump a la cabeza.

El último revés lo sufrió el pasado viernes 27 de noviembre con la decisión de una corte federal de apelaciones que rechazó una solicitud de la campaña del presidente de Estados Unidos,para impedir que el mandatario electo Joe Biden sea declarado ganador del estado de Pensilvania, lo que representa otro revés significativo para el intento de Trump de anular los resultados de los comicios.

"Las elecciones libres y justas son el elemento vital de nuestra democracia. Las acusaciones de que son injustas son graves. Pero calificar una elección como injusta no significa que lo sea. Los cargos requieren acusaciones específicas y luego pruebas. No tenemos ninguna de las dos aquí", dijo Stephanos Bibas en nombre de los tres jueces que tomaron la decisión.

Puerto seguro para Biden

El 8 de diciembre o día de “puerto seguro” es la fecha clave, porque para ese día las reclamaciones deberán haber sido presentadas y resueltas. A partir de ahí el ganador de las elecciones es el que los votantes eligieron y ya no habrá ninguna posibilidad de que se presenten cambios.

A la fecha la campaña de Trump ha logrado solo dos victorias en los tribunales. El primero en darle la razón a los republicanos fue el del tribunal de Pennsylvania que ordenó que representantes del Partido Republicano estén presentes en el escrutinio para seguir el conteo de votos por correo en el estado.

Por su parte otro juez del mismo estado ordenó a los condados no tomar en cuenta las papeletas por correo o en ausencia de votantes que no presentaron una identificación válida en los seis días posteriores a los comicios.

Estas dos victorias de Trump en los tribunales tienen que ver más con aspectos de procedimiento electoral y afectarían solo a un bajo número de papeletas. El malestar de los jueces frente a las acciones interpuestas por los abogados de la campaña republicana es evidente y señalan que no hay rigurosidad puesto que no han presentado pruebas que demuestren el supuesto fraude.

Camino sinuoso

La estrategia de Donald Trump para quedarse en el poder, se ha concebido como un complicado y sinuoso recorrido que incluye los siguientes pasos:

  1. Bloqueo del proceso de certificación de votos en varios estados, interponiendo demandas o alentando a funcionarios republicanos a objetar resultados
  2. Convencer a los congresistas republicanos que en los estados donde Biden ganó de manera ajustada descarten por corruptos los resultados del voto popular y lo califiquen de fraude generalizado.
  3. Si se logra esta acción, el próximo 14 de diciembre  la legislatura en esos estados, podría otorgar a Trump los votos del Colegio Electoral que fueron a favor de Biden. Los estados seleccionados son Wisconsin, Michigan y Pensilvania,
  4. Se busca que Trump pase de sus 232 votos electorales para llegar a la marca ganadora de los 270 votos y forzar a que Biden baje de los 306 votos electorales a 269, lo que implicaría un empate entre los dos candidatos  y sería entonces la Cámara de Representantes la que definiría quien es el ganador.

De otra parte el presidente ha hecho despidos para demostrar su molestia con quienes no lo apoyan en su empeño de quedarse en la presidencia alegando fraude en las elecciones a favor de Biden.

En la pasadas semanas despidió vía twitter a dos altos funcionarios, al Secretario de Defensa Mark Esper y al director de la agencia federal que avaló la fiabilidad de las elecciones de 2020, Christopher Krebs.

El mandatario estadounidense despidió a Krebs mediante un tuit, en el que dijo que su reciente declaración en la que defendió la seguridad de las elecciones era “sumamente inexacta.” Su empeño en no reconocer la victoria de Joe Biden lo empuja a retirar a los funcionarios de alto rango que considera no son le son suficientemente leales.

El afán de entorpecer el empalme es evidente, al punto que miembros del equipo de transición de Biden denunciaron  que su acceso a instalaciones del gobierno federal fue obstaculizado por Emily Murphy, una funcionaria designada por Trump.

A cargo de Murphy está la Administración de Servicios Generales, organización que  debe facilitar la transición, obligación que no ha cumplido de momento y que el equipo del presidente electo considera que su actitud es la de obstaculizar el arranque del empalme  mientras Trump libra sus batallas legales ante los jueces por supuesto fraude en los comicios.

Sin pruebas no hay delito

Una a una las demandas han ido cayendo en los tribunales y el tiempo para los abogados se agota, se prevé que no lograran el mandato que les dio Trump de impedir con acciones legales que Joe Biden asuma el poder. Este es el recuento de lo que ha sucedido con las demandas

¿As bajo la manga?

Las elecciones de 2020 tuvieron lugar bajo una "Emergencia Nacional" declarada por Trump que puso una trampa el día de las elecciones para el "acceso no autorizado a la infraestructura electoral y de campaña", orden ejecutiva firmada el 12 de septiembre de 2018 por el Presidente Trump. Esa "Orden Ejecutiva sobre la imposición de ciertas sanciones en caso de interferencia extranjera en una elección de los Estados Unidos".

Asi lo asegura el Blog Religión y vida, que como otras publicaciones en la red, sostiene que las elecciones fueron fraudulentas y que de acuerdo con ese mandato presidencial Donald Trump “puede declarar nulas las elecciones como consecuencia de un fallido intento de golpe de Estado extranjero contra los Estados Unidos, ayudado por operadores traidores dentro del partido demócrata y ciertos rincones oscuros de la comunidad de inteligencia (CIA, FBI, etc.).”

Según la publicación dos compañías Dominion Voting Systems, empresa canadiense y Scytl que se se dirige desde Barcelona España fueron contratadas para el conteo de votos en las elecciones y los medios de comunicación que publicaron “información falsa proveniente de esas dos empresas que haya ayudado a encubrir o ayudar a la interferencia extranjera en una elección de los EE.UU. está específicamente dirigida por esta Orden Ejecutiva.”

Eso implicaría que prácticamente todos los medios de Estados Unidos y plataformas como Google y YouTube, entre otras serían sancionados. De ser cierta la versión ésta sería la última carta que le quedaría a Trump para impedir que Joe Biden sea su sucesor.