El fin del presidente Trump

Publicado por: daniel.guerrero el Jue, 21/01/2021 - 11:49
Share
Por: Thomas L. Friedman, The New York Times
El fin del presidente Trump

Amigos, acabamos de sobrevivir a algo realmente loco y horrible: cuatro años de un presidente sin vergüenza, respaldado por un partido sin agallas, amplificado por una red sin integridad; cada uno sacó a relucir teorías de conspiración sin verdad, llevadas directamente a nuestros cerebros por redes sociales sin ética, todo empeorado por una pandemia sin piedad.

Es sorprendente que todo nuestro sistema no estallara, porque el país realmente se había convertido en una gigantesca máquina de vapor sobrecalentada. Lo que vimos en el Capitolio la semana pasada fueron los pernos y las bisagras empezando a aflojarse. La salida de Donald Trump de la Casa Blanca y el agotamiento del poder de sus aliados en el Senado llegaron en el momento exacto.

Podemos decir lo mismo de la investidura de Joe Biden, aunque tiene mucho trabajo por delante. Porque ni siquiera hemos empezado a comprender plenamente cuánto daño ha hecho Trump, armado con Twitter y Facebook, y aprovechando el púlpito matón de la presidencia y la cobardía de tantos que debieron actuar mejor, a la vida pública, las instituciones y la inmunidad cognitiva de nuestra nación.

Este fue un terrible experimento.

No es que Trump nunca haya hecho nada bueno. Es que no valió la pena el precio de dejar a nuestra nación más dividida, más enferma —y con más gente inundada en teorías conspirativas— que en cualquier otro momento de la historia moderna. Necesitamos estar simultáneamente unidos, desprogramados, reenfocados y tranquilos. Todo el país necesita ir a un retiro de fin de semana para redescubrir quiénes somos y los lazos que nos unen, o que al menos alguna vez lo hicieron.

Honestamente, creo que podemos volver a ser los mejores, pero depende de todos nosotros que esto suceda. ¿Cómo?

Para mí, la característica más sorprendente de la presidencia de Trump fue que año tras año nos sorprendió de manera negativa. Año tras año, se sumergió en nuevas profundidades de violación de normas, al mentir y ensuciar la reputación de todos los que entraron en su órbita. Pero nunca —ni una sola vez— nos sorprendió en el lado positivo con un acto de bondad, autocrítica o de acercamiento a la oposición.

Su carácter era su destino y se convirtió en el nuestro también. Bueno, tengo buenas noticias. Podemos recuperarnos, solo si todos (políticos, medios de comunicación, activistas) nos enfocamos en hacer lo que Trump nunca pudo: sorprendernos unos a otros de manera positiva.

Las sorpresas al alza son una fuerza enormemente subestimada en la política y la diplomacia. Son lo que rompe los lazos del pesimismo y empuja los límites de lo que creemos posible. Nos recuerdan que el futuro no es nuestro destino, sino una elección: dejar que el pasado entierre el futuro o que el futuro entierre el pasado.

Todavía recuerdo dónde estaba cuando Anwar el Sadat llegó a Israel, para sorprender al mundo con su voluntad de hacer la paz. Me llenó de alegría y de un nuevo sentido de posibilidades para el Medio Oriente.

De hecho, una vez sorprendí a Trump. Nunca he sido reacio a estar de acuerdo con él cuando hizo algo que yo creía correcto. Así que, después de que él y Jared Kushner forjaran un acuerdo para normalizar las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, escribí una columna en la que alabé el acuerdo. Unos días más tarde sonó mi teléfono celular. Era el presidente Trump. Sus primeras palabras fueron: “No podía creer que The New York Times te dejara escribir algo tan agradable”.

Por supuesto, este periódico no me dice qué escribir, así que se sorprendió de que lo hiciera por mi propia voluntad. Le hizo replantearse, aunque solo fuera por un momento, quién era yo y cuál era mi periódico. La sorpresa hace eso. Si Trump se hubiera salido de su personaje con algo importante y complejo que desafiara a sus simpatizantes y nos sorprendiera de manera positiva, como el clima o la inmigración, yo también habría alabado eso. Pero simplemente no lo hizo.

Lástima, porque como periodistas y ciudadanos, vivimos para las sorpresas positivas de nuestros líderes.

He visto al senador Mitt Romney jurar repetidas veces defender la Constitución por delante de sus intereses políticos personales y de su partido. A lo largo del camino, nos hemos ido conociendo. No estamos de acuerdo en todo, pero hay un respeto mutuo. Romney me presentó recientemente para un discurso que di de manera virtual a una coalición bipartidista de acción climática en Utah. Eso sorprendió a algunas personas y tal vez les hizo ver todo el asunto de manera diferente. Es asombroso lo que puede suceder cuando sorprendemos de manera positiva.

La diputada Liz Cheney me sorprendió por completo la semana pasada al anteponer el país y la Constitución a la ambición partidaria y personal y votar para imponer un juicio político a Trump. La conocí cuando trabajaba en temas de democracia en Oriente Medio. Me hace querer volver a conectarme con ella.

El pasado mes de mayo, tras la muerte de George Floyd a manos de la policía, el rapero Killer Mike fue reclutado por la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, para ayudar a sofocar la violencia en los barrios negros. Me sorprendió cuando regañó a los manifestantes violentos de Atlanta:

“Es tu deber no quemar tu propia casa por enfadarte con un enemigo. Es tu deber fortificar tu propia casa para que puedas ser una casa de refugio en tiempos de organización. Y ahora es el momento de trazar, planear, diseñar estrategias, organizar y movilizar. Es hora de golpear a los fiscales que no te gustan en la cabina de votación. Es hora de hacer responsables a las alcaldías, jefes y subjefes”.

“Me gustaría agradecer a nuestra alcaldesa por hablarnos como mamá negra y decirnos que nos vayamos a casa y me gustaría agradecer a mis amigos por convencerme de venir aquí”.

Así que tengo dos peticiones para cada estadounidense: denle a Joe Biden la oportunidad de sorprendernos de manera positiva y desafíense a sorprenderlo a él.

Los negocios estadounidenses necesitan sorprendernos diciéndole a Rupert y Lachlan Murdoch que su red alimentó la Gran Mentira que llevó al saqueo del Capitolio y que ya no se anunciarán en ningún programa que difunda teorías de conspiración. La mejor noticia que he escuchado esta semana es que el director ejecutivo de My Pillow, Mike Lindell —un ávido partidario de Trump y anunciante de Fox, que ha impulsado afirmaciones desacreditadas acerca de que las elecciones de 2020 fueron amañadas— dijo que Kohl’s, Bed Bath & Beyond, Wayfair y otros minoristas estaban dejando de vender sus productos. Bien por ellos.

Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg tienen que sorprendernos al detener de una vez por todas el ascenso —para obtener ingresos— de las noticias que dividen y enfurecen a las fuentes de noticias más fidedignas e imparciales.

No hay equivalente en la izquierda de los supremacistas blancos de derecha y otros extremistas que acaban de saquear el Capitolio. Ni siquiera remotamente. Pero los liberales sorprenderían a mucha gente de la derecha e incluso podrían conseguir que unos cuantos apoyaran a Biden, si rechazaran enérgicamente la corrección política cuando ahoga la disidencia y llamaran no solo a la violencia por parte de la policía —una enorme prioridad—, sino también a las fuentes de violencia en los vecindarios de las minorías que están aterrorizando a los residentes negros, morenos y blancos por igual. Lo veo todos los días en mi ciudad natal, Minneapolis.

Y ahora que la amenaza de Trump se ha ido, todos los que estamos en el negocio de las noticias necesitamos volver a separar las noticias de las opiniones. Necesitamos más lugares donde los estadounidenses de todas las tendencias políticas puedan sentir que están recibiendo sus noticias de manera correcta, sin sentirse enfurecidos, divididos o alertas; dejen eso para las secciones de opinión.

Finalmente, como dije, antes de que destrocemos a Biden, ¿qué tal si todos le damos unos meses para que nos sorprenda por el lado positivo? Denle la oportunidad de anteponer el país al partido y cumplir su juramento de oficio.

De hecho, ya que él hace el juramento presidencial para hacer eso, ¿por qué no todos —tú, yo, tus hijos, tus padres— hacemos un juramento con él?

“Juro solemnemente que, según lo mejor de mi capacidad, voy a preservar, proteger y defender la Constitución de Estados Unidos”.

Tal vez si todos hacemos eso, tal vez si todos le damos a Joe la oportunidad de sorprender a cada uno de nosotros en el lado positivo, podemos romper la terrible fiebre política que se ha apoderado de nuestra nación junto con la COVID-19.

¿No sería esa una sorpresa agradable?