Las dudas sobre el cargo por confiabilidad

Publicado por: maria.vargas el Vie, 05/03/2021 - 08:02
Share
Por: Jhon Olivares.
Jhon Olivares

El cargo por confiabilidad* es un pago que realizamos todos los colombianos como usuarios del sistema eléctrico a especie de seguro de energía. Este pago permite qué se desarrolle la infraestructura eléctrica necesaria (plantas de generación eléctrica) para que cuando se requiera, estas entren en operación.

Colombia posee una de las matrices energéticas más limpias del planeta. Su energía eléctrica proviene casi en su totalidad de la generación hidroeléctrica. Pero por su posición geográfica localizada en el trópico se ve expuesta a variaciones climatológicas como el fenómeno del niño que se presenta en períodos relativamente predecibles, que oscilan entre los tres (3) y los (6) años. Estos fenómenos parecieran verse intensificados por el cambio climático, lo que hace que las épocas de sequía sean ahora más severas.

La matriz energética se complementa con plantas termicas de generación eléctrica principalmente a gas o carbón, que también son empleadas en algunas situaciones cuando se presentan requerimientos en el sistema producto de las “restricciones” al transporte de energía, que no es otra cosa que la incapacidad de las redes eléctricas del sistema interconectado para transportar energía desde la generación hasta los centros de consumo. Estas deficiencias en la infraestructura de transporte de energía traen consigo otro cargo adicional que también pagamos todos los usuarios.

¿Entonces dónde están las dudas sobre el cargo por confiabilidad? Los colombianos pagamos el cargo por confiabilidad a las hidroeléctricas, que son quienes cuando llega la época de sequía y disminuyen las lluvias, ven como desciende el nivel de sus embalses y al quedarse sin agua suficiente para generar electricidad, no pueden honrar un compromiso de confiabilidad.

¿A cuánto ascienden los recaudos del cargo por confiabilidad? De acuerdo a un informe presentado por la Contraloría General de la República, solo el año 2018 el recaudo por cargo por confiabilidad ascendió a cerca de 3,6 billones de pesos. De esos 3.6 billones 1.84 billones fueron con destino a las centrales hidroelectricas. Solo en los últimos 5 años el recaudo se ha prácticamente duplicado. Las hidroeléctricas han recibido mas de 13 billones de pesos entre 2006 y 2018. Y el resultado es que hoy el sistema esta gravemente expuesto.

Un claro ejemplo del problema del actual modelo es la subasta de 2012 donde HidroItuango obtuvo una adjudicación de OEF por 3482GWh-Año. Esta jugada financiera le permitió al proyecto financiar su construcción con sus flujos de caja futuros asegurados por el cargo por confiabilidad.

Pero este proyecto no le agregó confiabilidad al sistema, puesto que el diseño de esta planta es a filo de agua. Aunque el proyecto no presentara los problemas que hoy tiene, su confiabilidad depende de que el embalse no baje de la cota de la casa de máquinas, pues no tendría agua útil con que generar energía.

El estado de Texas, ejemplo de autosuficiencia en generación eléctrica en los Estados Unidos, acaba de vivir en carne propia lo que significa dejar la confiabilidad energética en manos del sol y el viento. 2,8 millones de hogares sin energía. Además, dejó ver otras fisuras importantes de analizar en otras áreas, primero Texas prohibió la exportación de gas durante los días que duró la emergencia, segundo, el precio de escasez alcanzó los Usd 9000Mwh.

La confiabilidad del sistema no es un juego, mucho menos en Colombia, donde desarrollar y poner en operación un proyecto toma más tiempo que en otros países, construir una planta de generación eléctrica a gas puede tomar entre 3 y 4 años y construir una planta de generación eléctrica a carbón entre 5 y 6 años. Si consideramos que los fenómenos climáticos son cada vez más intensos el pais requiere hacer una revisión de su matriz de generacion para ampliar en ella la capacidad de brindar confiabilidad al sistema. Sobre todo teniendo presente que las nuevas tecnologías en el trasnporte demandaran un crecimiento vigoroso en el consumo eléctrico para los próximos años.

Vale la pena preguntarse si la figura de cargo por confiabilidad cumple la función para la que fue creado (la de banquear, construir y mantener) la infraestructura de generación eléctrica necesaria para cuando esta sea requerida. Y revisar que mientras siga siendo empleado como una herramienta financiera que permite banquear todo tipo de proyectos continuaremos altamente expuestos a grandes fluctuaciones en los precios de la energía.

PD. ¿Con los retrasos anunciados por HidroItuango en su entrada en operación, XM y la UPME deben informar cuál es la capacidad actual del sistema para atender la demanda y con base en esto cual es la senda de precios?

De acuerdo con la Resolución CREG 071 de 2006, el Cargo por Confiabilidad es un valor único en pesos por kilovatio-hora ($/kWh) que se define a través de las subastas del cargo y se paga por las compras de energía en el Mercado de Energía Mayorista