Transformación digital en la Pyme

Publicado por: maria.vargas el Jue, 16/07/2020 - 09:12
Share
Por: Luis Betancur Correa.
Luis Betancur Correa

Es una necesidad vital conocer perfectamente a los clientes, entender cómo satisfacer sus necesidades de manera ágil y eficaz, disponer de un diferencial competitivo de sus productos y servicios y en general, averiguar todo aquello que asegure la supervivencia y continuidad de la empresa en el tiempo. La digitalización no distingue entre empresas grandes o pequeñas, entre multinacionales o pymes familiares, es una necesidad vital porque esta estrategia ofrece muchas oportunidades y posibilidades de desarrollo a las empresas, solo que hay que invertir recursos y esfuerzos en anticiparse a los riesgos futuros e identificar las oportunidades que brinda el entorno.

Todos hablamos de transformación digital por eso algunas empresas tienen proyectos para disponer de conexión a Internet, crear un equipo de innovación, un área de marketing digital, una página web o presencia en redes sociales y otros no saben por donde empezar, por lo que deben tener claro que la estrategia de transformación digital, es en realidad un aspecto clave para su desarrollo como empresa para ser viable a mediano y largo plazo, adaptandose a los constantes cambios y a la nueva realidad economica, social y tecnologíca.

El universo digital es muy amplio y complejo con una gran cantidad de términos como apps, la nube, blockchain, big data, e-commerce, Internet de las cosas, blogs, networking, community manager, ciudades inteligentes, inteligencia artificial y redes sociales entre muchos otros.

Esta nueva realidad, no se da solo por la actual crisis, es un proceso que viene desde hace algunos años, solo que se ha acelerado y hoy más que antes los empresarios deben tomar la decisión de transformarse o desapareceran, algo que ni el gobierno ni las grandes corporaciones pueden permitir porque son las Pymes sus proevedores y/o clientes, especialmente en un país de MiPymes como Colombia, que representan el 99,6% del sector productivo y generan 79% del empleo.

Lo cierto es que el desafío digital es un concepto complejo, las empresas tienen que asumir este desafío como un proceso que implica cambios radicales, una nueva visión de sus clientes, la comunidad y necesidades del mercado e impregnarse en la cultura de la Pyme, ajustando incluso su modelo de negocio, por lo que deben asumir la transformación digital como un reto inevitable que las enfrentará a uno de los procesos de cambio más importantes de su historia.

El impulso y adaptación a esta era digital es responsabilidad del empresario, que debe comprender la necesidad de  ajustarse a los cambios que surgen en la sociedad, la economía y el mercado y el papel del Estado debe ser de regulador, supervisor y fascilitador para que las empresas que asuman el reto de transformarse digitalmente lo hagan en las mejores condiciones. MinTIC ha venido apoyando el emprendimiento y los proyectos de transformación digital a diversas empresas, así como formando talento digital, conforme al Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 y al Conpes 3975 del 2019 Politica Nacional para la Transformación Digital e Inteligencia Artificial.

En una MiPyme, el gerente debe ser el promotor de la estrategia de transformación digtal, sin este apoyo e involucramiento, es imposible llevar a cabo este cambio radical que implica una modificación de la cultura de su empresa. Es fundamental que comprenda la dimensión e irreversibilidad del proceso de transformación digital, porque la visión empresarial debe situarse en el eje estratégico y comunicarse dentro de la empresa y su entorno, ya que beneficiara a todos de manera profunda, es por esto que la gerencia es el principal promotor de la transformación digital.

Las MiPymes, tienen una necesidad mayor de adaptarse al entorno digital, por lo que es necesario facilitar el acceso a los gerentes y/o dueños a las nuevas generaciones que estan más preparadas  en la cultura digital y pueden convertirse en promotores y facilitadores de un cambio cultural a través de la tecnología; aunque no es un cambio tecnológico en sí mismo, por eso es fundamental para comprender el papel clave que desempeñarán las personas en este proceso.

Este desafío obliga a replantear los procesos de la empresa, desde la definición del modelo de negocio, hasta la selección y capacitación del talento humano, pasando por la estrategia de mercadeo, comunicación, el manejo de la marca, el servicio al cliente, relación con proveedores, entre otras variables que en definitiva obligan a una revisión integral de la empresa, su existencia y su futuro, siendo aquí donde se presentan dificultades, ya que compiten contra grandes compañías y emprendimientos que han incorporado y utilizado herramientas tecnologícas ganando terreno en todas las industrias. Ante este escenario competitivo, la transformación digital se ha convertido en el camino ideal para que las empresas mantengan su operación y posición en el mercado

Antes de iniciar hay que valorar el impacto que puede tener la digitalización, cómo pueden afectar las nuevas tendencias tecnológicas, económicas y sociales al negocio. Las organizaciones necesitan evolucionar, unas tienen más necesidad que otras, por lo que es importante evaluar qué ha pasado en su sector y cuáles son los posibles escenarios de futuro. Una vez se tiene la visión, hay que trazar un plan de implementación, conocido y entendido por los trabajadores y es  aquí donde se puede iniciar a hablar de tecnologías en función de los recursos y capacidades de cada empresa.

La tecnología se convierte en un instrumento al servicio del proceso de modernización y adaptación a las exigencias de un mercado en constante evolución para conseguir mejoras que puedan convertirse en ventaja competitiva. Por ello resulta fundamental que el proceso de digitalización se realice sobre la base de unos objetivos previamente definidos en el marco de la propia estrategia de la empresa, es decir, la empresa tiene que tener claro lo que quiere conseguir y posteriormente elegir los recursos tecnológicos adecuados.

Primero, para evolucionar como empresa en el mundo actual, hay que tener  una mentalidad abierta a la renovación. La transformación digital no debe ser un proceso traumático, solo que el miedo al cambio hace que muchas empresas estén perdiendo terreno frente a las que han apostado y esto se percibe en su relación con los clientes.

El modelo de negocio actual y futuro se debe centrar en la experiencia del cliente y en el entorno, por lo que la transformación digital no es un objetivo en sí mismo sino un proceso que requiere una actitud abierta para adaptarse a un entorno cambiante.

Las ventajas de la transformación digital estan en la digitalización de procesos, en la excelencia competitiva que crean experiencias nuevas al cliente, mejora la eficiencia operativa, genera nuevas fuentes de ingresos, mayor capacidad de respuesta ante cambios, motiva la innovación, intensifica el análisis de datos, comunicación eficaz y fluida y promueve el trabajo colaborativo entre trabajadores, empresas, proveedores, clientes y la comunidad e incentiva el uso de la tecnología.

Para ello, los gerentes deben asumir su responsabilidad y comprometerse al crear un entorno de trabajo que favorezca el desarrollo y creatividad de sus trabajadores, rodearse de un equipo de trabajo innovador capaz de impulsar cambios y poner los recursos y competencias de la empresa al servicio de los requerimientos de un mercado más competitivo, exigente, ágil, digital y disruptivo.