Marketing

Katya Warner, la diseñadora colombiana que inspira al mundo 

23 Junio 2022, 05:37 PM
Share
Kienyke.com conversó con Katya Warner, una diseñadora colombiana que ha participado en proyectos de talla mundial. 

 Katya Warner es una diseñadora colombiana que se describe como una innovadora empedernida y amante de las soluciones que siempre está pensando en algo nuevo que crear. Kienyke.com conversó con esta talentosa barranquillera que ha recorrido el mundo con sus creaciones no solo sobre su proceso como diseñadora sino también como emprendedora.  Además de su perspectiva sobre lo necesario que es salvaguardar el patrimonio y valorar más el trabajo de los artesanos colombianos. 

El diseño abrazó a Katya desde que era una niña. Relata que creció en una familia que valoró profundamente la creatividad, pues su mamá es una reconocida arquitecta y su padre un inventor. De esta manera, diseñar fue el híbrido de estas dos figuras que le enseñaron a “apreciar las cosas que se hacen con las manos” y a querer “crear cosas que ayuden a la gente”

Esta barranquillera recuerda un episodio clave de su infancia que siente que le dejó una gran enseñanza, y sido muy útil para el camino que eligió como diseñadora:

“Fue una vez que llegué muy orgullosa a donde mi abuela porque me había copiado de un cuadro de Vincent Van Gogh en una clase de arte, tendría como ocho años. Y mi abuela me dijo algo como “tanta cosa para crear y tú copiaste algo, no lo puedo creer, no me gusta”, y yo me quedé como en shock, y le dije: “¿Cómo así que no te gusta mi dibujo de Van Gogh?, ¡Es Van Gogh!” y ella me dijo que yo podía hacer algo mejor… me pareció interesante que pudiera hacer algo diferente, así que nunca más me copie de nada en mi vida y esa fue una enseñanza única”, contó. 

Con los años Katya decidió convertirse en diseñadora algo que pensó que sus papás tomarían mejor, en especial su madre que es una talentosa y galardonada arquitecta, directora de patrimonio y exviceministra de cultura:

“Cuando le dije a mi mamá lo que quería hacer, me dijo: ¡por favor no!, ni arquitectura, ni diseño, ¡es muy difícil, por favor no lo hagas!, me pareció chistoso”, pese a la advertencia de su madre, Katya siguió y se decantó por el diseño industrial, donde en cada proyecto se ha dejado el alma. 

Cuenta que cada vez que salía a vacaciones hacía una pasantía “las hacía en París, que aunque no me pagaban y era horrible, aprendí muchísimo: ‘Alexis Tricoire’, ‘Trenes del Futuro’, muchos proyectos”, luego relata que estuvo en ciudad alemana de Hamburgo, trabajando en la ‘onda verde’ y de diseño sostenible. 

Katya, se involucró en tantos proyectos como pudo para conseguir experiencia y sumar millas que la impulsarán a emprender:

“Yo emprendí luego de haber trabajado mucho en varios países, tuve mucha experiencia para poder dar ese paso y decir, me lanzo con mi empresa”

Su primera empresa se enfocó en crear una gama de productos orgánicos para bebés y sus madres, a las que llamó ‘Ecotú’, marca que posteriormente vendió pero con la que Warner ganó el Premio Ventures en la categoría equidad de género y empoderamiento de la mujer

Actualmente, Warner que es una mujer de cambios a las que le gusta estar creando e innovando constantemente ya saca adelante ‘Mubble Pillow’, su segunda empresa. 

Esta compañía que esta talentosa barranquillera se imaginó, resultó luego de una visita médica: “Un día, después de tener a mi hijo, estaba donde un quiropráctico que me dijo: “tú duermes de lado, se te nota, por tu espalda y porque tienes esta parte de la cara con arrugas”, yo me quedé en shock, ¿cómo así que dormir te causa arrugas? y claro uno está ocho horas o más de su vida con la cara aplastada…”, explicó Warner. 

Como la mujer curiosa que es, Katya decidió empezar a investigar y hacerse preguntas para buscarles una solución a través del diseño, y lo consiguió.

Esta mujer emprendedora descubrió cosas sumamente interesantes sobre las ventajas de mejorar el sueño de las personas, prevenir las arrugas e incluso ayudarle a quienes sufren de diversas enfermedades respiratorias:

"Se estima que el promedio de vida de los humanos es de 78,6 años. Si eso se reparte entre 6 a 8 horas de sueño diario, resulta que dormimos entre 20 y 25 años de nuestra vida . 1/3 de nuestra vida pasamos durmiendo", explica Katya en la cuenta de Instagram de su emprendimiento. 

Como todo lo que ha hecho en su vida como diseñadora se gozó el proceso de crear está almohada, pues su idea la devolvió a su infancia, a los días en los que jugaba a crear castillos de arena con la forma de su propio cuerpo: 

"Veía que uno se acostaba sobre una pila de arena y el cuerpo deja una sombra de como es el cuerpo, y empezó aparecer una forma muy linda y natural que es como la que tiene la almohada y es la de una mariposa y ahí empezó todo. Ver el problema que había y encontrar la solución que se adaptara a la gente", plantea Warner con emoción mientras muestra su creación. 

La colombiana presente en el Milan Design Week 2022

Una silla que absorbe CO2 fue la pieza con la que esta barranquillera llegó al Milan Design Week 2022. Una obra de arte que también deja un mensaje muy importante sobre buscar la manera de cuidar del medio ambiente. 

La historia de esta obra resultó de un viaje que hizo Katya al Eje Cafetero donde se encontró con alguien que le mostró una madera muy fuerte que estaba siendo desperdiciada:

"El café cuando lo plantan tienen que cortarle siempre la parte de arriba que se llama Hernando Ramírez y él me dijo, hay un problema gigante: Estamos quemando todos los palos de café y esa madera es demasiado linda, hay que hacer algo" y yo veo esta madera, la cosa más divina que he visto y súper fuerte, más fuerte que el acero", relata a modo de anécdota sobre donde arrancó a construir este mueble que fue expuesto en la ciudad italiana. 

Para Katya diseñar muebles es una de las cosas que más le apasionan: "Me aburren los diseños que son para mucha gente porque para mí, los muebles son como el alma”, dijo a Kienyke, es por esto que ver su silla de café en una vitrina internacional la llena de emoción, no solo por poder llevar a otros lugares un pedazo de Colombia y de lo que significa el café para este país, sino porque además acerca a muchos al trabajo de los artesanos colombianos y a recuperar las tradiciones, la memoria, las raíces de una cultura campesina, cafetera que tiene mucho que ofrecer al mundo. 

KienyKe Stories