34 obispos de Chile renuncian por casos de abuso sexual

Conferencia episcopal del Chile

34 obispos de Chile renuncian por casos de abuso sexual

18 de mayo del 2018

Todos los obispos de Chile anunciaron este viernes que pusieron sus cargos a disposición del papa Francisco tras los casos de abuso sexual en este país.

“El día de ayer (jueves), por escrito, manifestamos nuestra disponibilidad poniendo nuestros cargos a disposición del Papa, así él podrá, en las siguientes semanas, decidir si acepta o rechaza lo que hemos señalado”, explicó el obispo chileno Fernando Ramos en conferencia de prensa.

Los 31 obispos de Chile más 3 obispos eméritos estuvieron toda esta semana en la Ciudad del Vaticano para sostener una serie de reuniones con Francisco, donde analizaron la situación de la Iglesia chilena y reflexionaron sobre su responsabilidad en los casos de abuso sexual.

Los encuentros con el Papa se realizaron el martes, miércoles y jueves, y este viernes los obispos voceros Fernando Ramos y Juan Ignacio González realizaron una conferencia de prensa para informar la renuncia.

“Hicimos un gesto colegial y solidario para asumir, no sin dolor, los graves hechos ocurridos, y para que el Santo Padre pudiera, libremente, disponer de todos nosotros”, informó Ramos.

Ramos agregó: “Los obispos queremos pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa mismo, al pueblo de dios y al país por nuestros graves errores y omisiones”.

Por último, se refirió a la lucha que han dado las víctimas de abuso sexual en Chile para sacar a la luz estos casos.

“Queremos darles gracias por su perseverancia y valentía a pesar de las enormes dificultades que han debido afrontar tantas veces en medio de la incomprensión y los ataques de la propia comunidad eclesial, imploramos una vez más su perdón y su ayuda para seguir avanzando en el camino de la curación y cicatrización de las heridas”, finalizó.

Los sacerdotes chilenos fueron convocados por el Papa para esclarecer las causas de los abusos sexuales en el país y en particular, para analizar las responsabilidades en los delitos cometidos por el exsacerdote Fernando Karadina, condenado por el Vaticano en 2011 por abuso contra menores.