César Gaviria: Había diez policías, borrachos o torcidos

César Gaviria: Había diez policías, borrachos o torcidos

21 de febrero del 2016

Tras hacer una recopilación de varias publicaciones y testimonios, 25 años después del asesinato de Luis Carlos Galán Sarmiento, el expresidente César Gaviria hace una descripción muy detallada de lo que pasó el día en el que mataron al exlíder liberal Luis Carlos Galán en la plaza de Soacha, el 18 de agosto de 1989.

Lea también, A juicio nuevos implicados en caso de Galán Sarmiento.

“Cuando Galán llegó a la plaza de Soacha ya estaba muerto. Todo estaba preparado para que lo mataran; 18 sicarios, varios policías, entre los pocos que había. Su escolta estaba infiltrada con los cambios que hizo Torregrosa. Había un ruido ensordecedor y todo el mundo, incluidos algunos policías, escoltas y sicarios, estaban borrachos.

(…) Hubo una vasta operación fraudulenta para distorsionar el operativo asesino. Se dedicaron a generar la impresión de que había muchas decenas de policías en la plaza. Si acaso había 10, borrachos o torcidos”, dijo.

Además Gaviria revela que el general Miguel Maza Márquez, influyó de manera decisiva en la muerte del exlíder liberal, y también salpicó al que era entonces director de la Dijin, y al general Oscar Peláez.

El exmandatario, al revelar parte del escrito de sus memorias, señaló que además en el magnicidio hubo relación directa de los carteles de Medellín y de Cali, así como de los paramilitares del Magdalena Medio, algunos políticos encabezados por Alberto Santofimio, y oficiales de la Policía.

Miguel Maza Marquez

El exdirector del DAS, Miguel Maza Márquez.

Del exdirector del DAS, el general Maza Márquez, quien es procesado actualmente por la Corte Suprema de Justicia, Gaviria Trujillo aseguró que su aporte al homicidio fue en el cambio del esquema de seguridad de Galán Sarmiento.

Según relató el exjefe de Estado, en declaraciones oficiales Maza ha dicho que él no tomó la decisión directa de cambiar los escoltas del entonces candidato liberal a la Presidencia, sino que había sido decisión de la campaña, “pero a la familia y a mí nos dijo otra cosa, que al nuevo jefe de escoltas lo había escogido él mismo y que la persona escogida le daba tranquilidad, y era de su absoluta confianza”.

César Gaviria le relató a Yamid Amat en entrevista a El Tiempo, que Galán estaba desesperado con la designación de su nuevo jefe de escoltas, Jacobo Torregrosa. “No le generaba ninguna confianza; al contrario, le producía temor. Y con el tiempo se descubrió que el señor Torregrosa era totalmente inexperto, un criminal, y había sido un delincuente profesional toda su vida”.

El expresidente señaló que incluso Torregrosa fue un delincuente que trabajó para el narcotráfico, se escapó después del asesinato de Galán, “y ni siquiera acompañó a Galán hasta el hospital de Bosa. (…)

Torregrosa estuvo acusado de robo a sus compañeros; de haber matado un niño; lo destituyeron en la Aduana y en la Contraloría; estuvo en la cárcel en Estados Unidos por narcotráfico. Es imposible que Maza no lo supiera. Entonces, uno se pregunta: ¿cómo nombra a una persona así?”

De igual manera, Gaviria relacionó a Maza Márquez con el cartel de Cali. “Relativamente pronto se empezaron a saber los estrechos vínculos de Maza con el cartel de Cali, que es lo que de alguna manera también involucra al cartel de Cali en la muerte de Galán”.

De hecho, relató un episodio revelador. “El embajador McNamara de los Estados Unidos en Bogotá, a los tres días de ser presidente electo me visitó y me dijo que ellos no tenían confianza en el general Maza; que él tenía muchos vínculos con el cartel de Cali”.

Asimismo, relacionó al exdirector del DAS con el general retirado de la Policía, y el entonces director de la Dijin, general Oscar Peláez, con la estrategia para desviar la investigación del magnicidio. “Como se sabe, Maza y el general Peláez se inventaron unos asesinos: Hazbún y compañía. El Consejo de Estado ha dicho que no había una sola prueba contra ellos. Lo hicieron para distraer a la opinión”.