Evo Morales venció en las urnas logrando su tercer mandato

Evo Morales venció en las urnas logrando su tercer mandato

13 de octubre del 2014

Ganó la nacionalización sobre la privatización”, sostuvo esta noche el presidente boliviano, Evo Morales, al proclamar su triunfo en las elecciones celebradas en Bolivia, tras conocerse sondeos a boca de urna que le otorgaron una aplastante victoria de más de 60 por ciento de los votos, contra 25 puntos de su más cercano rival, el centroderechista Samuel Doria Medina, quien reconoció su derrota.

Con el los resultados en su bolsillo, el presidente salió al balcón del Palacio del Quemado, en la emblemática plaza Murillo, para celebrar el triunfo que le asegura un tercer mandato (2015-2020).

El gobernante, al frente del Movimiento al Socialismo (MAS), habló del crecimiento en casi todo el país. Aseguró que habían ganado en ocho de los nueve departamentos, con excepción de Beni, y dijo que esto se debe al trabajo de todos y a la confianza que han sabido ganarse.

Morales, acompañado del vicepresidente, Álvaro García Linera, subrayó: “este es el sentimiento de liberación de nuestros pueblos. ¿Hasta cuándo seguir sometidos al imperio o al sistema capitalista? Este triunfo es de los antimperialistas y los anticolonialistas”. Luego exclamó, a coro con la gente: “patria sí, colonia no; patria sí, colonia no; patria sí, colonia no…

“Aquí había a debate dos programas: la nacionalización o la privatización. Con más de 60 por ciento ganó la nacionalización”, apuntó el ex líder sindicalista cocalero de 55 años, muy popular por haber llevado a las masas el gas natural y la riqueza minera de Bolivia.

En otra parte de su discurso, en que clamaba “hermanos y hermanas”, dijo que había un gran movimiento de liberación nacional y que, como decía el subcomandante Marcos: “gobernar obedeciendo al pueblo”.

 Lea también – ¿Por qué está cantada la victoria de Evo Morales en Bolivia? 

En estas elecciones “han ganado la dignidad y la soberanía nacional. Quiero celebrar este triunfo del pueblo boliviano en democracia, dedicarlo a toda América Latina, a Fidel Castro, a Hugo Chávez que en paz descanse; a todos los antimperialistas y anticolonialistas. Hemos crecido bastante, en un proceso de cambio, con una la revolución democrática cultural”, asentó.

“Quiero decirle a nuestros opositores que no hagan confrontación. ¡Vengan, trabajemos por Bolivia!”, fueron otras palabras de Morales en esta noche de festejo, en la que también hubo fuegos artificiales y no pocos jóvenes que interrumpían con ovaciones y referencias al colectivo Generación Evo.

El primer presidente indígena en Bolivia, que llegó al poder en 2006 al frente de las fuerzas del MAS y tuvo una dura resistencia en sus primeros años, enfrentó una oposición fragmentada y disminuida que no logró convertirse en alternativa electoral para disputarle una tercera gestión 2015-2020.

De igual forma, el MAS volverá a controlar dos tercios de la bicamaral Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP). Ocupará 24 de las 36 bancas en el Senado y 80 de las 130 diputaciones, es decir, 104 de los 156 escaños de la ALP, siempre de acuerdo con cálculos fundados en datos extraoficiales, indicó la agencia oficial Abi.

La Unidad Demócrata, de Doria Medina, habría cosechado 35 escaños en la Cámara de Diputados, el Partido Demócrata Cristiano (PDC), de Quiroga once, y el Movimiento Sin Miedo uno, lo mismo que el Partido Verde.

En el Senado, el MAS consiguió 24 asientos, la UD nueve y el PDC uno, precisó Abi.

Incluso el influyente sector empresarial de Santa Cruz, en el este del país, motor económico de Bolivia, inicialmente la oposición más dura a la política indigenista, antiestadunidense y nacionalista de Morales, se ha volcado paulatinamente en su apoyo, favorecido por el crecimiento económico y el buen desempeño de los negocios.