General vuelve a ser relacionado con "falsos positivos"

Publicado por: admin el Sáb, 25/05/2019 - 12:11
Sharekyk
Después de que el diario estadounidense The New York Times diera a conocer un artículo en el que denuncia una orden del Ejército colombiano para aumentar los resultados efectivos
General vuelve a ser relacionado con "falsos positivos"
Después de que el diario estadounidense The New York Times diera a conocer un artículo en el que denuncia una orden del Ejército colombiano para aumentar los resultados efectivos contra la criminalidad en el país y que fue retirada tras la polémica, llega una nueva denuncia de la mano del The Washington Post.

Escuche las noticias más importantes del día:

El primer artículo que encendió el debate en Colombia hablaba sobre una serie de órdenes militares que podían volver a ser mal interpretadas por tropas y significar el regreso de lo que el país conoció como "falsos positivos" (civiles dados de baja y que eran presentados como guerrilleros muertos en combate). Ante el delicado escrito que se basó en una serie de entrevistas con generales del mismo Ejército Nacional, tanto el Ministerio de Defensa como la Fuerza Militar, en la voz del general Nicacio Martínez, dieron un parte de tranquilidad y retiraron la orden. [single-related post_id="1107153"] “Tenemos la conciencia tranquila”, dijo el general Martínez luego del primer artículo del Times. Ahora, una nueva denuncia se hace pública esta vez desde otro importante diario estadounidense. The Washington Post publicó este sábado un artículo en el que aseguran: "Han surgido nuevas pruebas que vinculan al jefe del Ejército colombiano con el supuesto encubrimiento de asesinatos de civiles hace más de una década". Según el medio, los documentos que fueron revelados recientemente, afirman que "de la oficina del fiscal de Colombia muestran que Martínez Espinel en 2005 aprobó al menos otros siete pagos cuestionables". Estos escritos fueron proporcionados a The Associated Press por alguien en condición de anonimato pues aseguró temer por represalias. Siguiendo el artículo del Post, aseguran que las recompensas iban a supuestos informantes cuyos nombres e identificaciones no coincidían. Asimismo que las recompensas nunca superaron los 500 dólares y que el beneficiario mayor de este dinero era el soldado Óscar Alfonso Murgas. Murgas, precisamente fue condenado a 40 años de prisión por haber participado en un tercer asesinato de un civil que fue presentado como una baja en combate. "En otra inconsistencia, en dos ocasiones Martínez Espinel respondió por información que condujo a los combates que los mismos documentos muestran que tuvieron lugar días después. Tal fue el caso de un pago realizado el 17 de mayo de 2005 a un informante no identificado y que lleva la firma de Martínez Espinel. El pago se refiere al combate con supuestos guerrilleros el 20 de mayo, tres días después, en el que se informó que un hombre 'sin nombre' no identificado murió con una granada y una pistola", asegura The Washington Post. Si bien el general está en el foco de lo acontecido recientemente, en varios momentos ha salido a defenderse de las acusaciones, afirmando que cumplió en apego a la defensa de los Derechos Humanos. Además, el presidente Iván Duque respondió este sábado al Times afirmando las Fuerzas Militares  en Colombia son honorables. A pesar de lo expuesto por los diarios estadounidenses, el senador del partido Liberal, Jaime Durán presentó una ponencia positiva para la promoción del general Nicacio Martínez, discusión que tendría lugar la próxima semana en el Senado.