Ginecólogo grabó 1200 videos de pacientes en consulta

Ginecólogo grabó 1200 videos de pacientes en consulta

22 de julio del 2014

El doctor Nikita Levy trabajó en el Hospital Johns Hopkins durante  25 años. Fue despedido en 2013 cuando un trabajador denunció sus sospechas de que el ginecólogo captaba imágenes de las consultas de sus pacientes a través de dispositivos ocultos en objetos de su consultorio, en lapiceros o llaveros.

Pocos días después de su despido, Levy, de 54 años, decidió suicidarse asfixiándose con una bolsa plástica. Tras su muerte la policía encontró 1200 videos y 400 fotos en cuatro computadores personales. Todos ellos de pacientes a quienes examinaba, obviamente, sus partes íntimas. También le fueron halladas seis cámaras ocultas en lapiceros y dos en llaveros.

8.500 mujeres que fueron pacientes de Levy durante esos 25 años se sintieron ultrajadas y violentadas en su intimidad e interpusieron una demanda contra el hospital. La justicia acaba de fallar a su favor y sentenció al Hospital Johns Hopkins a pagarles una indemnización de US $190 millones.  Las mujeres también recibirán apoyo siquiátrico. El hospital, localizado en Baltimore, atiende a población pobre, principalmente de raza negra.