‘Kiko’ Gómez se declara víctima de un complot político

‘Kiko’ Gómez se declara víctima de un complot político

24 de julio del 2014

El ex gobernador de La Guajira, Francisco Gómez, quien se encuentra detenido en la cárcel La Picota, de Bogotá, se declaró víctima de un complot político.

En un comunicado sostuvo que sus enemigos, entre los que se encuentran altos funcionarios, “que hoy incluso representan al Estado en cargos en el exterior” son los responsables de su supuesta injusta detención.

Además, Gómez citó la última publicación  de la revista Semana en la que el rector de la Universidad de La Guajira, Carlos Arturo Robles, acusó directamente a varios políticos de querer asesinarlo.

Robles hizo conjeturas contra del exgobernador Hernando Deluque Freyle, el excongresista Bladimiro Nicolás Cuello (hoy cónsul en Chicago) y a los exgobernadores Jorge Pérez Bernier (2007-2011) y a Álvaro Cuello (1997-2000), este último destituido e inhabilitado por la Procuraduría, reveló El Espectador.com.

Por otro lado, el polémico dirigente guajiro desmiente que haya dado la orden de asesinar a periodistas y defensores de derechos humanos. Según Gómez, “por quienes guardo solemne respeto”.

Comunicado de prensa

1. Desde el momento de mi injusta captura he cumplido con humildad con todos los requerimientos, aportando las pruebas que alguna vez demostraron mi inocencia y a eso he dedicado junto con mis abogados, todo el tiempo que he permanecido en prisión.

2. Como lo he manifestado a fiscales y jueces, estoy siendo víctima de un complot urdido por mis enemigos políticos, entre quienes figuran altos funcionarios públicos, que hoy incluso representan al Estado en cargos en el exterior pese a los señalamientos hechos en su contra por personajes que confesaron hacer parte de un concierto para delinquir en mi contra.

3. De lo anterior, afortunadamente, ya empezó a hacerse eco en algunos medios de comunicación, como la revista Semana que en su más reciente edición desmanteló a mis enemigos, probando que el montaje en mi contra está relacionado con la corrupción que ha existido en mi departamento.

4. Quiero aclarar de una vez por todas que es falso que desde prisión haya ordenado o planeado amenazas de muerte contra distinguidos periodistas y defensores de Derechos Humanos, por quienes guardo solemne respeto. Si me dan la oportunidad, estoy dispuesto a probárselo personalmente.

5. La semana pasada comenzó el juicio en mi contra, durante el probaré mi inocencia, así deba esperar el tiempo que sea necesario. Espero de los medios de comunicación que tan duro me han tratado un cubrimiento ecuánime e independiente de mí caso.

6. Por último, quiero insistir en mi total respeto por la justicia colombiana y sus decisiones así resulten, como en mi caso concreto, equivocadas.