Los dos sueños que no alcanzó a cumplir Édgar Perea

Los dos sueños que no alcanzó a cumplir Édgar Perea

11 de abril del 2016

El pasado 14 de marzo se mostró muy disgustado: “No entiendo por qué la cogieron contra mí. Siempre me están inventando cosas y eso es molesto. Estoy más vivo que nunca”, dijo Édgar Perea a una emisora menos de 24 horas después de que en Twitter aseguraran que ‘El Campeón’ había muerto. “Solo tenía una gripita caballero”, le dijo al medio de comunicación local.

Muchos desearon que lo de este lunes también fuera una inocentada, una mentira, un teléfono roto que tuvo asidero en redes sociales. No fue así. La Asociación Colombiana de Redactores Deportivos (Acord) del Atlántico lo confirmó en un comunicado: “Murió nuestro socio emérito y más grande narrador deportivo colombiano de todos los tiempos”. Falleció de 81 años.

Lea también: Cuando culparon a Edgar Perea de la muerte de Andrés Escobar

Con su narración, Perea hizo realidad el sueño de millones de colombianos, sobre todo de los de aquellos que pensaron que jamás se iban a emocionar, al extremo del llanto, con un logro deportivo del país del sagrado corazón.

Narrar mundiales de fútbol, conocer Europa y ser senador de la República, fueron sueños que cumplió sobre la marcha. Pero hubo dos, solo dos, que no alcanzó a cumplir. “Volver a narrar los partidos del Junior en vivo desde el estadio Metropolitano Roberto Meléndez y morir en Barranquilla”.

Además: Las últimas horas de Édgar Perea

Nació en Condoto, Chocó en 1936, nunca lo negó, sin embargo, se sentía más barranquillero que cualquiera. Barranquilla fue la ciudad que lo adoptó.

Barranquilla la tengo en mi corazón. Es el único lugar donde quiero morir. Barranquilla es la ciudad que yo le debo  absolutamente todo.  El mejor  homenaje que yo le puedo hacer a Barranquilla es morir en esa hermosa capital”, dijo en 2015.

La objetividad no era su principal virtud. Narraba como un  hincha los partidos de la Selección Colombia, y los de su amado Junior de Barranquilla. Fue él quien se inventó la frase de batalla de todos los costeños hinchas del equipo tuburón: “Junior tu papá”.

Narración Édgar Perea – Colombia campeón Copa América 2001

Narración Édgar Perea – Gol de Freddy Rincón a Alemania en Mundial de 1990

Narración Édgar Perea – El 5-0 Colombia vs Argentina

Además de fútbol el ‘Campeón’ también ha narrado eventos de otras disciplinas deportivas, como boxeo, ciclismo y otro deporte muy popular en la Costa Atlántica, el béisbol. En 1990, llegó a Bogotá para establecerse en la capital, relatar los juegos de los equipos locales, ser presentador de noticias y panelista de programas de opinión deportiva en los que compartió con varios reconocidos comunicadores como Adolfo Pérez, Hernán Peláez y Wbeimar Muñóz, entre otros.

En la vida política, Perea fue elegido como Senador de la República en 1998, con el aval del Partido Liberal y teniendo como bandera de su campaña la propuesta de crear el Ministerio del Deporte. Dos años más tarde, perdió su investidura por relatar un compromiso deportivo cuando ya ejercía como congresista pero presentó una tutela ante la Corte Constitucional, que falló a su favor y pudo volver al Capitolio.

Luego, se presentó para las elecciones a la alcaldía de Barranquilla, en octubre de 2007, obteniendo 39.979 sufragios, la tercera mayor votación detrás de Máximo Noriega (43.937) y Alejandro Char (221.625), quien llegaría al máximo cargo de la capital del Atlántico.

Un año más tarde, Álvaro Uribe lo nombró como Embajador en Sudáfrica, puesto que ocupó hasta abril de 2011, cuando regresó a Colombia para retomar sus labores en el periodismo.

Cuando culparon a Édgar Perea de la muerte de Andrés Escobar

En un diálogo que Perea tuvo en 2014 con KienyKe.com, el narrador habló del tema que incluso motivó un distanciamiento con Hernán Peláez.  

“Yo estoy narrando. Sucede la jugada, que le podría pasar a cualquier futbolista del mundo. Andresito trató de evitar que la bola pasara al otro costado, estiró su pierna, con la mala suerte de que el balón pegó en la pierna y entró. Fue autogol, perdió Colombia ese partido.

Me culparon de haber dicho que Andresito había tenido la culpa de la derrota. Por supuesto esto causó en Medellín un efecto adverso y mucha gente comenzó a mirarme como el responsable de la muerte de Escobar, que sucedió después del autogol.

Los comentarios de Hernán no me favorecieron para nada, aunque no haya tratado de perjudicarme. Tuve que viajar hasta Medellín a dar explicaciones. Llegamos a Bogotá y nos separamos con Peláez. Así terminamos en ese momento, pero después seguimos encontrándonos en los siguientes campeonatos mundiales y en la Copa América.

“Creo que la relación con Peláez se dañó por un tiempo”, dijo Perea a este medio.

“Siempre queda la dolencia, siempre queda el resentimiento, pero teníamos que seguir trabajando juntos y nos veíamos en “La Polémica”. El problemita interno ha sido borrado por el tiempo. A Hernán lo aprecio y estimo como amigo y como uno de los mejores profesionales de la radio deportiva de este país”.

Reacciones