Presidente Santos sanciona la reforma tributaria

Presidente Santos sanciona la reforma tributaria

23 de diciembre del 2014

Desde este martes empezará a tener vigencia la polémica reforma tributaria aprobada por el Congreso, inmediatamente el presidente Juan Manuel Santos la sancione. El evento tiene lugar en el Palacio de Justicia a las nueve de la mañana.

Lea también, Este es el punto de la reforma tributaria que puede golpear su bolsillo

La reforma que fue aprobada con afanes al final de este primer período de la actual legislatura, encarecerá las compras con las tarjetas de crédito y débito, pues desmonta la devolución de dos puntos del Impuesto al Valor Agregado, IVA, al usar el dinero plástico.

La reforma contempla la reducción progresivo del impuesto a la riqueza o al patrimonio, es decir el gravamen sobre todos los bienes y activos que posean las empresas, y aumenta la sobretasa del Cree, que es el impuesto sobre las utilidades.

En este punto se había centrado la discusión entre el Gobierno y los empresarios, pues el primero quería aumentar el gravamen sobre el patrimonio, ya que representaba ingresos fijos año tras año, sin importar si las utilidades de las empresas aumentaban o disminuían. Sin embargo, las agremiaciones económicas presionaron para que se desmontara este impuesto y más bien se aumentara el Cree, o gravamen para la equidad, que dependía de las ganancias que obtuviera cada empresa.

De esta manera, las personas jurídicas tendrá que pagar por concepto del impuesto del patrimonio una tarifa en el primer año del 1.15%, en el segundo del 1%, en el tercero del 0.4 % y en el 2018 desaparece. Para las personas naturales la tarifa máxima se mantendrá en el  1.5 % por los cuatro años de vigencia de la reforma tributaria.

A su turno la sobretasa del impuesto para la equidad será del 5, 6, 8 y 9 por ciento entre el 2015 y 2018 para utilidades superiores a los 800 millones de pesos.

De otro lado, se mantiene el criticado impuesto del cuatro por mil por toda transacción bancaria hasta el 2018, y después iniciará su desmonte gradual.

Con esta reforma el Gobierno aspira recaudar dentro de un año12.5 billones, en el 2016 un total de 13 billones, en el 2017 13.5 y en el 2018 ascenderá a 14 billones.