Unión Europea condenó represión en Nicaragua

Unión Europea condenó represión en Nicaragua

21 de enero del 2019

La Unión Europea (UE) condenó este lunes la “represión” de los medios de comunicación y la sociedad civil en Nicaragua y expresó la disposición de usar todos los instrumentos a su alcance en respuesta al deterioro del estado de Derecho en el país centroamericano.

El Consejo de la UE, en sus Conclusiones sobre la situación en Nicaragua, señala que la brutal represión de las manifestaciones que tuvieron lugar en Nicaragua desde abril de 2018 provocó “enfrentamientos, varios cientos de víctimas mortales y heridos y la detención de centenares de ciudadanos, con irregularidades generalizadas y arrestos y procedimientos judiciales arbitrarios”.

“La UE condena con firmeza la represión de la prensa y la sociedad civil y el uso de leyes antiterroristas para reprimir opiniones discrepantes en Nicaragua”, dice el documento.

El bloque comunitario subraya que “no es posible una reconciliación mientras no se establezca un diálogo nacional transparente, integrador y constructivo entre todas las partes implicadas y mientras no haya justicia para todas las víctimas”.

Para facilitarlo, la UE se declara dispuesta a “respaldar una mediación que sea aceptable para todas las partes interesadas y las reformas electorales pertinentes”.

Al mismo tiempo, Bruselas deja en claro la determinación de tomar las medidas que sean necesarias para impedir que la situación siga empeorando.

“El Consejo subraya su disposición a hacer uso de todos los instrumentos de actuación de que dispone a fin de contribuir a buscar una salida pacífica y negociada a la crisis actual y responder a cualquier nuevo deterioro de los derechos humanos y del estado de Derecho”, consta en el documento.

Nicaragua vive una crisis política y social desde mediados de abril pasado cuando estallaron protestas antigubernamentales que causaron cientos de muertos.

El Gobierno asegura que la violencia es promovida por sectores adversos que buscan realizar un “golpe blando” contra el presidente Daniel Ortega, a los que acusa de terroristas.