Néstor Humberto Martínez, ¿el ‘Robin’ de ‘Batman Santos’?

Néstor Humberto Martínez, ¿el ‘Robin’ de ‘Batman Santos’?

14 de agosto del 2014

Néstor Humberto Martínez Neira asume como mano derecha o suplente directo de Juan Manuel Santos en la Presidencia.

Se diferencia del vicepresidente en tanto el nuevo cargo no reemplazará su atribución máxima de asumir la dirección nacional en caso de la falta absoluta del mandatario, ni tampoco interferirá en las nuevas tareas que se atribuyó el mismo Germán Vargas Lleras, de estar al frente de los principales proyectos de infraestructura -vial y urbana- que se ejecutarán en la nación.

Tampoco interviene con las funciones del ministro del Interior, encargado de las relaciones Ejecutivo-Legislativo ni las políticas con minorías sociales.

Menos se le verá cumpliendo las tareas de la Secretaría General de Presidencia, la cual administra en dinero, personal y funcionamiento a todas las oficinas del alto Ejecutivo nacional. María Lorena Gutiérrez, mujer de confianza de Santos, continuará como responsable de las cuentas de Palacio.

Néstor Humberto Martínez será el segundo al mando del Gobierno Nacional sin que opaque el poder y dignidad del vicepresidente. El Ministerio de la Presidencia es coordinador y unificador de todo el poder ejecutivo, encargado de vigilar que las órdenes del Jefe de Estado se cumplan con rigor en cada uno de los ministerios y demás entidades, algo que por tiempo no podría cumplir Santos.

Además podría dividirse con Santos algunos de los múltiples problemas que enfrenta el país. El mandatario se encargaría de asuntos muy relacionados con sus tres pilares del nuevo gobierno: paz, equidad y educación, mientras que Martínez Neira sustituiría al mandatario con otros asuntos de interés como cultura, ambiente y demás ‘chicharrones’ que desgastan en tiempo y energía a una sola persona.

En varios países latinoamericanos y europeos existe la figura del ministro de Presidencia, calificado siempre como la mano derecha del gobernante. En España dicho cargo es también el del vicepresidente, y se encarga de ser portavoz oficial de la Moncloa y coordinar el buen funcionamiento del gabinete de la presidencia de Gobierno. Bolivia, República Dominicana y Chile son de las naciones en las que el cargo también funciona, pero con encargos netamente administrativos y no políticos.

El nombramiento de Martínez es resultado de un proyecto de reingeniería presidencial, en el que Vargas Lleras como vicepresidente ahora tiene el poder de definir el camino de las obras públicas nacionales, y las Altas Consejerías podrían desaparecer para integrarse a algunos ministerios o a la misma administración de Néstor Humberto Martínez.

La influencia que tendrá el nuevo político lo convierte en el ‘Robin’ de Santos, si se comparara con el superhéroe Batman. Un poder desbordado podría poner en pleito a Vargas Lleras con Martínez, aunque los dos son viejos amigos y hermanos de partido político, pues fueron piezas fundacionales de Cambio Radical.

Amigo de poderosos

Néstor Humberto Martínez es uno de los más reconocidos economistas y abogados del país. Dirige la firma Martínez Neira, un grupo de juristas que ha encausado importantes pleitos que involucran a los más poderosos del país.

Martínez es amigo del empresario y multimillonario más rico de Colombia: Luís Carlos Sarmiento Angulo. Entre los clientes que su firma ha asesorado resaltan compañías bancarias como Grupo Aval, Banco AV Villas, Banco de Bogotá, Banco Colpatria, Banco Davivienda, Banco de Occidente, Banco Popular y Goldman Sachs.

Sumado a esto, la firma Martínez Neira ha atendido casos con importantes medios de comunicación como Caracol y RCN Televisión, además de sus grupos propietarios: el Grupo Santodomingo y la Organización Ardila Lülle.

También ha ayudado a empresas productivas como Ingenio del Cauca, Ingenio Pichinchi, Ingenio Providencia, Ingenio San Carlos, Medoro Natural Resources, Pacific Rubiales y Ventana Gold.

Al tiempo de los pleitos en estrados judiciales, Martínez ha tenido una extensa vocación política durante su trayectoria profesional. Fue Ministro del Interior durante el gobierno de Andrés Pastrana (conservador); ministro de Justicia en el comienzo de la administración de Ernesto Samper (liberal) y luego embajador en Francia.

Durante el gobierno de César Gaviria también fue miembro de la Junta Directiva del Banco de la República, para enseguida convertirse en el subgerente Legal del Banco Interamericano de Desarrollo.

Nestor Humberto Martinez y Cesar Gaviria

Néstor Humberto Martínez junto a su exjefe, el presidente César Gaviria. 

Tras su actividad en la política activa, se encargó de su firma de abogados donde sonó por su defensa de polémicos casos.

En 2010 sobresalió por haber conseguido bloquear la apertura de una concesión para un tercer canal de televisión abierta y nacional. Para entonces representaba a RCN Televisión y su principal línea de lucha fue la pelea de los dos canales privados contra el monto que debían pagar para prorrogar su licencia de funcionamiento por 10 años más. RCN y Caracol debían abonar 82 mil millones de pesos y alegaban una desventaja frente a la llegada de un nuevo competidor. Martínez además criticó los requisitos de la entonces Comisión Nacional de Televisión, considerándolos insuficientes para garantizar la creación legal y transparente de una nueva programadora.

A inicios de 2013 volvió a relucir debido a su defensa de Pacific Rubiales en el pleito contra Ecopetrol por el campo Bloque Quifa. Finalmente un tribunal de Arbitramento falló a favor de Ecopetrol.

Luego, ese mismo año, Néstor Humberto Martínez estuvo en el centro de la controversia por sus asesorías al Gobierno Nacional en la elaboración del proyecto de Ley sobre baldíos. Los críticos al oficialismo sugirieron que Martínez fue quien escribió un articulado que beneficiaría a los inversionistas que compraron baldíos en el pasado, para que no fueran objetivo de reclamos de ley que les quitaran la tierra y se la entregaran a campesinos despojados.

Martínez desmintió que sus asesorías llegaran hasta el punto de ser el redactor del proyecto de Ley y también tuvo que refutar acusaciones de presuntos intereses en conflicto, pues la izquierda lo acusó de estar hablándole al oído a la Presidencia de la República en el tema de baldíos al mismo tiempo que asesoraba a las empresas de Luís Carlos Sarmiento Angulo que están interesadas en la siembra de caucho y palma con varias propiedades en la Altillanura.

Un escudero ante micrófonos

Durante la campaña a la reelección de Juan Manuel Santos a Néstor Humberto se le vio muy activo en los círculos de opinión y medios de comunicación argumentando la necesidad de mantener el gobierno que le apostó al proceso de paz.

En una de las entrevistas que concedió Santos durante su campaña, para el programa Hora 20 de Caracol Radio, uno de los panelistas que acompañó la discusión fue Néstor Humberto Martínez, quien para muchos sirvió de escudo al candidato-presidente y en cambio exaltaba mucho de sus capacidades para continuar en el gobierno.

Nestor Humberto Martinez

Néstor Humberto Martínez habla con el comandante guerrillero Iván Ríos en El Caguán, en 1999.

Luego de la victoria de Santos, sobre Néstor Humberto se rumoró que podría llegar al Gobierno Nacional como ministro del Interior o de Defensa.

Cuando el presidente Santos presentó a su gabinete se generó incertidumbre sobre la inasistencia de Martínez en el nuevo equipo. Esa misma noche en una entrevista con Caracol Radio admitió que sí trabajaría con el gobierno Santos. En ese momento se le indilgaba la posibilidad de encabezar un nuevo supraministerio que terminó por confirmar el primer mandatario.