Boletín diario

RECIBA NUESTRO BOLETÍN DIARIO

Los guardianes civiles de Chávez

En los barrios venezolanos hay un ejército que defendería con fusiles el proyecto bolivariano. En este ...

Milicia Bolivariana

En 2004, durante una de sus reuniones comunales, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, hizo esta declaración: “Cada muchacho, cada pescador del Orinoco, cada sembrador de algodón tiene que aprender a usar un fusil aquí, porque ese es el concepto del pueblo en armas”. Entonces, solo era una idea. El mandatario quería crear milicias armadas, paralelas al ejército, que defendieran al país de la invasión extranjera: que protegieran su proyecto de cualquier forma.

Ese mismo año, curiosamente, el mandatario había denunciado la existencia de un grupo armado progubernamental pero ilegal. Invitó en ese entonces a la organización a dejar las armas. Su propósito con ese llamado era desmantelar organizaciones atomizadas y unificar a las milicias bajo un solo nombre y un solo comandante: él mismo.

En 2005 el plan empezó a tomar forma. Fue creado el Comando General de la Reserva Militar y Movilización Nacional, el primer grupo que aplicaba la idea del “pueblo en armas”. Por ese tiempo, y con más fuerza en 2006, se supo de entrenamientos a la población civil en tácticas de guerra de guerrillas. La instrucción bélica era acompañada con insistentes discursos que alertaban de la supuesta conspiración del Pentágono para invadir Venezuela y tomar el control del petróleo.

Milicia Bolivariana
Son al menos 100 mil miembros activos dentro de las Milicias Bolivarianas. Reciben entrenamientos con fusiles de asalto, lanzacohetes y explosivos.

Pero no dejaban de ser instrucciones aisladas. El siguiente paso fue crear un grupo, institucionalizarlo y legalizarle la tenencia de armas. En 2008 nació la Milicia Nacional Bolivariana. Un año más tarde, otra reforma hizo que la Milicia fuera considerada “complementaria” a las Fuerzas Armadas oficiales. Desde entones en Venezuela hay otro ejército, apellidado Chavista y Revolucionario, y bajo el comando de Hugo Chávez Frías.

El ejército de la revolución

Rocío San Miguel, analista militar y presidenta de la ONG Control Ciudadano, aclara que la Milicia no cumple la misma función constitucional de las Fuerzas Armadas Nacionales, sino que de manera abierta se encarga de “defender la revolución”. “Para todo el país es claro que la Milicia Nacional es el brazo armado de la revolución.  Nacieron en 2005 con un decreto presidencial. En siete años la milicia permaneció como elemento político disuasivo”, aseguró la experta.

En el estatuto de las Milicias Bolivarianas se responsabiliza a “las personas naturales y jurídicas de la defensa de la Nación”. “La Milicia Bolivariana tiene como misión entrenar, preparar y organizar al pueblo para la defensa integral (…) con el propósito de coadyuvar a la independencia, soberanía e integridad del espacio geográfico de la Nación”.  Su objetivo principal es defender la revolución de enemigos tanto externos como internos.

¿Cómo era Chávez cuando estaba en el colegio?

El jefe máximo de las Milicias Bolivarianas es el presidente Hugo Chávez. En seguida, el grupo depende del ministro de Defensa, Henry Rangel Silva, a quien conocen como General en Jefe. El comandante directo es el mayor Gustavo Enrique González. Ellos tres son la línea de mando del “pueblo en armas”.

“La milicia depende del presidente Chávez; frente a su ausencia no tendrían un faro rector. Sin embargo el chavismo podría servirse de ella en un momento crítico y podrían realizar mucho daño a la población civil”, consideró San Miguel.

Milicia Bolivariana
“Si acecharan los vientos de guerra, y peligre nuestra libertad, todo el pueblo de Venezuela los fusiles tendrán que empuñar”, fragmento del Himno Milicias Bolivarianas.

Actualmente hay unos 100 mil integrantes activos en las Milicias. Cada Estado tiene comandos internos. “El año pasado se hizo una promesa de construir unidades de milicias en cada una de las más de 1.200 parroquias, (forma de división territorial local), pero hasta hoy no ha sido posible”, puntualizó la analista.

Una de las estrofas del himno de las Milicias Bolivarianas reza: “Si acecharan los vientos de guerra, y peligre nuestra libertad, todo el pueblo de Venezuela los fusiles tendrán que empuñar”. La directora de Control Ciudadano agregó que aunque los 100 mil milicianos forman parte de un esquema de entrenamiento militar fuertemente ideologizado, no todos tienen un fusil en sus manos. “Pero a las Milicias se les ha dotado de presupuesto que les ha dado carácter de permanentes; eso les ha permitido a buena parte de ellos hacerse de las armas y conservarlas”.

Los entrenamientos están usualmente a cargo de oficiales del ejército venezolano, aunque en varias oportunidades se ha dicho que también hay instrucción por parte de organizaciones extranjeras. Las denuncias apuntan a asistencia militar iraní, pues el país persa cuenta con una fuerza parecida, llamada Guardia Revolucionaria, encargada de proteger el sistema islámico, incluso recurriendo al terrorismo.

¿Cuáles son los cinco poderes que se disputarían el poder en Venezuela?

En los ejercicios, documentados en videos, se puede ver a los milicianos venezolanos practicar con fusiles rusos de asalto AK-103 y Mosin-Nagant, con armas de fabricación belga FN FAL calibre 7,62X51 y misiles antiaéreos Súper Igla-S.

En años recientes, parte de las armas dadas al pueblo luego se volvieron un dolor de cabeza. Algo del material bélico era usado por delincuentes que incrementaron los índices de violencia en el país, en un terreno abonado por la fragilidad de las leyes de control de armas. “Es temerario culpar a las Milicias de la situación de violencia actual. Hay una realidad incuestionable y es que desde hace diez años no existe auditoría ni control, y no se puede determinar que los parques de armas estén conformes a la constitución. El oficialismo mismo ha dicho que hay doce millones de armas ilegales, de diversas fuentes de procedencia, no solo las Milicias. Los venezolanos estamos sobre un polvorín”, dijo la analista.

Listos para empuñar las armas

Un informe del International Crisis Group, alerta sobre el riesgo del “abuso de las armas de guerra en manos de civiles”, el cual piden no subestimar y mucho menos en el contexto venezolano. “Las milicias parecen ser principalmente un medio para impulsar el adoctrinamiento de la población, el apoyo electoral y la intimidación a los detractores”, dice el texto antes de concluir que “el fortalecimiento de la imagen de agresores internos puede tener un impacto profundo en el tejido social y abrir paso a la violencia política directa”.

El propósito gubernamental para el 2013 es alcanzar los 500 mil efectivos enlistados en las Milicias Bolivarianas, como ciudadanos listos a empuñar las armas. Para San Miguel, el plan es inconcebible porque las Fuerzas Armadas no lo permitirían. “Solo una tercera parte de la Milicia tiene poder de fuego real. Ellos por sí solo no representan una amenaza con respecto al poder de fuego de las Fuerzas Armadas, pero su carácter ideologizado en este momento puede representar un problema para los civiles. Creo que el peligro va más allá de las milicias, y me refiero a cuerpos armados al margen de la ley, colectivos sociales armados vinculados a guerrillas como la colombiana”.

Milicia Bolivariana
El propósito del gobierno es tener en las filas de la Milicia Bolivariana a unos 500 mil ciudadanos para finales de 2013. Analistas creen que esto es imposible, en especial por la oposición que harían las Fuerzas Armadas.

La milicia, para muchos, no tiene precisamente un propósito de custodia a la soberanía nacional. Tiene evidentemente una bandera de color rojo, proyecto político y líder. Bajo el precepto de proteger a la revolución, están enlistados hombres, mujeres, jóvenes, ancianos, y algunas ONG han denunciado que incluso niños. Se les ve en los actos presidenciales, y por ejemplo, este 10 de enero varias de sus tropas desfilaron en apoyo a Hugo Chávez, en las ceremonias convocadas por el oficialismo para defender la continuidad del mandato bolivariano, aunque el máximo líder esté ausente. Lo cierto es que cualquier amenaza a esa continuidad de gobierno podría ser interpretado como ataque contra la revolución, y las Milicias podrían a su vez entenderlo como el sonido de trompetas que les indicaría la hora para salir a cumplir su misión.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Lea también

Las pistolas más legendarias del cine

¿Por qué en Estados Unidos cualquier ciudadano puede tener un arma?

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 6 Oficina 602, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310