MOE denuncia alarmante incremento de la violencia contra líderes sociales en Colombia

Publicado por: sebastian.alvira el Mar, 22/09/2020 - 12:38
Share
De acuerdo con el más reciente informe de la MOE la letalidad de la violencia contra líderes sociales, políticos y comunales presenta un aumento considerable.
MOE denuncia alarmante incremento de la violencia contra líderes sociales en Colombia

La Misión de Observación Electoral (MOE) ha registrado 248 hechos de violencia contra líderes políticos, sociales y comunales en el primer semestre de 2020. No obstante se refleja una reducción del 2% comparada con lo sucedido en el mismo periodo en 2019, las cifras son muy preocupantes, pues muestran que la violencia no cesa, ni se ve reducida sustantivamente.

Aunque en el periodo de confinamiento estricto, que transcurrió entre el 25 de marzo hasta 11 de mayo, equivalente al 25% de la duración total del semestre, la violencia se redujo en un 50%, esa disminución no afectó el total de acciones registradas en el primer semestre de 2020, lo que evidencia que la violencia el resto del tiempo (sin confinamiento) fue mayor que en 2019.

En el primer semestre de 2020, el fenómeno de violencia contra líderes políticos, sociales y comunales sigue la misma tendencia que en años anteriores, concentrándose en los departamentos del Cauca, Arauca, Norte de Santander, Antioquia y Córdoba. 

De acuerdo con el informe de la MOE los 81 asesinatos que se han cometido en estos seis meses en el país, 52 se presentaron en territorios PDET las regiones de aplicación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, lo que significa que 64,2% de los asesinatos se dieron en zonas priorizadas por el Estado para evitar los focos generadores de la violencia.

 

Cabe destacar que, los líderes sociales son los que más han sufrido vulneraciones, registrando el 50% de los hechos. Si bien la violencia contra estos ha ido en aumento, lo más preocupante fue la letalidad de las agresiones, pues el número de asesinatos contra ellos se incrementó en un 85%. Caso contrario ocurrió con las amenazas, que disminuyeron en un 24% en estos seis meses.

Los líderes políticos fueron el segundo tipo de liderazgo más afectado con 89 casos registrados. Además, la violencia contra los funcionarios electos en 2019 que se acrecentó en un 35% con relación al 2019. Así, en estos primeros seis meses, han sido agredidos 8 alcaldes, 42 concejales, 3 ediles y 2 diputados. Esto evidencia la intención de este tipo de violencia: controlar no solo el actuar social, sino de los gobiernos locales a partir del sometimiento de sus líderes.

Finalmente se presentaron 35 hechos de violencia contra líderes comunales, un 13% más que en 2019. De estos, 19 fueron asesinatos, 2 atentados, 3 secuestros, una desaparición y 10 amenazas. Lo anterior refleja que el 60% de las agresiones contra este tipo de liderazgo fueron letales. 

 

Según informó la MOE 57 de los 248 hechos registrados corresponden a agresiones contra lideresas, el tipo de violencia que se ejerce contra las lideresas presenta una tendencia creciente y está asociada a una violencia estructural de género.

Alejandra Barrios, directora de la MOE afirmó que: “las agresiones a las lideresas son particularmente preocupantes, pues se convierten en una medida de disuasión contra otras mujeres a participar en los espacios de toma de decisiones y gobierno”.

Por otra parte, son 109 los municipios impactados por la violencia contra líderes políticos, sociales y comunales. En el 67% de ellos (73 municipios) hay presencia de al menos un grupo armado ilegal. Sin embargo, esto no constituye la única causa de la violencia contra los líderes, por lo que resulta indispensable avanzar hacia el reconocimiento de otros actores e intereses detrás de la violencia.

Finalmente, la MOE hizo un llamado a las autoridades e instituciones para repensar los mecanismos de protección que están siendo implementados, a fin de encontrar alternativas más efectivas para los liderazgos sociales y comunitarios. En tal sentido, adicionando a las medidas individuales existentes, mecanismos de protección colectiva, se atenderían de mejor forma y más eficiente los fenómenos de violencia en el nivel local.

“Lo que este informe nos muestra es que lo que está pasando es una tragedia en términos locales; cada día son mayores los ataques a los liderazgos que trabajan por transformar la realidad de sus comunidades. Si no tomamos medidas urgentes, nos vamos a quedar sin líderes", concluyó Barrios.