Así le celebran el cumpleaños a una mascota en el colegio canino

Así le celebran el cumpleaños a una mascota en el colegio canino

8 de junio del 2015

Corriendo de un lado para otro, jugando con Luna y Renata, dejaba ver su emoción Moshi, disfrutando sobre todo de la compañía de su familia, Juan y Andrea, en un área verde amplia, y quienes sacaron tiempo de su trabajo para no perderse el festejo.

Lea también, Las mascotas que no conocen el paseo de la muerte gracias a una EPS.

Sin embargo, aunque no sabía que le estaban celebrando su primer cumpleaños, Moshi, un perro de raza Bull Dog, se encontraba más activo que de costumbre.

Después de jugar con sus compañeros de colegio, una Golden Retriever, una Cocker, un Airedale Terrier, un Labrador, un Bull Dog francés, un Terrier Inglés, un Samoyedo y un Beagle, le partieron el ponqué y ‘sopló’ la vela, y hasta posó en la foto con Juan, Andrea y su cuidadora o tutora en el colegio, Mariana.

También lea, Esto piensan los perros de los humanos.

Todos los perritos comieron una porción de la torta, hecha a base de zanahoria y pollo cocido. Además, como aperitivo había galletas para los invitados, aunque siempre debía estar una persona pendiente de la mesa donde se encontraba la torta, pues los cachorros amenazaban con tumbarla.

Colegio para perros

Después, en medio de bombas y confetis, destaparon los regalos que cada mascota le llevó a Moshi. Recibió galletas, huesos de juguete, lociones y otros accesorios.  Así le celebran a las mascotas su cumpleaños en el colegio y hotel canino.

Kienyke.com estuvo en la celebración en Happy Puppy club campestre, ubicado en las afueras de Bogotá y que alberga todos los días cerca de quince perros de varias razas. Allí, además de jugar con sus compañeros y disfrutar de distintos programas recreativos, los perros también tienen espacio para la natación, spa, eco paseos y aromaterapia, las cuales son programadas una vez por semana. Generalmente los dueños de estas mascotas optan por este servicio, pues no tienen con quien dejar al perrito en el día mientras trabajan.

Colegio para perros

Una camioneta con celdas especiales para transportar a las mascotas de manera separada, empieza su recorrido a las cinco de la mañana por varios sectores de la capital, recogiendo a los clientes, y hacia las ocho y media de la mañana llega al club campestre, un sitio verde destinado para que las mascotas corran libremente.

Cada mascota llega con la porción de almuerzo que le empacan sus dueños, pues cada uno tiene una dieta diferente, y a las doce y media del día los encierran en casitas individuales para que coman, y así evitar peleas o enfrentamientos. Hablando de peleas, son usuales, pues el temperamento de cada perro es distinto, hay algunos que son los típicos ‘montadores’, son los que más corren, más ladran y que más quieren jugar, tienen una personalidad definida.

Colegio para perros

También hay otros más tímidos y consentidos, que necesitan de una caricia y cuidado todo el tiempo, que difícilmente pueden entrar en contacto con los demás animales, por lo que necesitan un cuidado más personal.

Allí están hasta las dos y media de la tarde, cuando emprenden su viaje de regreso a sus casas. Sin embargo, cuando una familia sale de viaje y no puede llevar a la mascota, allí también se ofrece el servicio de guardería.

Mariana y David se encargan del cuidado directo de las mascotas, donde también hace presencia un veterinario, quien periódicamente controla los estados de salud de cada perro.

“Lloré mucho el día que dejamos por primera vez a Moshi en Happy Puppy, llamaba cada hora para saber cómo estaba, y pedía que me enviaran fotos frecuentemente por el wasap. Pensé que le iba a dar duro no estar con nosotros en buena parte del día, pero se adaptó fácilmente a compartir con las demás mascotas”, relató Andrea.

Colegio para perros

Andrea y Juan son una pareja de recién casados que no tienen hijos, y decidieron compartir su vida y espacio con Moshi, quien se nota les ha alegrado la vida y lo consideran como un hijo adoptivo.

Por su parte, Mariana conoce muy bien a las mascotas del colegio canino, conoce sus gustos, sus hobbies, sus miedos, y reveló que la sesión que más disfrutan es la de la aromaterapia, pues entran en contacto con el calor humano, las caricias, y el juego con la pelota.

Hay algunas mascotas que van de lunes a viernes al colegio u hotel canino, otras van los martes y jueves o lunes, miércoles y viernes. Allí no se les escapa ningún día o celebración, pues usualmente los 31 de octubre de cada año, también celebran a su manera el Halloween, cada mascota debe ir disfrazada.

En Happy Puppy han visto crecer varias mascotas, algunas son usuarios desde los pocos meses de nacidas y hoy día son enérgicos adolescentes con varios amigos. Si a eso se le llama vida de perros, quisiera tener una así.