Belén de Bajirá, más allá de un territorio en disputa

Belén de Bajirá, más allá de un territorio en disputa

31 de mayo del 2017

Por estar ubicado justo en el límite entre Antioquia y Chocó, a Belén de Bajirá le ha tocado vivir una particular forma de administración.

Según los pobladores de este territorio ubicado en el Urabá, entre los municipios paisas de Mutatá y Turbo y el chocoano de Riosucio, desde hace décadas tienen dos papás, pero en lugar de que les sobren sus atenciones, esa situación, precisamente, les ha impedido tener una adecuada inversión y desarrollo.

Por eso, la aparente resolución del conflicto limítrofe entre los dos departamentos que dicen tener su jurisdicción les da un poco de satisfacción porque creen que con esa claridad llegarán los recursos. Sin embargo, aunque el Gobierno Nacional y el Instituto Geográfico Agustín Codazzi – IGAC- informaron que quedará en manos de Chocó, y eso alegró a algunos habitantes, otros preferirían que la decisión se inclinara hacia el lado antioqueño, que hasta antes de 2002 fue quien, dicen, les suministró los principales servicios.

Pero ¿cómo es la vida de los bajerenses más allá de la disputa territorial? Dos líderes y habitantes de Belén de Bajirá que apoyan a uno y otro bando le contaron a kienyke.com cómo es la vida en este territorio. 

Pese a sus diferencias, los dos hombres coinciden en lo que le falta al corregimiento para mejorar la calidad de vida de sus residentes.

Un territorio pluriétnico

Henry Chaverra, líder del movimiento Pro Belén de Bajirá, vive desde hace 22 años en ese lugar y, como la mayoría de los 16.000 habitantes que tiene el caso urbano, su sustento proviene del cultivo de productos agrícolas en una finca.

Este hombre describe a Bajirá como una población pluriétnica, pluricultural, donde predominan los chocoanos y cordobeses y el resto son antioqueños e indígenas.

“Es un remanso de paz a pesar de haber pasado por una situación bastante difícil y compleja cuando fue el epicentro de la operación Génesis (una acción que se dio en 1997 e involucró al Ejército y los paramilitares en contra del Frente 57 de las Farc)”, explica.

A diferencia del resto del país, cuenta Chaverra, “los bajirenses gozan del privilegio de vivir de sus fincas de plátano y de yuca. Somos el cuarto corregimiento en exportación de plátano a nivel nacional. Tenemos una despensa enorme y el 40% de la ganadería del Urabá y el Darién chocoano es de Bajirá. Gozamos de la pesca y de un gran comercio”, afirma.

Juan Manuel Cordero, habitante de la vereda La Selva, a 22 kilómetros de Belén de Bajirá, conoce este sector desde 1976, cuando sus padres se establecieron allí. A él lo desplazó la violencia en el 97, pero sigue vinculado al corregimiento por sus actividades sociales y económicas.

Se reconoce como campesino, y dice que en ese territorio, sus habitantes además del plátano y la yuca, también cultivan arroz para el ‘pan coger’ y viven de la madera. Aunque, señala, esta sale es del lado chocoano.

Belén de Bajirá1

“Está todo por hacerse”

Aunque Chaverra se inclina por la pertenencia de Belén a Chocó y Cordero a Antioquia, ambos coinciden en que esa dualidad administrativa más que beneficiar ha retrasado el desarrollo de su territorio.

“En Belén de Bajirá todo está por hacerse. No se ven grandes inversiones, no tenemos alcantarillado, la infraestructura educativa es obsoleta, la de salud también está en cero. Con el paro de 2014 logramos un plan maestro de agua por gravedad desde el Cerro el Cuchillo, la promesa de construcción de un megacolegio y un centro de salud, pero no se ha empezado ninguna obra y para el centro de salud solo se tiene el terreno”, declara Henry.

Por su parte, Juan Manuel, asegura que “toda la infraestructura de Bajirá desde el 2002 hacia atrás es puesta por Antioquia”.

“Yo siento que Antioquia tiene el derecho sobre Bajirá. Puede ser el territorio chocoano, pero Antioquia lo ha sostenido desde hace más de 60 años”, dice.

Su sentir es que “al casco urbano le falta mejorar el acueducto y el alcantarillado, porque no tiene agua potable para todos sus habitantes. Desde el 2005 para acá Bajirá es el único territorio con dos papás, sin que ninguno de los dos haga lo que debe hacer. Hay dificultades en servicios básicos. Bajirá está creciendo todos los días y se les está saliendo de las manos a los dos gobiernos”, comenta.

“Tenemos la mala dicha de tener esta dualidad administrativa. Por eso hay dos inspecciones, una por Chocó y una por Antioquia, dos instituciones educativas, dos centros de salud, y todo es por partida doble, y eso es lo que ha llevado a que Belén de Bajirá se quede en un retraso enorme y bastante desagradable”, Henry Chaverra. 

Otro asunto en los que ambos coinciden es que falta más infraestructura para el deporte y para educación. “Más acompañamiento social”, dice Juan Manuel, para que los jóvenes no caigan en el vicio y la prostitución.

La energía, eso sí reconocen los dos hombres, está cubierta por EPM y llega hasta las veredas.

Por un lado la ley que creó al Chocó, por el otro la consulta

Como cada uno quiere ser de uno u otro departamento, lo que separa a Chaverra de Cordero es la forma de llegar a una solución.

Para el primero, la investigación del IGAC que confirma los límites del departamento del Chocó fijados por la Ley 13 de 1947 y que determina que Belén de Bajirá es de su jurisdicción, es lo válido.

“La decisión la recibimos con prudencia, con respeto, en parte con alegría y con tranquilidad, porque era lo que queríamos saber: a qué departamento pertenecíamos”, expresa Henry.

Y añade: “Si el Gobierno manifesta que somos del Chocó, orgullosamente nos vamos a sentir chocoanos, porque seguimos haciendo parte del estado colombiano. Si hubiese sido al contrario, de igual forma lo hubiésemos acatado porque somos respetuosos del Estado Social de Derecho”.

Sin embargo, para Juan Manuel, el camino era el de una consulta popular. “El pueblo es el que debe tomar la decisión y se acaban las diferencias, porque si el Gobierno define de quién es el territorio se pueden generar más disputas”, asegura.

“Los campesinos preferimos ser de Antioquia porque nos da el apoyo. Chocó no tiene fuente de ingresos ni de comercialización. Todos los productos que saca Belén de Bajirá salen por el lado antioqueño y aunque a muchos les atrae que se convierta en un municipio, esto no significa que no vaya a tener los mismos problemas que tienen los demás municipios de Chocó”, agrega Juan Manuel.

Pero la consulta, para Chaverra, no es el camino. “Los diferendos limítrofes no se pueden decidir por una consulta, porque lógicamente la gente tomaría la decisión de jugar al mejor postor. Esto generaría un caos en el estado colombiano porque los departamentos poderosos irían a invertir en determinados lugares para luego reclamarlos como suyos”, afirma.

Foto: Óscar Ríos - Gobernación de Antioquia

Foto: Óscar Ríos – Gobernación de Antioquia

No más división

Por más que defiendan posiciones encontradas, en otro punto que coinciden Chaverra y Cordero es que no haya más división, pues finalmente Antioquia y Chocó son pueblos hermanos.

Ambos piden que haya un pronunciamiento definitivo para que empiecen los proyectos de inversión en el territorio y los habitantes dejen de padecer la condición de tener dos administradores.

“Consideramos que lo correcto es hacer una transición liderada por el Gobierno Nacional a través de sus ministerios. Debe haber un empalme entre las dos administraciones, porque el Estado ha sido históricamente cómplice de esta dualidad administrativa y el perjuicio que ha causado a los habitantes de Belén de Bajirá”, reseña Henry.

¿Y la riqueza de Bajirá?

Aunque mucho se ha dicho sobre la riqueza de Belén de Bajirá, pues podría ser un territorio abundante en oro, cobre y platinoides, la explotación de estos metales aún no es una realidad en la zona.

Para el geológo Oswaldo Ordoñez, docente investigador de la Universidad Nacional, no es lo que predomina en la disputa entre Antioquia y Chocó.

“Las riquezas que tiene Belén de Bajirá potencialmente son las mismas que pueden tener otras partes del Chocó y que tampoco han sido explotadas ni lo serán, y difícilmente lo van a ser, por las dificultades que tiene este departamento”, asegura el experto a este medio.

Según Ordoñez, “el corregimiento está en un cinturón ambientalmente muy delicado y susceptible, y los proyectos de prospección y exploración son extremadamente caros. Si en Colombia es difícil que una empresa invierta en este tipo de iniciativas, en el Chocó es cinco o 10 veces más difícil de explorar por su condición logística: no hay carreteras y la mayor parte de su territorio es selvático”.

“Así tenga muchas potencialidades de riqueza, la viabilidad económica y técnica de poder explotarlas es muy costosa”, Oswaldo Ordoñez.

Además de estos metales, también se dice que Bajirá, especialmente en el cerro El Cuchillo, sería rico en coltán y otros minerales, pero su exploración y explotación no es tangible.

Lo que sí es estratégico es que este corrigimiento está justo en la zona por donde pasaría la vía de Las Américas que comunicaría a Colombia con Panamá.

Ese corredor vial tocaría también a Riosucio, el Carmen de Darién, Unguí, Acandí y Bugadó para llegar hasta el país vecino.

Belén de Bajirá1

¿Chocó o Antioquia?

Este martes, desde la Presidencia de la República el director del IGAC, Juan Antonio Nieta Escalante, confirmó oficialmente que el próximo 12 de junio esta entidad del Estado publicará el mapa de Chocó con Belén de Bajirá en su territorio.

Con esta declaración, la disputa territorial que ajusta 17 años entre Antioquia y Chocó llegaría a su fin. Sin embargo, la posibilidad de perder cerca de 100.000 hectáreas, que corresponden a Belén de Bajirá y las veredas de Macondo, Blanquiceth y Nuevo Oriente, generó una respuesta jurídica de los antioqueños que no comparten el concepto técnico del IGAC.

El gobernador Luis Pérez anunció acciones legales y administrativas para frenar lo que, según él, es un “despojo inconstitucional e ilegal”.

El mandatario regional defiende la postura de que el único que puede tomar esta decisión es el Congreso de la República y, además, que en todos los mapas hasta hoy publicados por esa misma institución Bajirá aparece en territorio antioqueño.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, y otros del área metropolitana del Valle de Aburrá, le manifestaron su apoyo a Pérez Gutiérrez por su defensa del territorio, y la Asamblea y algunos representantes del departamento en el Senado y la Cámara también se unieron a esta determinación.

De hecho, en la tarde de este 31 de mayo, el gobernador se reunirá con la bancada antioqueña en la Presidencia del Senado con el propósito de buscar alternativas para no perder a Bajirá.

Desde la Gobernación, ademas, se entablarán acciones contra el director del IGAC y los funcionarios relacionados con esta decisión y se elevará a la Procuraduría la petición para que investigue la cesión de este territorio.

El lunes 12 de junio será definitivo. Chocó prepara un acto en Belén de Bajirá en donde, dijo su gobernador, se anunciarán inversiones y se reclamará su jurisdicción. Pero ante las acciones anunciadas por Antioquia, la disputa por este rincón del Urabá sigue vigente.

Lo que es claro entre los habitantes es el clamor por mejorar sus condiciones de vida, con una decisión que permita que llegue hasta ellos más inversión.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO