Caracol responde a la furia de los católicos

Caracol responde a la furia de los católicos

8 de marzo del 2015

Molestos por lo que se evidenció en el programa ‘Séptimo Día’ de Caracol Televisión en el que se denunciaron casos de homosexualidad y pederastia en la iglesia, católicos empezaron una ofensiva contra el canal, el programa, y su director, Manuel Teodoro. Lea también: La cruzada de la Iglesia contra Caracol

En Twitter, con los hashtags #FaltaObjetividadCaracol#CaracolPierdeAudiencia, entre otros, los fieles manifestaron su inconformismo. También le puede interesar: La mujer que le enseña a los futuros curas los placeres del sexo

A la arremetida digital de los fieles, se sumó un duro comunicado de la Conferencia Episcopal de Colombia en el que calificó el programa de “tendencioso, hostil, falto de rigor, objetividad y equilibrio”.

En diálogo con KienyKe.com, Manuel Teodoro salió al paso ante la lluvia de críticas de las redes sociales por el contenido del programa.

“Esa reacción no es para nada sorprendente. Cuando se muestran verdades sobre la fe, duele porque son temas que tienen que ver con lo tú crees. Se puede insultar por muchas cosas, pero si sale una verdad que tiene que ver con la fe, casi siempre provoca una reacción mucho más dramática.

Lo que llama la atención es que nadie ha podido demostrar que una sola palabra ha sido falsa, injuriosa o que hay violación de algún derecho. Eso no existe en ese reportaje. La reacción en redes es visceral y emocional  pero irracional”. Lea también: El marinero claustrofóbico que se adueñó del rating

Manuel Teodoro, Kienyke

A lo que en redes sociales parece ser una reacción negativa al contenido del programa, Teodoro le da una calificación positiva. “El más agradecido con todos esos tuits soy yo porque es la mejor forma de promoción que puedo tener. Ojalá recibiera todos esos tuits para todos los programas de ‘Séptimo Día’, sería buenísimo”, dice.

Agrega que “también hay que destacar que miles de colombianos están muy agradecidos porque el programa ha mostrado lo que ha pasado con la iglesia en los últimos 20 años: la impunidad, los secretos, la falta de transparencia y ese tufillo de que la iglesia no tiene que rendir cuentas a nadie porque está por encima del bien y del mal. Eso ha sido motivo para que miles de colombianos manifiesten su apoyo al programa”.

En diálogo con este medio digital, el padre Pedro Mercado, encargado de las relaciones entre la Conferencia Episcopal y el Estado dijo: “En el programa se generaliza, como si esa fuera la conducta de todos los sacerdotes, sin tener en cuenta que es una conducta de unos pocos religiosos. No es una conducta de los otros sacerdotes que ejercemos el ministerio con fidelidad”.

Al respecto, el comunicado de la Conferencia Episcopal indica que “el programa no puede servir para emitir un juicio sobre la conducta de nuestros ministros: la inmensa mayoría de los sacerdotes ejercen su labor pastoral con generosa entrega a la vocación recibida de Dios. Para ser fieles a la verdad, el programa ‘Séptimo día’ debería visibilizar también las labores que la mayoría de los sacerdotes cumplen en beneficio espiritual y material de sus comunidades”.

Sobre este particular, Teodoro dice: “Si alguien puede ilustrar que en el reportaje se dice que ‘esto pasa con todos los sacerdotes o con todas las parroquias o que todos son pedófilos o homosexuales’, yo voy a la corte a defenderme. Pero no lo van a encontrar porque es falso que yo generalicé”.

Manuel Teodoro, Kienyke

El periodista le pone un reto a los jerarcas de la iglesia: “Los reto a demostrar una sola frase donde ‘Séptimo Día’ diga que esas actitudes son típicas o que es un factor común en la iglesia. Siempre se enfatizó que eran algunos sacerdotes, que no todos son así. Y fuimos tan específicos que dijimos con nombre propio los sacerdotes que perpetraron actos delictivos o cometieron pecados”.

El episcopado colombiano señala que “las entrevistas concedidas por Monseñor Luis Augusto Castro, Presidente de la Conferencia Episcopal, y por otros obispos, fueron editadas y reducidas a breves intervenciones, lo que impidió a la opinión pública conocer las acciones que tanto la Santa Sede como la Iglesia Católica en Colombia han tomado para prevenir y sancionar las conductas contrarias al recto ejercicio del ministerio sacerdotal”.

Al respecto Teodoro dice: “Obviamente fueron editadas. Todas las respuestas, de todos los programas de ‘Séptimo Día’ y de todos los programas del mundo son editadas. Y deben agradecer que lo editamos porque lo que dijeron los hubiera hecho quedar peor”.

¿Han llegado denuncias por el contenido de programa?

No. El departamento legal de Caracol está tranquilo porque no hay nada que atropelle algún derecho, no hay injuria ni calumnia. El reportaje fue inspeccionado por los filtros más rigurosos del departamento legal de Caracol Televisión y están sumamente tranquilos. Si demandan, no van a ganar porque desde una perspectiva legal está 100% blindado.

¿Qué le han dicho en redes sociales?

(Con risa mordaz) “Que me voy a ir para el infierno, paraco, comunista, hijo de puta, que mi mamá es una burra, que soy un gay en el clóset, que me gustan los niños negros, travesti. Algo que llama la atención es que mucha gente me insulta utilizando la palabra gay, como si fuera un insulto serlo, eso dice mucho de la fuente del insulto.

¿El programa de este domingo indignará más a los católicos?

Creo que sí porque quedará en evidencia cómo la Iglesia Católica hizo lo posible para ocultar la pedofilia y la pederastia de algunos sacerdotes, y en vez de colaborar con las autoridades competentes, los trasfirieron para otras parroquias.

¿Cuál será el caso más indignante?

El de un sacerdote que fue pillado practicando sexo oral con tres niños, fue grabado, la imagen fue entregada a la fiscalía por parte de los padres de los niños afectados y la iglesia lo que hizo fue montarlo en un avión y mandarlo para Cúcuta.

Este ha sido el modus operandi de la Iglesia Católica. Son mentirosos, secretivos, y creen que están por encima del bien y del mal y que la ley no es aplicable para ellos, pues resulta que sí. Pero Colombia es un país donde no hay una clara división entre la iglesia y el Estado, todavía les damos una palmada en la espalda y los toleramos.

A Teodoro no lo afecta lo que se dice en Twitter o Facebook. Recuerda que viene de una familia católica, que cumplió todos lo sacramentos al igual que sus hijos.

“Esta reacción era de esperarse porque les duele mucho, están respirando por la herida”.