Cartagena sin Alcalde

Cartagena sin Alcalde

29 de septiembre del 2012

En México al último año del sexenio, es decir este, le llaman el año de Hidalgo: ¡Chingue a su madre el que deje algo! En Cartagena, sin  Alcalde, el primer año parece el último.

En el misterio del secreto mal guardado, el líder se desvaneció como el fuego que se apaga, la enfermedad que consume. En la dinámica del gobierno y el pronóstico reservado de poder retomar las riendas, un mes de ausencia del Alcalde y la incapacidad evidente generó el gran vacío.

Juro que lo lamento, me duele la tragedia familiar y la de sus electores, la frustración del pueblo.

La  Administración descabezada y errática, es un archipiélago de islas.  Ante un garante en crisis las cuotas repartidas defienden su derecho adquirido. La voz rectora está silenciada y  otra no aparece.  Grave, muy grave para la legitimidad y la institucionalidad tan difícilmente conseguida por quienes luchamos día a día por consolidarla.

Sin necesidad y buscando garantizar la victoria, la campaña “Campo para todos” repotenció el tradicional clientelismo de la clase política -y algunos podríticos-, sin gobierno Distrital en los 4 años anteriores. La U cobró caro el apoyo y se despachó.

Los socios que garantizaron la victoria con recursos y votos –no todos fueron de Campo- hoy se reacomodan y se siente. Los que pusieron plata exigen garantía de la inversión. La prórroga de los contratos de aseo lo demuestra. ¡Abelardo, ojo, no lo digo yo es Vox populi!

La crisis es profunda porque en el retorno a las cuotas y  compromisos, sus agentes con poder político saben que una renuncia de Campo Elías, ya se anuncia una larga licencia, reabre la campaña electoral y si es así, en seis meses tendremos elecciones. Ya se suenan nombres.

Campo Elías Terán
Egla, la hija del Campo Elías Terán ha adquirido mucho poder en la alcaldía.

Quién va a ser el alcalde encargado por el presidente es vital para recuperar sin intermediarios la alcaldía. Cartagena es un apetecible manjar para los pulpos político económicos que existen y dominan en esta ciudad. El tema no es fácil, la terna de candidatos debe presentarla por la ASI, movimiento precario que inscribió a Campo y con dos concejales no tiene figura en el gabinete.

El empresariado que se jugó apostando a ganador, además de su responsabilidad con lo que sucede- ojalá la asuma- rodea al alcalde ausente y no me queda duda que está comprometido con las políticas públicas. Todos estamos comprometidos con que la transición no agrave el desmantelamiento de la gobernabilidad afectada con los abundantes cambios  en el gabinete. El riesgo es alto.

Gracias a Egla, -la hija con poderes- en 9 meses Distriseguridad lleva tres directores. Se fue el Jurídico señalado por los errores contractuales, el de Hacienda por los pagos de cuentas de difícil cobro y el tercero de Edurbe que ahora pasa a Hacienda se perfila como el alcalde (e).

¡Increíble! lo vivido: una asesora de servicios públicos -la segunda- modifica 2 años antes de su vencimiento las tarifas y prorroga los millonarios contratos de aseo. Contra toda lógica y sensatez, el Alcalde en rueda de prensa desde Bogotá dijo que ella firmó contradiciendo su orden y que revocaría lo firmado al reasumir el cargo. Días después el nuevo asesor jurídico, sin arrugar la cara, lo desmintió diciendo que el alcalde nada sabía y que no podía revocarse sin el consentimiento de las empresas.  Abelardo, es cierto  lo vimos en la TV.

¿Quién será el tercer asesor de Servicios Públicos y en que terminará la tragicomedia?

Son cucharadas del caldo para entender la amarga sustancia. No es solo la prórroga de sino lo que se prorroga: unos contratos de aseo vigentes pero vencidos por la incultura ciudadana. La ciudad está sucia por los cuatro costados y la prórroga huele feo. Aquí tenemos unos contratos de transporte de basura que se firmaron sin PGIRS* que definiera una política del aseo con separación en la fuente, reciclaje y la disposición del excedente. Los dueños del aseo apoyaron a Campo, son muy cercanos a la U y se dice que algunos concejales bendijeron la prórroga. Ojo Abelardo, es evidente.

Más allá de la acefalía y crisis, alarma que la  administración solicite al Consejo la aprobación de más de $150 mil millones de vigencias futuras y que, liderados por la U, hayan recompuesto unas mayorías para que las voten, ¿cuál es el costo? ¿En un mar infectado de acreedores voraces es juicioso expedir un cheque en blanco?

El gobernador, el personero, los concejales, columnistas liderados por  Oscar Collazos, Carlos Villalba y Juan Gossain, los comentaristas de radio, prensa y Tv, ciudadanos de todos los estratos, han levantado sus voces exigiendo que el alcalde renuncie o pida una licencia. También se pide que en esta transición los ciudadanos nos organicemos, vigilemos los recursos públicos y busquemos una salida de consenso ante la crisis de legitimidad.

Tocamos fondo Abelardo, te lo dije cuando arreglabas mi  barba y aposté mi cabellera al vaticinar que Campo de ser elegido no terminaría el primer año. Ahora toca impedir que este sea el año de Hidalgo ¡chingue a su madre el que deje algo!