Mario Benedetti: poesía infinita

Mié, 01/05/2024 - 09:29
Enamorarse es un presagio gratis, una ventana abierta al árbol nuevo, una proeza de los sentimientos.
Créditos:
Debby Hudson

1. Enamorarse y no 

Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva.

Enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio.

Por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo.

2. Mujer rehén 

La mujer de aquel sueño era un rehén
al menos era suya mientras él
no la vendiera al despertar
y no iba a venderla nunca nunca.

La mujer de aquel sueño era de sueño
y sus soñados pechos eran
insoportables de tan bellos
su pubis de deseo era soñado
y soñados los labios en custodia
de la lengua dulcísima y soñada.

La mujer de aquel sueño era un rehén
al menos era suya mientras él
no la vendiera al despertar
y no iba a venderla nunca nunca,
pero de pronto el nunca se acabó
y cuando abrió los ojos ya no estaba. 

3. Sonata para adiós y flauta 

Te vas tan sola como siempre
te echaremos de menos
yo y los abrazos de la tarde
yo y mi alma y mi cuerpo.


Tu larga sombra se resiste
a abandonarnos / pero
has decidido que se fuera
contigo a todo riesgo
de todos modos no querría.

Que enterraras tu sueño
aquel en que tu amor de nadie
era como un estreno.


Te vas de nuevo no sé a dónde
y tu adiós es un eco
que se prolonga y nos alude
como un último gesto.

Nunca guardaste la ternura
como pan para luego
estoy seguro de encontrarla
liviana entre tus pechos.

Te vas con paso de derrota
pero no me lo creo
siempre has vencido en tu querella
contra el odio y el miedo.

Quién sabe allá lo que te aguarda
ese allá tan desierto
que se quedó sin golondrinas
todo erial/ todo invierno.

Mas si una tarde te extraviaras
entre el mar y el espejo
recuerda siempre que aquí estamos
yo y mi alma y mi cuerpo.

“Mario Benedetti: poesía infinita” en la voz del Logoterapeuta y Coach de Vida Armando Martí©. (una adaptación del poemario La vida ese paréntesis de Mario Benedetti), para la sección Konciencia de KienyKe.com. Escúchalo, disfrútalo y compártelo:

4. Nostalgia

¿De qué se nutre la nostalgia?
Uno evoca dulzuras
cielos atormentados
tormentas celestiales.

Escándalos sin ruido
paciencias estiradas
árboles en el viento
oprobios prescindibles.

Bellezas del mercado
cánticos y alborotos
lloviznas como pena
escopetas de sueño
perdones bien ganados.

Pero con esos mínimos
no se arma la nostalgia
son meros simulacros.

La válida la única
nostalgia es de tu piel.

5. Como un milagro

La linda parejita que transcurre 
por el viejo teclado de baldosas 
sabe y no sabe de su amor a término 
o de las marcas que impondrán los días.

La linda parejita en su burbuja 
no quiere saber nada de cenizas 
ni de cuevas ajenas ni de fobias 
sólo pide quererse a encontronazos.

Asume su pasión como una ergástula 
nada de libertad condicionada 
con sus dos soledades basta y sobra 
con sus dos cuerpos y sus cuatro manos.

Tiene razón la linda parejita 
no es fácil instalarse en la excepción 
el plazo del amor es un instante 
y hay que hacerlo durar como un milagro.

6. Piernas

Las piernas de la amada son fraternas
cuando se abren buscando el infinito
y apelan al futuro como un rito
que las hace más dulces y más tiernas.

Pero también las piernas son cavernas
donde el eco se funde con el grito
y cumplen con el viejo requisito
de buscar el amparo de otras piernas.

Si se separan, como bienvenida,
las piernas de la amada hacen historia,
mantienen sus ofrendas y enseguida
enlazan algún cuerpo en su memoria...

Cuando trazan los signos de la vida
las piernas de la amada son la gloria.

7. No sé quién es

Es probable que venga de muy lejos
no sé quién es ni a dónde se dirige
es sólo una mujer que se muere de amor
se le nota en sus pétalos de luna.

En su paciencia de algodón / en sus
labios sin besos u otras cicatrices /
en los ojos de oliva y penitencia
esta mujer que se muere de amor.

Y llora protegida por la lluvia
sabe que no es amada ni en los sueños /
lleva en las manos sus caricias vírgenes
que no encontraron piel donde posarse /
y / como huye del tiempo / su lujuria
se derrama en un cuenco de cenizas.

Más KienyKe
El regreso del 'Tigre' al equipo azul ha causado furor entre la hinchada, que busca adquirir la camiseta con su nombre y número en la dorsal.
¿Advertencia? Radamel Falcao envió un curioso mensaje a David Ospina y Edwin Cardona tras firmar con Millonarios.
¿Peleará el título? En entrevista con Kienyke.com, Javier Hernández Bonnet, habló sobre los retos de la Selección Colombia en esta Copa América.
El artista de género urbano hizo su épica salida al escenario del Mercedes-Benz Stadium en Atlanta, Estados Unidos, pero las fallas en la transmisión se robaron el show.
Kien Opina