Cuando el vallenato no se tocaba con acordeón

Cuando el vallenato no se tocaba con acordeón

27 de Abril del 2017

Si hay un sonido que identifique un vallenato, es el que sale de un acordeón. Es posible que las melodías que propias de este instrumento sean las primeras que asocian caribes, cachacos y extranjeros con este género musical.

Sin embargo, para sorpresa de muchos, el acordeón no es el instrumento con el que nació el vallenato. De hecho, tampoco fue la guitarra, la cual es la opción más lógica en la que se piensa, dado que fue un instrumento que llegó antes al continente, además de estar presente en muchos vallenatos (cabe recordar las canciones populares a fin de año interpretadas por Guillermo Buitrago como “Dame tu mujer José”).

Pero si no fue ninguno de estos dos instrumentos los que dieron origen a este género, ¿cuál fue? Tal vez no haya mayor autoridad en temas históricos vallenatos que Ciro Quiroz. Este experto asegura que fueron otros elementos los elegidos para dar origen a este género.

Lo primero que hay que entender es que la puya, el son y el merengue, los aires más antiguos, tienen un origen afrodescendiente e indígena que se remonta a más de 200 años. Fueron instrumentos de estos grupos los que crearon el género.

Pero también están otros, todos de viento, como los pitos, la gaita o el carrizo. Cada uno de ellos fue parte esencial para que el vallenato surgiera, asemejándose a otros ritmos como la cumbia, el porro y la tambora.

Flauta de millo pudo ser el primer instrumento empleado en el vallenato

De esta forma, ni el acordeón ni la guitarra estuvieron siempre presentes es esta música, pero sí son los que supieron darle ese último toque al vallenato.

Una de las disputas más antiguas por parte de los expertos es saber cuál de ellos acompañó primero a la caja y la guacharaca. Incluso en Valledupar las  opiniones son divididas.

Algunos aseguran que la guitarra, al haber llegado por mano de los españoles en la época de la colonia, fue llevada primero al vallenato, convirtiéndose en la encargada de popularizar el género en la región.

En cambio, el primer acordeón del que se tiene registro en Colombia llegó por Riohacha en 1885. Sin embargo, su sonido y particular forma atrajo a los jugares, quienes se apropiaron de este instrumento.

Muchos otros opinan que la guitarra no era tan importante hasta que se intentó llevar al vallenato al interior del país en la primera miad del siglo XX. Se creía que los cachacos, siempre serios y aburridos, no entenderían ni disfrutarían con el raro sonido de un acordeón, por lo que el viejo conocido de cuerdas era más apropiado para cautivar este nuevo público.

Este contenido es patrocinado por: