El cineasta manizalita que Colombia ignora

Foto: Cortesía

El cineasta manizalita que Colombia ignora

17 de diciembre del 2017

Estudió una carrera que pocas personas se atreverían a cursar por la poca rentabilidad que suele tener. Su nombre no suena en las calles colombianas. Pero sí en las de Hollywood.

A sus 28 años, Jorge Ospina es un reconocido productor cinematográfico y director de cine de Hollywood para Colombia.

Desde muy pequeño tuvo ese amor por las artes visuales y siempre buscaba la manera de contar historias por medio de imágenes en movimiento. Manizales, el lugar donde nació quien hoy podría ser uno de los directores de cine más subestimados del país. 

“Yo pensaba que esto no era rentable y algo de lo que no se puede vivir, pero me arriesgué y lo logré”. 

Años atrás, Jorge prestaba atención a cada detalle de una película asignada por un profesor para la clase en el colegio. Odisea 2001, ese filme que todos sus compañeros odiaron pero que él tendría presente el resto de su vida. 

“Entendí la filosofía de vida y arte gracias a esta película. Me llevó a ser quien soy hoy en día. Aprendí cómo contar todo lo que pasa por mi mente”, expresa, Jorge Ospina a KIENYKE.COM. 

Este manizalita en tan solo una semana logró estar nominado a siete festivales de cine y alzó varios de esos galardones gracias a VIDEL, un -cortometraje-, drama fantástico que, en catorce minutos, narra la historia de Arthur, un hombre que perdió al amor de su vida y decide ir hasta el mismísimo infierno para recuperarla.

¿Por qué en Colombia no se escucha hablar de él?

Jorge cuenta a este medio que dicho fenómeno se debe a la cultura tan rica que existe en Colombia. “Esa cultura, con realismo mágico es la que enamora a las audiencias norteamericanas, no a la nuestra. Es una forma diferente de ver la vida”, dice.

Con esa esperanza de que algún día los colombianos amen este tipo de proyectos nace un sueño llamado DNX Films, la productora de Jorge Ospina. 

Es aquí donde se origina un modelo de negocios que es capaz conseguir cualquier paisaje exótico acompañado de un contenido creativo, y diferente a lo que ofrecen las grandes productoras de Hollywood.

— “¿Qué es lo bueno y lo malo de un trabajo como este?, pregunto”.

— “Feo cuando las cosas no salen a tiempo por temas de presupuesto o retrasos en temas de producción. Lo mejor es trabajar con personas de diferentes nacionales, pero más importante que eso, ver que la gente ama lo que hace“.

“Lo que uno aprende en Colombia es a hacer grandes cosas con tan poco”

En Hollywood los presupuestos para un cortometraje oscilan entre los 100.000  y 300.000 dólares (incluso más). Colombia fue el lugar en el que aprendió que se pueden hacer grandes cosas con pocos recursos.

El objetivo de DNX, su productora, es crear proyectos fascinantes con bajos presupuestos. 

¿Qué tan difícil es sobresalir en el mundo del cine?

“Complicado. Toca llegar con ideas nuevas. Es necesario tener la intención, y la mentalidad, de preponer algo nunca antes visto. Es ahí donde se abren caminos en este difícil camino”.

¿Recomienda estudiar esto?

“Siempre y cuando le guste hágalo. La pasión es lo que augura el futuro de un profesional en Colombia”. 

¿Qué opina de los casos de abuso sexual que azotan a Hollywood?

“La industria está pidiendo a gritos una renovación en todo sentido. Van a tener que cambiar las reglas. Tiene que haber una generación nueva que genere cambios. Esto, -como los recientes casos de Harvey Weinstein y Kevin Spacey-, lo único que hace es manchar el nombre de todo Hollywood”.

¿Qué películas recomienda ver?

Desde las taquilleras hasta las clásicas. Ciudadano Kane, Odisea 2001, Casa Blanca, hay que verlas sí o sí.

Fascinante, es la palabra que ha elegido Jorge Ospina para definir su trabajo, su carrera. Su vida. 

“Entre libros e historias está mi gran amor”.