El indomable Gascoigne

El indomable Gascoigne

21 de julio del 2013

La imagen que más se recuerda de Paul Gascoigne dentro de las canchas fue en el Mundial de Italia en 1990. Estaba con los ojos rojos y un llanto incesante por una tarjeta amarilla que le impedía, llegado el caso, jugar la final del único mundial que jugó en su vida. Fue una falta innecesaria en una jugada apresurada: golpeó al alemán Olaf Thon, dejándolo tirado en el suelo durante unos momentos. De nada sirvieron sus disculpas y arrepentimientos inmediatos. El llanto estaba más que justificado. A pesar de la derrota fue el héroe de aquella Inglaterra.

Ya fuera de las canchas son muchas las imágenes del segundo de cuatro hermanos que nació en Gateshead en 1967. Borracho, metido en pleitos de Pubs en los barrios obreros de Londres, y en casinos, de los que lo echan cuando no tiene más dinero con qué apostar. Comprobando así la teoría convertida en comidilla de salones de té y chismes deportivos: no pudo desarrollar todo su potencial como futbolista por su alcoholismo. Con todo esto, fue el mejor mediocampista de su generación.

Hace unos días ocurrió el más reciente de sus problemas con el trago: el diario ‘The Sun’ publicó fotografías de Gascoigne ebrio, perdido y aturdido en el suelo de un hotel. El incidente tuvo lugar en el Royal National Hotel,  en Russell Square, Londres. En las fotos que circularon aparecen en el suelo las muletas que utiliza para poder desplazarse tras una cirugía de cadera a la que se sometió hace un mes.

[youtube width=”540″ height=”360″]http://www.youtube.com/watch?v=dY0imC8LRms[/youtube]

Las recaídas de ‘Gazza’, como es conocido en Inglaterra, no han sido pocas y han provocado el asedio de los medios, pero también el apoyo de los amigos. En el 2011 Chris Evans y Pieres Morgan, amigos de juventud, asumieron los costos de la rehabilitación en Arizona. En una entrevista a The Guardian señaló Morgan, “es la última oportunidad, es difícil para él pasar por un salón sin tomarse una copa”.

Su caso no ha sido el único en el futbol británico. George Best, quien murió en el 2005 por cirrosis después de un trasplante de hígado, fue un borracho consumado que dejó para la posteridad frases ingeniosas. Al igual que ‘Gazza’ era increíblemente divertido e inteligente. Incluso vulnerable y sensible.

Pero de inmediato surge el punto de quiebre entre los dos futbolistas, como reconoció un amigo de Gascoigne: “George Best fue un borracho feliz que nunca quiso que lo ayudaran, querían que lo dejarán beber feliz y en paz. En cambio Gazza es un borracho infeliz que intenta desesperadamente ponerle orden a su vida”.

En los años en que se mantuvo en forma fue titular inamovible de la selección inglesa. Fue el cerebro de los equipos en los que jugó, desde el Tottenham Hostpur, Newcastle United, Lazio y Glasgow Rangers. En una entrevista sir Alex Ferguson, el entrenador más ganador de la historia inglesa, declaró que no haber fichado a Gascoigne con el Manchester United a inicios de los noventa fue la mayor decepción de su carrera.

[youtube width=”540″ height=”360″]http://www.youtube.com/watch?v=anwgg–Ou-8[/youtube]

Lea también

Algunos de los mejores comerciales de fútbol del mundo