El municipio colombiano que se quedó sin prostitutas

El municipio colombiano que se quedó sin prostitutas

5 de mayo del 2016

En una de las más recientes crónicas de nuestro portal, El pueblo donde las prostitutas ganan más que el alcalde, se contó como las mujeres llegaban de todas partes del departamento a Buriticá, pueblo rico en oro y en clientes potenciales. También se dijo que en este lugar hay más trabajadoras sexuales que fuerza pública, pues son 8 policías en total y aproximadas 400 prostitutas, al menos los fines de semana.

Además de las prostitutas, la mayoría de los socavones y minas son ilegales pues no cuentan con ningún permiso para explotar el oro. Esta minería ilícita es controlada por el Clan Úsuga, según señalan las autoridades.

Sin embargo, el Goberador Luis Pérez dio un balance positivo sobre el operativo de normalización de la actividad minera en Buriticá. Justificó sus declaraciones al asegurar el  haber desmantelado 4 empresas ilegales que volcaban mercurio a las fuentes hídricas.

En todo caso, mientras más se incentivaba la minería ilegal hace unos años, se disparaba la migración de prostitutas al municipio porque el oficio era muy bien pago. Por el desproporcional crecimiento del oficio, las más de 300 trabajadores sexuales fueron sacadas de la zona.

El mandatario señaló que las trabajadoras sexuales eran “víctimas de una red de trata de personas”.

Aunque el mandatario no quiso precisar más sobre el hecho, sí comentó que muchas de estas mujeres son menores de edad, por lo que se abre una investigación para esclarecer los acontecimientos y capturar a los responsables.

Al respecto, el coronel Wilson Pardo, comandante de la Policía de Antioquia, aclaró que el trabajo de la Policía Judicial se está estructurando y que con la Fiscalía General se están esperando resultados. “Que se surtan unas etapas para que los jueces determinen los culpables y se expidan órdenes de captura contra los responsables”, agregó el gendarme.

Asimismo, el Gobernador concretó que van 2041 personas, entre mineros ilegales, trabajadoras sexuales y clientes, que han salido del lugar voluntariamente. También detalló que no todo es negativo: “Se detectaron 4 empresas mineras legales y otras 7 solicitaron permiso para funcionar. Además, se investiga otra empresa -Hebrón-, que presentó documentos en los que acredita cumplir normas laborales. El caso está en estudio”.

Para el mandatario, lo más importante son las personas según sus declaraciones: “En este operativo se respetan los derechos humanos, sin disparar un tiro ni lanzar un gas lacrimógeno”, señaló.

Pero, por otra parte, una de las líderes sociales de este pueblo, Soraida Jaramillo, denunció que en la zona hubo agresiones en los operativos. A esto, Andrés Osorio, de la ONG Antioquia Humana, responde que “no se violentó a nadie… Todo lo contrario pues cuatro personas fueron atendidas por presentar desmayos y alteraciones nerviosas. El uso de gases fue mínimo”.

Finalmente, por parte de las autoridades, el Coronel Pardo dijo que no se han presentado acciones de choque con la comunidad”.

Lo cierto es que a más de 300 mujeres, de toda Antioquia, se les acabó la mina de oro.