El video de la captura del sacerdote que llevaba coca en su estómago

El video de la captura del sacerdote que llevaba coca en su estómago

30 de Enero del 2013

Tras unos barrotes grises, vestido con un saco de lana café y mientras movía entre sus dedos un rosario, el sacerdote anglicano Ricardo Rodríguez recibió agua en un tasa de lata que bendijo dibujando una cruz en el aire. Luego dijo: “cometí esta acción porque fui presionado por la mafia”.

El mismo día, unas horas antes, una cadena de televisión rusa registró las primeras imágenes de un recipiente lleno de condones amarrados que contenían cocaína. El sacerdote de la Iglesia Anglicana del Caribe Fabio Ricardo Rodríguez había tragado 13 cápsulas de la droga.

El reverendo salió de Colombia hacia París, y luego a Moscú, una escala en donde tuvo que esperar pues su vuelo estaba retrasado. Fue entonces cuando las autoridades rusas notaron que el sacerdote, quien llevaba un maletín negro, se veía pálido y nervioso, por lo que decidieron llevarlo a un hospital y verificar la causa de su malestar.

En el video, Rodríguez, visiblemente incómodo, mueve su mano en forma de rechazo mientras se sienta en una camilla. Según información de algunos medios, el religioso se negó practicarse los chequeos. En el centro médico, la oficina Federal rusa de la Lucha contra la Droga (FSKN) descubrió que se trataba de una ‘mula’.

Además de las cápsulas encontradas en su estómago, en la maleta de equipaje del sacerdote se hallaron cinco capsulas más; en total, el religioso Fabio Ricardo Rodríguez transportaba 780 gramos de la droga.

El sacerdote fue llevado al hospital y allí le encontraron 13 cápsulas de cocaína en su estómago. 

La cadena rusa Rossiya 24 grabó imágenes de cuanto se le encontró al religioso: su libreta militar que demuestra que prestó servicio militar, su licencia de conducción, su cédula de ciudadanía, su carnet que lo identifica como sacerdote anglicano, además de imágenes religiosas, entre ellas una de la virgen del Carmen.

La Cónsul de la embajada colombiana en Rusia, Mery Lozano Pinilla, ya tiene conocimiento sobre lo sucedido con el sacerdote y fue a visitarlo a las afueras de Moscú en donde permanece recluido. De ser condenado, podría pagar entre 10 y 15 años de cárcel.