Granados vs. Lombana en el caso Colmenares

Granados vs. Lombana en el caso Colmenares

18 de noviembre del 2011

Los abogados penalistas Jaime Lombana y Jaime Granados han llevado en su vida profesional causas comunes, como el sonado caso de las interceptaciones ilegales, donde el cliente de ambos es el ex presidente Álvaro Uribe. Los dos son considerados pesos pesados del derecho y por sus oficinas pasan los más importantes casos judiciales del país.

Pero ahora se verán enfrentados en el proceso por la muerte de Luis Colmenares, estudiante de la Universidad de Los Andes que fue asesinado en extrañas circunstancias la madrugada del 31 de octubre de 2010 en el Parque el Virrey, en Bogotá.

Lombana asumió hace dos semanas la defensa de la familia Colmenares, que durante un año y con mucho esfuerzo ha logrado que la justicia responsabilice como posibles testigos del crimen a las estudiantes Laura Moreno y Jessy Mercedes Quintero, quienes estuvieron con Colmenares la noche de su homicidio.

Laura y Jessy se encuentran en detención domiciliaria porque el fiscal pudo comprobar que ellas tienen la clave de cuanto ocurrió en realidad. El abogado que contrató la familia de Laura, Pedro Enrique Aguilar, ha preferido mantenerse aislado de los medios y sólo actuó a través de comunicados de prensa pagados en los principales diarios de la capital (ver El extraño comunicado).

Ahora el papá de Laura, Jorge Enrique Moreno, un acaudalado contratista de las principales petroleras del país, quien también ha querido permanecer en la sombra pero sin descuidar cada detalle del proceso, contrató al abogado Jaime Granados, que entró pisando duro. Granados actuará como auxiliar de Aguilar. De inmediato, su grupo de trabajo comenzó a trabajar en el caso y este viernes presentó ante el fiscal una prueba de polígrafo realizada por un especialista a Laura Moreno, cuyo resultado arroja que la estudiante no fue testigo ni sabe quién es el autor del homicidio. Granados le aseguró a Kien&Ke que se trata de una prueba admitida en el Ordenamiento Penal Colombiano. Sin embargo, otros especialistas aseguran que la Corte Suprema ha rechazado este tipo de elementos probatorios.

Laura Moreno (arriba izquierda) podría tener la clave del asesinato de Luis Colmenares. 

Esta prueba será enfrentada a otras que tiene la Fiscalía, como las decenas de interceptaciones telefónicas de conversaciones entre Laura Moreno y algunos compañeros, en las que ella asegura ser la única persona que sabe lo que ocurrió la noche en que murió Colmenares.

La Fiscalía tiene otras evidencias que destapará en el juicio de las estudiantes, quienes han guardado absoluto silencio desde su reclusión. También se mantiene en silencio Carlos Cárdenas, novio de Laura, que por alguna razón ha sido mencionado en este caso, pero hasta ahora no ha sido judicializado. Su mamá, María del Pilar Gómez, sí fue involucrada en el proceso, porque al parecer hizo gestiones de la mano de una abogada ante el director nacional de Fiscalías, Néstor Armando Novoa, para que éste enterrara el proceso. Se abre, pues, un nuevo capítulo de esta novela cuya trama es cada vez más enredada.

Laura Moreno y su novio, Carlos Cárdenas, se volvieron a unir luego de la muerte de Luis Colmenares.