La ministra que quiere ser bibliotecaria en un pueblo del Valle

La ministra que quiere ser bibliotecaria en un pueblo del Valle

16 de septiembre del 2015

Mariana Garcés se levanta temprano y se acuesta temprano, pero antes de dormir lee un rato.

En su mesa de noche tiene ensayos sobre la lectura y biografías. En este momento también tiene a la mano ‘La Oculta’, la última novela de Héctor Abad Faciolince.

Lea también: Héctor Abad Faciolince: “No doy razones para leer mis novelas. Soy escritor, no vendedor de libros”

La ministra de Cultura, en este momento, también está embarcada en un proyecto urgente: que los colombianos lean más.

Uno de los fundamentos de la campaña es que la lectura sea promocionada en familia, que los padres lean a sus hijos un rato en la noche, después de cenar, en la sala, en el comedor cuando están todos juntos.

La ministra Garcés fue una de las beneficiarias de ese método casero para fabricar lectores. Su mamá le leía libros cuando era niña. Leía o se inventaba historias. En ese entonces Mariana conoció uno de sus libros fundamentales: ‘El Principito’, del francés Antoine de Saint-Exupéry, un escritor que soñó con ser piloto.

Lea también: Una biblioteca para construir la paz

Sobre él hay una historia fantástica: era un hombre robusto, mas bien gordo, al que rechazaban en todas las escuelas de aviación. La persistencia venció lo que la dicha no alcanzaba: logró pilotar un pequeño avión. Despegó y desapareció. Durante años se buscó el dichoso avión y nunca dieron con él. Se dice que tal vez esté en uno de los planetas que inventó para su personaje más famoso: aquel niño (¿niño grande? ¿niño sabio?) que encuentra en otros mundos gente que le aconseja cómo vivir en una realidad tan rara.

‘El Principito’ es el libro que la ministra Garcés más ha regalado en su vida.

Otro francés que Mariana Garcés siempre tiene presente es Daniel Pennac, quien propone en sus ensayos que la lectura no puede ser un asunto obligado, debe ser una actividad más cercana al placer. La campaña ‘Regalar un libro es mi cuento’ busca que los colombianos, a punta de amor por los libros y las historias, leamos más. Es una iniciativa que ha logrado que los colombianos le regalen a los niños del país miles de textos.

Según el despacho de la ministra, “gracias a la generosidad de los colombianos que se han vinculado a la campaña ‘Regalar un libro es mi cuento’, los niños de Vaupes, Guanía, San Andrés y Providencia recibirán 30.000 libros nuevos”.

Mariana-Garces-MinCultura-1

Más de sus lecturas

Mariana Garcés también lee en los aviones, cuando no tiene trabajo pendiente. Entre sus novelistas de cabecera está Fiódor Dostoyevski, de quien admira sobre todo ‘El Jugador’.  También gusta, por supuesto, de Gabriel García Márquez. De sus novelas se queda con ‘El Coronel no tiene quien le escriba’. Pero más que las novelas la ministra prefiere las biografías.

Dice que “la música (otra de sus pasiones) sólo puede ser buena o mala” y es una protagonista de este arte quien más le llama la atención: María Callas. Uno de los libros predilectos de la ministra es el escrito por Giovanni Battista Meneghini, esposo de la artista, que contó la historia de su amor por la soprano griega, a quien perdió frente al magnate Aristóteles Onasis.

Otra biografía que la apasiona es la de Winston Churchill, el exprimer ministro británico que también fascina a su jefe, el presidente Juan Manuel Santos.

Los lectores del gabinete

A propósito del presidente, su ministra de Cultura dice que ha sido una clave importante a la hora de motivar la lectura de los colombianos.

Según el ministerio de Cultura “en los primeros cuatro años de gobierno se construyeron 104 nuevas bibliotecas públicas que se entregaron totalmente dotadas en el mismo número de municipios con dificultades de acceso y de orden público o donde se concentraban los mayores índices de desigualdad, pobreza y falta de oportunidades.”

Estos logros no se hubieran conseguido sin la convicción del gobernante hacia la lectura. Según la ministra Garcés, Santos, a diferencia de otros políticos que suelen dejar el tema cultural de lado, entiende la dimensión del asunto. “Ha apoyado el sector cultural incrementando el presupuesto en un 110.5 por ciento, es un orientador del sector”, dice la ministra Garcés. En 2015, según el ministerio de Cultura, el presupuesto para el sector cultural alcanzó la suma de 463.426 millones de pesos, mientras que en 2010 era de 193.782 millones”.

Según la ministra, además del Presidente, el otro gran lector del gabinete es el ministro de Salud, Alejandro Gaviria. Cuenta que su compañero de gabinete es un devorador de literatura y analista. Admira sus ponencias sobre asuntos de letras y un análisis sobre el académico colombiano Estanislao Zuleta.

Mariana-Garces-MinCultura-2

Una frustración y un sueño

Mariana Garcés asumió el ministerio el 7 de agosto de 2010. Ha sido parte del gobierno de Juan Manuel Santos desde el primer día. En más de cinco años sólo reconoce una frustración: el hundimiento, dos veces, de un proyecto de ley que busca desentrabar unos recursos para el sector, destinados al mejoramiento de la seguridad social de los actores colombianos.

Aparte de eso, Mariana Garcés dice que después del ministerio le gustaría seguir trabajando en el sector cultural en Colombia. Durante su gestión, las bibliotecas públicas han sido robustecidas en todo el país. Y ella quisiera sumarse a ese proyecto. Cuando se le pregunta qué le gustaría hacer después de ocupar la cartera responde sin vacilar: “Me gustaría ser bibliotecaria en un pueblo del Valle del Cauca”, su tierra natal.