La profesora más innovadora del año

La profesora más innovadora del año

25 de junio del 2012

La profesora Disnory Aragón no conocía Bogotá. Realizó un viaje desde Inírida (Guainía) por dos razones: asistir al Foro de Educación Innovadora realizado por Microsoft junto con el Ministerio de Educación y conocer la ciudad que sólo había visto por televisión. Disnory, de 35 años, había sido seleccionada como una de las 10 finalistas, entre 127 participantes de toda Colombia, que enviaron propuestas de innovación aplicadas a la enseñanza básica y media.

Al llegar al hotel Marriot de Bogotá, cuenta Disnory, vio tanta opulencia en el edificio que pensó inmediatamente en sus alumnos y su pueblo. En el baño, el agua del lavamanos baja solo con la presencia de una persona, sin girar ninguna llave, entonces recordó cómo en su ciudad el líquido llega directamente del río sin ser tratado. No le gustó ver tantos bombillos y luces artificiales encendidas a plena luz del día, cuando en Inírida apenas hace tres años compraron una planta diesel para proveer de electricidad a todo el pueblo. Si se daña la planta pueden pasar días sin encenderse un foco.

Le advirtieron que en un sitio del hotel había una zona de computadores con internet inalámbrico a una velocidad de 10 megas, entonces recordó que en el Instituto Integrado Custodio García Rovira, colegio al que iba a representar, tiene apenas 60 computadores para 900 alumnos que son utilizados mañana, tarde, noche y hasta los sábados. La velocidad del internet la dejó deslumbrada, pues apenas hace un año el Ministerio de Educación, en convenio con una empresa de comunicaciones, instaló internet en el Instituto, donde enviar un correo electrónico puede tomar varios minutos.

Disnory Aragón
La profesora Disnory, ganó el premio a propuestas innovadoras de MIcrosoft, entreb más de 125 propuestas de todo el país. 

Sentada en el salón del eventos, Disnory se dio cuenta que estaba con gente muy importante para la educación en el país como Héctor Rendón, jefe de la oficina de Innovación del Ministerio de Educación; María Paula Duque, directora del Sector Público de Microsoft; los jurados del concurso Hugo Ñopo, Especialista de Educación del BID, Alejandra Cardona, gerente de Programas de Educación Innovadora Microsoft Colombia y Gina Calderón de la Oficina de Innovación del Ministerio.

Empezaron a llamar a cada uno de sus colegas para exponer los proyectos en los cuales venían trabajando. Al atril subieron profesores de Medellín, Montería, Manatí, Pueblo Bello, Bogotá entre otros.

Cuando fue su turno, Disnory con elocuencia y facilidad explicó que su trabajo consistía en utilizar las TIC’s (nuevas tecnologías de la información y educación) para enseñar a hablar y escribir en castellano a los estudiantes que tuvieran otra lengua materna. Lenguas como el kurripako y Kurripaco-baniva. Su presentación, hecha en PowerPoint, mostraba desde la composición de la oración hasta la enseñanza y construcción de una frase.

Disnory Aragón
María Paula Duque, Disnory Aragón y Héctor Rendón.

Contó cómo el paquete de Office, donado al Instituto hace un año por Microsoft, era enseñado por ciclos al estudiantado; Word en cuarto y quinto de primaria, Power Point y Excel en sexto y séptimo, Acces en octavo y noveno, mientras que en décimo y once de bachillerato se enseñaba soporte, mantenimiento y arreglo técnico de computadores. “Es por ello que los computadorcitos del instituto, aunque no son los más avanzados, funcionan muy bien”, contaba la educadora.

Al finalizar su presentación salió del recinto. Afuera habló por teléfono con un periodista que se disculpó con ella por no poder llegar a tiempo debido a un trancón en el que llevaba metido una hora. Disnory le dijo que eso no era nada para los ocho días que duraban sus estudiantes en lancha por el río Guainía para ir a clases, sin poder volver a ver a sus padres hasta las vacaciones. Que no se quejara.

Disnory colgó y volvió al recinto. De repente, escuchó su nombre: Disnory Aragón, del Instituto Integrado Custodio García Rovira de Inírida (Guainía) ganadora al mejor Proyecto de Innovación en el uso de las TIC’s para la educación. La profesora quedó muda, y por su cabeza solo pasaba el esfuerzo y el trabajo que hacían sus alumnos para entender un mundo que está tan lejos del de ellos.