Los cachetes y los labios de Natalia París son de mentiras

Los cachetes y los labios de Natalia París son de mentiras

27 de Marzo del 2012

Una de las mujeres más deseadas, con cara de muñequita seductora y uno de los cuerpos mejor moldeados de Colombia, fue víctima de los cuestionados biopolímeros. En un aviso publicitario Natalia París se destapó y dejó saber que se había inyectado esta sustancia.

Su caso no ha sido tan sonado como el de la presentadora de televisión Jéssica Cediel, quien relató su drama estético frente a las cámaras del programa El mundo según Pirry. La modelo señaló al cirujano Martín Carrillo por haberle dañado su cola por el implante con biopolímeros.

Natalia París ha sido presentadora, empresaria y DJ.

Natalia, quien ahora mezcla su actividad de modelaje con la de DJ, no ha querido dar más detalles sobre el asunto, así lo haya aceptado públicamente en el aviso de prensa. “Para serte sincera, de lo que se trató fue más que todo una negociación con el médico. Yo he sido su imagen publicitaria desde hace cuatro años. Lo hice más para que la gente fuera a la Clínica Colombiana de Obesidad y Metabolismo dirigida por el médico Gabriel Cubillos, y conociera ese tipo de intervenciones”, dijo Natalia a Kien&Ke.

Sin embargo, se sabe que esta versión no coincide con los hechos. Muchos de sus amigos cercanos saben lo que ocurrió en un momento difícil de la vida de Natalia, cuando era pareja de Julio Fierro, quien terminó asesinado por un tema de cuenta de cobro entre narcotraficantes. En esos momentos se encontraba embarazada de su hija Mariana. Así lo reconoció en la revista Aló: “Cuando quedé en embarazo de Mariana se me brotó un poco la cara y me quedaron unas cicatrices de acné chiquitas pero jartas. Fui donde un esteticista en Medellín que supuestamente me iba a ayudar a acabar con las marquitas, y después de inyectarme, con el tiempo, se me formaron unas bolitas raras”, dijo la modelo a la publicación.

Supuestamente le inyectaron ácido hialurónico, pero al final resultó que eran biopolímeros que un cirujano plástico le retiró vía laser.

A raíz del embarazo de su hija Mariana, Natalia ha tenido que luchar con su piel.

El asunto de sus provocativos labios es otro tema. Según distintos cirujanos plásticos Natalia se aplicó biopolímeros en sus labios, pero felizmente en ellos no hubo reacción negativa. La bella modelo paisa, a sus 34 años, sigue siendo un ícono de belleza a la que el tiempo no le pasa.