Un homenaje al descubridor de Petronio Álvarez

Un homenaje al descubridor de Petronio Álvarez

4 de Agosto del 2015

Tras el abrebocas de ritmos afrolatinos como el currulao, el mambo y la pachanga que Cali trajo en días pasados a Bogotá con el show El Pacífico en su Salsa, se dio inicio a la cuenta regresiva de los dos mayores eventos culturales del occidente colombiano: El Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez y el Mundial de Salsa de Cali.

El primero, que llegará a su decimonovena versión, se realizará en la ‘sucursal del cielo’ del 10 al 16 de agosto de este año. Su nombre se lo debe a un maquinista del ferrocarril del Pacífico del siglo XX que, además, tocaba virtuosamente la guitarra y componía melodiosas piezas que se convirtieron en himnos. Tal es el caso de Mi Buenaventura, una de las canciones más representativas del folclor nacional.

Dicho personaje fue retomado por el intelectual Germán Patiño Ossa –fallecido el pasado enero–, quien hace menos de 20 años se dio cuenta de que al hablar de los grandes compositores del Valle del Cauca se excluía a aquellos de raíces africanas y piel oscura. Por lo tanto, se propuso una tarea de reivindicación para rescatar la importancia de los autores afrodescendientes y de su legado.

Así, en 1997, Patiño fundó el festival de Petronio Álvarez y hoy es un evento que va más allá de lo musical, pues reúne otras manifestaciones culturales como la danza, la gastronomía y el vestuario. Quien va allí, va a gozar con la rumba, pero también va a encontrarse con esa parte de la historia colombiana que aún se desconoce en gran medida, la de la negritud.

Debido a este aporte, la edición que se aproxima le rendirá un homenaje especial a Patiño. Según María Helena Quiñonez Salcedo, Secretaria de Cultura y Turismo de Santiago de Cali, “va a haber una gran fiesta” con marimbas y currulao para mostrar “la autenticidad que tiene este festival que recoge el folclor del Pacífico” como lo pretendía su gestor.

Inclusión

Además, el evento contará con la participación del afrobrasileño Carlinhos Brown y, por supuesto, con el tradicional concurso de los grupos musicales –44 en esta ocasión– que darán un recorrido cultural a los asistentes por los cuatro departamentos que componen el Pacífico, es decir, Chocó, Cauca, Valle del Cauca y Nariño.

Por su parte, la décima versión del mundial de salsa se llevará a cabo entre el 28 de septiembre y el 4 de octubre. Su fin, similar al del Petronio, es cambiar la percepción de este baile para que sea visto como otra expresión de alto valor cultural que, a través de una competición, cumple un papel social importante al ofrecer a los jóvenes de zonas marginales un camino alejado de la violencia y las drogas.

De esta forma, con un despliegue de sabrosos movimientos y con la participación de 10 países invitados, en el mundial se darán a conocer los nuevos talentos de la danza insignia de Cali. El cierre, finalmente, estará a cargo del Grupo Niche para festejar póstumamente al director de la banda Jairo Varela, quien se convirtió en uno de los mayores exponentes de la cultura salsera de esta época.

Con estos eventos, la ciudad caleña espera convertirse en una verdadera embajadora del carácter pluriétnico del país a la vez de posicionarse como uno de los principales destinos del turismo folclórico en Latinoamérica.