Cómo cumplir las promesas de año nuevo

Foto: @Pixabay

Cómo cumplir las promesas de año nuevo

5 de enero del 2018

Empezó un año nuevo y estamos cargados de energía y esperanza. Así comenzó el año anterior y llegamos al 31 pasado sin cumplir todas las resoluciones que teníamos. Algunos la tomamos con humor y otros nos sentimos decepcionados del año que se fue.

Pero este año es diferente, este sí es mi año -nos decimos entonces-, así sin más, comienza otra vez el ciclo; cambiemos las cosas en este nuevo comienzo, no es el año el que es diferente, decidamos nosotros hacerlo distinto.

Cómo hacemos para cumplir las decisiones

Lo primero es formular las determinaciones mejor. Está bien tener grandes aspiraciones y sueños magníficos, pero como toda empresa (eso es lo que vamos a hacer al fin y al cabo, emprender algo) necesitamos tener objetivos claros.

Nuestros objetivos deben ser medibles y constatables y debemos organizarlos en corto, mediano y largo plazo. Hay resoluciones que, por muy rápidos que seamos, no se van a cumplir en 365 días no importa lo que hagamos.

La motivación es la clave

La motivación correcta es la clave en todo lo que hagamos en la vida; es nuestro motor y la esperanza que nos va a mantener cuando nos enfrentemos a un obstáculo. Si una de nuestras promesas fue hacer ejercicio en este nuevo año debemos tener claro por qué.

¿Quiero hacer ejercicio para bajar de peso? Y si es así: ¿por qué quiero bajar de peso? Acaso alguien me dijo gordo, mi vecino tiene mejor cuerpo que yo, me dejo mi pareja, etc. Hay un sinfín de motivos pero no todos son la motivación correcta.

Debemos hacer las cosas por nosotros, para nosotros mismos; si vamos a empezar a realizar actividad física es porque trae un beneficio directo para nosotros y va a mejorar nuestra calidad de vida.

Si pensamos en que me quiero ver mejor que el de al lado, o quiero demostrarle a alguien que puedo ser diferente, cuando enfrentemos el primer obstáculo nuestra resolución va a flaquear. Estamos haciendo las cosas en función de alguien más, queremos realizar un cambio para nuestra vida desde un factor externo.

De adentro hacia afuera

Cuando esperamos un cambio usualmente lo generamos de afuera hacia adentro. Quiero verme mejor, quiero tener un mejor trabajo, quiero tener mas plata. En realidad ese es nuestro error (yo también lo he hecho).

La transformación se debe dar de adentro hacia fuera. Tal vez lo que me falta es constancia para cuidarme, confianza en mi mismo para valorar mi trabajo y arriesgarme a nuevos retos, disciplina para controlar mis gastos.

Por ello es tan importante la motivación adecuada. Volvamos al ejemplo del ejercicio; si nos damos cuenta que lo que queremos no es vernos mejor sino sentirnos mejor con nosotros mismos la cosa cambia.

Cuando cambiamos nuestro hábitos por unos mas saludables, realizamos actividad física que nos guste y se adapte a nuestras necesidades, nuestro cuerpo empieza a sentirse mejor. Con el progreso nuestra causa crece y nos volvemos más disciplinados, vamos por buen camino a cumplir nuestra compromiso.

De pequeños éxitos está hecha la vida

Estamos acostumbrados a los grandes éxitos; las increíbles historias de motivación que si no hacemos algo espectacular sentimos que no hemos alcanzado nada. La verdad de la vida es que es acumulativa.

Podemos tener un gran triunfo o podemos tener cientos de pequeñas victorias y ambas serán vidas exitosas. Lavar los platos sin mojarme del todo, jugar un rato cada día con mi mascota, llamar a mi familia a decirle lo que siento, no dejarme estresar del jefe.

Esos pequeños triunfos que dejamos desapercibidos pero que hacen nuestro día a día son los que debemos celebrar. Y nuestras resoluciones pueden estar dadas por esas “trivialidades”. Cuando cumplimos esas pequeñas obligaciones tenemos aun más ánimo para las otras.

La vida es subjetiva, podemos vivir frustrados por sueños que parecen imposibles o podemos motivarnos con los éxitos diarios para que nos llenen de fuerza y poder alcanzar los mas grandes. La decisión de qué tipo de existencia queremos llevar, está en cada uno de nosotros.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO