“Las horas”: La vida entera en un día

Publicado por: admin el Mié, 19/02/2020 - 11:51
Share
¿Es la vida solo la capacidad para adaptarse, desarrollarse, reproducirse y morir? ¿Es vivir la única finalidad de seres tan evolucionados como la especie humana? ¿Existen vidas dignas de vivirse,
“Las horas”: La vida entera en un día

¿Es la vida solo la capacidad para adaptarse, desarrollarse, reproducirse y morir? ¿Es vivir la única finalidad de seres tan evolucionados como la especie humana? ¿Existen vidas dignas de vivirse, y otras que no? En la década de los veinte, la escritora Virginia Woolf escribe una nueva historia: “Mrs. Dalloway”. En un día, Virginia intenta colocar a su protagonista a prueba, enfrentándola a la idea de su mortalidad. Treinta años después, Laura Brown lee esta novela mientras reacciona a una vida insatisfactoria y contempla el suicidio. Y cincuenta años más adelante, una “señora Dalloway” contemporánea, Clarissa Vaughan, empieza su mañana planeando una fiesta para su mejor amigo, con quien mantiene un apego que perjudica sus otras relaciones. A través de diferentes temporalidades, la película “Las Horas” abre con tres mujeres en un momento crucial de sus vidas: el momento en que deciden que hacer con el resto de su existencia. Compartiendo la misma intención del libro en el que está basada, y los escritos de Virginia Woolf, la película se coloca en la tarea de mostrar cómo toda una vida puede ser examinada a través de un día. Cada mujer enfrenta la necesidad dramática de no solo cambiar sus circunstancias, sino tomar las riendas de su propia voluntad: Cuando Virginia encuentra su albedrío coercionado por la disciplina médica y su esposo, y se plantea escribir a una protagonista incapaz de entender su destino a pesar de su determinación, los cineastas expresan visualmente sus pensamientos, incluyendo ideas muy fundamentadas a ser descartadas e ideas inicialmente banales que se convierten en decididos impulsos. El personaje ficticio de Virginia no nace ante nuestros ojos, es realizado a través de las experiencias de Virginia: su soledad, su reacción ante el aburrimiento de su retiro rural y su relación con su hermana. La señora Dalloway que está naciendo en papel, y las propias decisiones de la autora constituyen un punto de comparación para las vivencias de las mujeres que se yuxtaponen con el día de Virginia Woolf. Laura Brown despierta una mañana con la intención de leer “Mrs. Dalloway” y así amortiguar todo el aburrimiento que siente con su matrimonio. Su esposo e hijo son ideales, amables y amorosos, pero no siente ningún compromiso con ellos. Sin necesidad de hacer explícita su frustración de forma verbal, logramos entender que Laura desposó a su marido porque la sociedad le exigió retribuir el esfuerzo de los veteranos de la guerra. Al mismo tiempo notamos que, si bien Laura no es violenta con su hijo, es hostil con él al encontrarlo intrusivo. Con el montaje como arma, esta película se permite analogías inmediatas entre la vida de estas mujeres. Por ejemplo, Virginia siente que ya ha superado la motivación de su vida, y al notar un pequeño pájaro en aras de la muerte, decide recostarse a verlo agonizar ¡CORTE! Vemos a Laura fallecer en silencio, recostada en la cama y contemplando el suicidio como la única salida a un matrimonio que significa morir en vida https://www.youtube.com/watch?v=izTPZfCY2dA. Si bien las experiencias de Virginia y Laura parecen dirigirse hacia un destino trágico, el futuro de Clarissa Vaughan parece también incierto. Ella es una Señora Dalloway que ama genuinamente a su compañera sentimental e hija, pero parece subestimar la importancia de estas relaciones cuando las compara con la aventura que tuvo con Richard. Entregada al cuidado de este poeta, quien convalece ante el SIDA, Clarissa parece encerrada. Aunque le es posible entender que su devoción a Richard es tóxica para ambos, quiere convencerse de que cuidarlo hasta la salud les permitirá a ambos regresar a días más felices. Mientras Virginia y Laura consideran terminar sus vidas, una para encontrar paz y la otra para escapar de su infelicidad, Clarissa se sostiene implacable: cuidará a su amigo hasta que esto le consuma a ella. Por suerte, el poeta entiende que, a pesar del amor que sienten entre sí, uno tiene que alejarse para que el otro pueda apreciar lo que tiene al frente. El modo en que “Las Horas” cuenta su historia parece seguir la “corriente de conciencia”, una herramienta narrativa de la que Virginia Woolf fue pionera. Aquí se intenta articular todos los pensamientos y sensaciones que pasan por la mente de un narrador, ya sea a través de monólogos interiores y saltos en el pensamiento que carecen de puntuación u orden. La película intenta traducir esto al ámbito cinematográfico, realizando una historia que avanza junto con los pensamientos contradictorios de tres mujeres en una encrucijada emocional https:// www.youtube.com/watch?v=_f0TNK7fb1w. La dirección de Stephen Daldry y el montaje de Peter Boyle, sumada a las inolvidables interpretaciones de Nicole Kidman https:// www.youtube.com/watch?v=KMFxz39Qhjk, Julianne Moore (Laura) y Meryl Streep (Clarissa), agregan a una película caracterizada por la continua corriente de conciencia de protagonistas agobiadas por existencias que necesitan una motivación. Si bien ellas enfrentan ideas contradictorias, el arte de Daldry y su equipo organiza estos sentimientos de tal manera que exista sentido a través de la introspección. De esta manera, “Las Horas” sostiene una discusión sobre motivación, muerte y la finalidad de las relaciones humanas. PS: ¡Tengo que recordarles que la partitura original de “Las Horas”, compuesta por Philip Glass, es una maravilla! https://www.youtube.com/watch?v=e-vrNaIWPZQ. Carlos Yaya Twitter: @CJ_Yaya Facebook: https://www.facebook.com/ElCinematografo2016/ Instagram: elcinematografo96