Cómo es regresar del más allá

31 de octubre del 2013

El pasado 20 de Octubre, llegó al Hospital de Kennedy Javier Vengas un reciclador de 39 años con una puñalada de arma blanca en el pecho. Sin signos vitales, los médicos cirujanos rápidamente lo llevaron al quirófano, donde detectaron un cierto nivel de actividad cerebral, por lo que tomaron la decisión de empezar las maniobras de resucitación. El procedimiento tomó 45 minutos y cuando daban por muerto al hombre, los instrumentos clínicos mostraron que el corazón había vuelto a latir.

¿Cómo fue posible que este hombre haya podido superar su propio deceso a través de una experiencia cercana a la muerte? La ciencia llama a estos sucesos el `Fenómeno de Lázaro`, cuando una persona es declarada clínicamente muerta tras maniobras de reanimación cardiopulmonar, y de forma espontánea vuelven a activarse los signos y funciones vitales. El origen de este nombre se debe a uno de los milagros más significativos de la Biblia narrados en el evangelio según San Juan, donde Jesús resucitó a Lázaro, después de cuatro días de muerto.

Debido al impacto nacional que generó este hecho y por mi experiencia en hipnoterapia, el noticiero de RCN me entrevistó en directo, para explicar estos fenómenos no convencionales que permiten comprobar la existencia de una vida en el más allá. Como le comenté a la periodista de RCN Luisa Ballen, a estas conclusiones he podido llegar a lo largo de mi hacer profesional con algunos casos que he investigado. Por ejemplo, el del joven Erick Latorre de 16 años, que fue declarado muerto tras 15 minutos de reanimación y de manera sorpresiva regresó a la vida. De este suceso se informó a la opinión pública hace siete años.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=-ScldBimZXo[/youtube]

En la actualidad soy testigo de una extraordinaria narración por parte de un Fiscal, quien estuvo en coma en la Clínica Santa Fe y vivió una experiencia extra corpórea, que estoy analizando para ser publicada en mi próximo libro `Antología de lo Asombroso`. A continuación, les relaciono una serie de etapas que pueden llegar a vivir las personas con experiencias cercanas a la muerte:

1. La persona siente que sale de su cuerpo, viéndose a sí misma cuando es atendida por los médicos y enfermeras, escuchando sus voces e incluso la declaración de su muerte. De igual manera su dolor e incomodidad empiezan a disminuir.

2. Posteriormente, el individuo siente que se eleva y pierde más peso, empezando a ascender como por una escalera en forma de espiral, flotando en el vacío y entrando a una especie de túnel sin luz en busca de un punto claro al fondo del mismo. Ya no siente ningún dolor o molestia, y empieza a percibir una paz interior.

3. El paciente ve siluetas humanas que pasan a su lado mientras va avanzando hacia la luz, así mismo reconoce amigos y familiares difuntos llenándose de diversas emociones. En ocasiones pueden aparecer paisajes muy hermosos, voces dulces y una especie de música armónica. Otras personas sin embargo, cuentan haber tenido experiencias terroríficas en el más allá, lo cual genera una constante angustia, sentimientos de culpa y opresión.

4. Del final del túnel avanza hacia él o ella una figura transparente y resplandeciente, la cual se comunica por medio de la telepatía con frases amorosas y serenas, que parece conocer todo sobre el moribundo.Esta presencia es identificada según las creencias religiosas de la persona, puede tratarse de Jesús, de la Virgen María, de un ángel o algún maestro ascendido.

5. En ese instante, pasan ante los ojos del individuo imágenes globales pero íntegras de lo experimentado y hecho en su vida, es como una especie de película de aquellos momentos no necesariamente importantes. Con una nueva consciencia más libre y clara, la persona evalúa sinceramente el sentido de sus acciones, emitiendo su propio juicio de valor sobre las mismas.

6. El sujeto se encuentra frente a un muro o puerta, dándose cuenta de que aun no ha muerto y le falta completar algún ciclo en su vida, como por ejemplo, perdonar o pedir perdón, terminar metas y objetivos trazados, ayudarle a crecer a sus hijos, transformar malos hábitos de comportamiento, superar adicciones, y especialmente cambiar la actitud negativa de su vida. Aunque la persona siga sintiendo una tranquilidad y sosiego indescriptibles, decide regresar a su cuerpo con una nueva energía espiritual, impulsado por sus difuntos seres queridos.

Después de este proceso se pierde el miedo a la muerte. Conocedores de una vida plena en el más allá, esta segunda oportunidad de existencia adquiere otra dimensión, en donde prima el amor, la calma y la serenidad, convirtiéndose en mejores personas, con deseos de ayudar a los demás. De igual manera se reconectan con su Poder Superior y viven más alegres y con mayor felicidad.

En algunos casos la persona cuando nuevamente retorna a su cuerpo se siente confundida y desadaptada al haber experimentado un viaje sin tiempo ni espacio, pero en pocas semanas el cerebro retoma su percepción de una nueva realidad, ya que el filtro interno para percibir la realidad ha sido purificado por el amor y la compasión, emanados de una fuente infinitamente bondadosa.

@armandomarti1 – Miembro de la SIP y de la ACP

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO