¿De qué sirve gritar? Millonarios no quiere jugar

@MillosFCoficial

¿De qué sirve gritar? Millonarios no quiere jugar

18 de mayo del 2018

Termina la ilusión de una de las hinchadas más grandes del país con la ‘virtual’ eliminación de Millonarios de la Copa Libertadores de América. Debo aclarar que este escrito, tendrá mucho de hincha y poco de experto en deportes, porque es triste ver una campaña tan pobre y de escaso corazón en los jugadores del embajador.

Después de salir campeones a punta de garra en el finalización 2017, este semestre fue una  desilusión entre los fieles seguidores que asistimos al estadio fecha tras fecha.

No se puede desconocer que la ausencia del técnico Miguel Ángel Russo, en gran parte del torneo, afectó el juego del equipo. Pero también es sensato decir que, a diferencia del año pasado, en esta temporada Millos no brilló. La nómina escasa, los refuerzos lesionados y la falta de pasión (en mi opinión), hicieron pobre la presentación del azul.

Sí, hasta la última fecha en el torneo local tuvieron opción de lograr el paso, pero también es cierto que con un poco más de esfuerzo hubieran logrado una clasificación sin sufrimiento. Al final no se logró de ninguna forma, ni con calma, ni sufriendo.

Además este jueves quedamos al borde de la eliminación en La Libertadores, me perdonan los conocedores, pero contra un rival que no tenía más que Millonarios. El azul se fue arriba en el marcador y la ilusión vivía, después suspiramos con una opción que Salazar no concretó y como dice el refrán de cajón en transmisión deportiva ‘el que no los hace, los ve hacer’, un error permitió el empate. De ahí para adelante Millonarios se mostró errático y confundido, diría que se entregó.

La hinchada gritaba, pedía huevos, pero en la cancha solo se veía desespero. A un equipo desorientado, le restaron los cambios que no aportaron en el juego. El árbitro pitó y el abono por esta temporada se acabó.

Yo no les puedo decir que debimos formar 4 – 2 – 2 – 2 ó 4 – 4 – 2. No, solo puedo decirles que esperábamos, al menos yo, que dejaran el corazón en la cancha – que importa si perdían – al menos me hubiera ido a casa pensando que lo habían dado todo.

No es el adiós, queda un partido en Brasil contra Corinthians, el primero del grupo, allí toca ganar; Además Deportivo Lara de Venezuela, le tiene que empatar de visita a Independiente de Argentina. Una ecuación que se ve bien complicada.

Dirán que es una pataleta, que soy poco agradecido o que no me conformo con nada. Yo en cambio espero que el otro semestre vengan con todo, se mejoren los enfermos, lleguen los refuerzos y le metan corazón al juego.

Les prometo que me abono, trato de no faltar a la tribuna y gritar hasta perder la voz, siempre y cuando Millonarios quiera jugar.

Posdata: Profe Ruso Huérfano no está jugando bien, necesita banca. Lo de la falta de corazón no aplica para todos. Cadavid, Duque y De Los Santos, son en la cancha la mejor muestra de pasión por una camiseta.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.