Fan o novi@/espos@? o las relaciones no existen

30 de noviembre del 2015

Y usted, ¿es fan de su pareja?

Fan o novi@/espos@? o las relaciones no existen

Las relaciones no existen, sólo existen momentos en los que nos relacionamos”… cuán disruptivo y cierto!

Una relación no se puede asir, poseer y guardar bajo llave. Es la calidad de los momentos la que la materializa. No existe en razón del qué, sino del cómo: momentos de amor, sosiego, sensualidad y absoluta presencia…

Mi reconciliación con mi lado femenino ha traído tanta gracia a mi vida, que no puedo evitar ver todo desde ese punto de vista que identifica y reconcilia lo femenino y lo masculino. Ninguna naturaleza es superior a la otra, sólo complementarias.

Por ejemplo, no nos digamos mentiras. A los hombres no les da miedo ser superados por nosotras (en lo económico y profesional)… No! Su desinterés es por salir con uno más de ellos, pero que usa falda!

Nos olvidamos de lo que es tan hermoso y realmente anhelado por ellos en nosotras… ese espacio donde los hacemos sentir hombres y a la vez les permitimos ser niños, donde se sientan amados, en paz, deseados…desde nuestra receptividad, ternura y pasión.

Recientemente me dijo un amigo “ella no es sólo mi esposa, yo soy su fan”… qué hermoso!

En el contexto de los amantes y ante la desfiguración que ha tenido la palabra amar, la palabra admirar resulta más significativa: denota respeto, observación y comprensión de la existencia del otro. Es más placentera y duradera, por el interés que provoca la vida misma del otro…

Fue cuando recordé el delicioso video anexo (Fans, no clientes) y lo vi con otros ojos…Creo que hemos tratado a nuestras parejas como a ‘clientes’… Cambie las palabras del video y use en vez de cliente una etiqueta cualquiera (novi@, espos@, etc.) y mantenga la de fan que tiene tanto contenido!

El verdadero valor de nuestra relación es cuán entusiastas somos mutuamente.

Y eso me hizo pensar, que -de manera muy simple- lo masculino es el impulso de ir tras un resultado (qué) y lo femenino es nuestra necesidad innata de expresarnos (cómo).

Convertirse en fan y provocar admiración en el otro, tiene que ver con el cómo amamos.

Bajo esta filosofía es posible convertir sapos en príncipes y brujas en princesas.

Por qué nos gusta tanto Apple? E incluso aún Steve Jobs? Porque su intención nunca fue ser una de las primeras empresas en NYSE, sino ofrecer la mejor experiencia al consumidor… el cómo trajo el qué (utilidades) por añadidura.

Provoquemos una mejor experiencia a nuestr@ amad@ bajo un propósito superior. Seamos desde lo femenino, tanto hombres como mujeres! Deleitemos desde el alma y renunciemos a la necesidad de control, de seguridad económica o de mera compañía…

Mi hombre me admira y por mi parte, entre tantas otras cosas, respeto su sabiduría, y por ejemplo el fin de semana me sentí orgullosa de ver cómo él es la inspiración de un grupo de muchachos en sus 20’s que dicen querer seguir jugando rugby como él aún lo hace en sus late 40’s… Soy su fan número uno!

Puede haber algo más romántico que tener momentos extraordinarios de relación con alguien a quien uno admira tanto?

Y usted? Es fan de su pareja?

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO