Sergio Fajardo en tierra extraña

29 de octubre del 2018

Por Juan Restrepo.

Sergio Fajardo en tierra extraña

Foto: Captura de pantalla.

Sergio Fajardo está de viaje por España. Y fue a Cataluña, un territorio en el que la mitad de la población que acude a las urnas quiere independizarse de España; y la otra mitad, no. Algo conocerán ustedes sobre esa situación conflictiva. Que alguno de los lectores de este blog no lo sepa se entiende, eso está lejos y por aquí importa poco pero Fajardo sí está obligado a conocerlo, y por eso no se entiende que se haya dejado meter en una encerrona absurda por la televisión del gobierno catalán. Lo llevaron a una entrevista y como todo político que se precie cuando le hablan de aparecer en televisión, babea. Y allí fue.

Así pues que el hombre llega, se sienta en el plató y la entrevistadora le suelta la primera pregunta en una de las lenguas que se hablan allá. A ver, me explico. Digo una de las lenguas de allí porque además de catalán, todo mundo habla y entiende el castellano. Pero la entrevistadora se siente en la obligación de hablarle en catalán. Es la lógica del disparate que se vive en aquella tierra. Preguntarle en catalán a un señor que no entiende ni papa de esa lengua, pudiendo hacerlo en la lingua franca que tenemos en común los europeos de Cataluña y los americanos de Colombia.

La pregunta que le hicieron era absolutamente idiota: “¿Cree usted que los políticos deben gobernar pensando en la gente de la calle?” Pero fue hecha como digo, en un idioma que Fajardo no entiende por lo que el ex gobernador y ex candidato presidencial colombiano quedó mirando al páramo sin saber qué decir. Y si hasta ahí la situación era absurda, la segunda parte del episodio fue surrealista.

Se encontraba en el plató, junto a Fajardo y a la periodista que lo entrevistaba, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que muy comedidamente procedió a traducirle la cuestión a la lengua de Cervantes. Los políticos están convencidos de que mientras más salgan en televisión más populares se vuelven. Y esto no necesariamente es así. A veces cansan, atosigan o hacen el ridículo o se hacen antipáticos. Si Fajardo no lo sabía, algún asesor habría podido explicarle cuál es la situación en Cataluña y no prestarse a ir a un canal de televisión separatista, que es uno de los vehículos mediante los cuales el gobierno de aquella región de España se ha dedicado durante años a distorsionar la realidad y hacer propaganda a favor de la independencia.

El otro vehículo por el cual se ha llegado en Cataluña al actual estado de cosas es la educación. El gobierno de España puso en manos de los nacionalistas (léase independentistas) la enseñanza en las escuelas y colegios, y los maestros (sí, por Dios, y también las maestras) se han dedicado a adoctrinar a una generación de catalanes en el odio a España. Llevan años con la cantinela de falta de democracia y libertad en su tierra, y con que España (nombre que por cierto ha desaparecido de su lenguaje pues, se refieren a ese país como el Estado español), que España, digo, se ha dedicado al expolio y la opresión.

Del patinazo de Fajardo en la televisión catalana, sin embargo, sí puede sacarse una lección. Para quienes por estas latitudes se estén tragando el cuento de la opresión a la que España tiene sometida a la pobre Cataluña, sirva este episodio disparatado para ilustrar la realidad de lo que pasa allí. Hay unos políticos catalanes presos y en espera de ser juzgados por haber violado las leyes, el estatuto que rige aquella región española y la constitución, eso también lo deben conocer.

Y por último, que sepan que así como hay media población que niega lo que acabo de decir, hay otra media que no está de acuerdo con separarse de España. Y esto es bueno que lo lleven bien aprendido los políticos que vayan por allí. Porque la educación, los buenos modos y las sonrisas en Cataluña en las conversaciones con los independentistas se mantienen mientras se esté de acuerdo con ellos, y mientras no se les oponga nada ni nadie. Ni siquiera mientras no les hables en un idioma que no sea el suyo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO