Vivo en un país

20 de enero del 2016

Vivo en un país.

Vivo en un país

Vivo en un país donde todavía es noticia el Chapo y Kate del Castillo, pero ya se olvidaron de la venta de ISAGEN.

Vivo en un país donde estudiar en universidades públicas es sinónimo de guerrillero, pero sacan pecho por nominación al “Oscar” de un egresado de la Universidad Nacional de Colombia.

Vivo en un país donde se indignan por perder una corona en miss universo pero nunca por no tener educación gratuita y de calidad.

Vivo en un país donde no hay presupuesto para investigación, deporte, y cultura. Pero si uno de sus ciudadanos gana algo, entonces sale el gobierno a adjudicarse los logros ajenos.

Vivo en un país donde los recursos naturales se regalan a multinacionales y todavía queda para que la corrupción siga robando.

Vivo en un país con una diversidad increíble, con montañas, desiertos, ríos, lagos, dos mares, pero su gente aun sueñan con conocer Miami.

Vivo en un país donde los artistas mueren de hambre, mientras los empresarios y mercaderes de la cultura estrenan carro o casa cada año.

Vivo en un país donde les preguntarán en un plebiscito a sus ciudadanos si quieren la paz, pero no sobre las políticas que los afectan.

Vivo en un país donde la gente golpea al celador de la EPS que no les atiende, pero siguen votando y apoyando a quien creo el sistema de salud.

Vivo en un país donde la televisión invierte más en realitys y narconovelas que en programas educativos, y no hay entes de control que le pongan limites a esto.

Vivo en un país donde el servicio militar es obligatorio para las clases bajas y la educación es un privilegio de las clases pudientes.

Vivo en un país donde la radio es una apología al mal gusto y luego se preguntan porque hay tanta descomposición juvenil y delincuencia.

Vivo en un país donde la gente se indigna por pedírsele que lea, vaya a cine, o a un teatro; pero nunca por la escasa nivel cultural de sus ciudadanos.

Vivo en un país donde aún la gente se pelea, e indigna, por un partido político pero nunca por la corrupción y cosas malas que hacen estos.

Vivo en un país que parece un hijo en estado terminal, que a pesar de sus defectos amo, porque por sus virtudes es muy fácil hacerlo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO