Zabludovsky: adiós a la primera cara de las noticias en televisión mexicana

Zabludovsky: adiós a la primera cara de las noticias en televisión mexicana

2 de julio del 2015

Considerado un tótem del periodismo en español, Jacobo Zabludovsky Kraveski desarrolló durante más de siete décadas una carrera llena de luces por las primicias y entrevistas que lo encumbraron, pero también de sombras por haber conducido los informativos de la televisión mexicana en tiempos del hegemónico PRI (Partido Revolucionario Institucional), del que hace parte el actual presidente Enrique Peñanieto.

Zabludovsky falleció hoy en un hospital de la Ciudad de México a los 87 años debido a un derrame cerebral.

Sin apenas tiempo de que la sociedad mexicana se haga una idea de su muerte, Zabludovsky será enterrado este mismo jueves en el cementerio israelí, rodeado de autoridades y personalidades del mundo intelectual y empresarial del país.

Nacido en la Ciudad de México el 24 de mayo de 1928 e hijo de un matrimonio judío de origen polaco, con apenas 18 años dio sus primeros pasos en el oficio como ayudante de redactor de noticieros en Radio Continental.

Sin embargo, fue en 1950 cuando se inició en televisión, la faceta por la que será más recordado, al asumir la producción y la dirección del primer noticiero en la pequeña pantalla de México.

Durante 27 años (1970-1998) y de manera ininterrumpida presentó el noticiero “24 horas” del Canal de las Estrellas de Televisa.

Fue en coincidencia con la última etapa de dominio del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó de 1929 a 2000 con un régimen que el escritor peruano Mario Vargas Llosa definió como “la dictadura perfecta” por ser una democracia fuertemente controlada en la que siempre ganaba la misma fuerza política.

En este lapso de tiempo entrevistó a personalidades como Salvador Dalí, Fidel Castro o Ernesto “Che” Guevara, en este último caso al ser el único reportero mexicano que se encontraba en suelo cubano el día en que Fidel entró a La Habana en 1959.

También retransmitió otros eventos históricos, como la llegada del hombre a la Luna.

Por la entrevista al líder de la Revolución Cubana le dieron el Premio Nacional de Periodismo Mexicano (1976), galardón que se sumaría a otros importantes reconocimientos que recibió como el Premio Ondas (1974-1987) o el Premio Internacional de Periodismo Rey de España (1983 y 1986).

En periodismo escrito, colaboró en rotativos como El Universal o el semanario Claridades y el taurino El Redondel. Los toros fueron una de sus grandes pasiones.

También escribió libros como “La Conquista del Espacio”, “La libertad y la responsabilidad en la radio y la televisión mexicana” o “En el aire y cinco días de agosto”.

Fue coordinador de Radio y TV y consejero en la Difusión y Relaciones Públicas de la Presidencia de la República durante los mandatos de Adolfo López Mateos (1958-1964) y Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970).

En 2000 se separó del grupo Televisa y emprendió un espacio de noticias en el grupo Radio Centro.

Además de su labor periodística, Zabludovsky destacó por su amor a la lengua, que lo llevó a ser en la pasada década miembro del patronato de la edición mexicana de la Fundación del Español Urgente (Fundéu), promovida por la Agencia Efe y el banco BBVA.

A Jacobo Zabludovsky le sobreviven su esposa, Sarah Nerubay Lieberman, y sus hijos Abraham, Jorge y Diana.

Con agencia EFE.